100 DÍAS, GOBIERNO SIN RESULTADOS Por JUAN RAMÓN NAVA - Linea de Contraste

100 DÍAS, GOBIERNO SIN RESULTADOS Por JUAN RAMÓN NAVA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

Hace algunos días, un amigo, a quien reconozco su trayectoria política en todas las administraciones, me dijo que los 100 días, como evaluación de una administración, es una mentira, que no vale, que es una cortina de humo para ocultar deficiencias públicas estatales,  vamos, es un distractor, y la administración de Marco Mena lo sabe, por eso no hace tanta alharaca de ello, por eso no se esfuerza en hacerlo saber.

¿A qué se reduce la actual administración? ¿A una regla no escrita? ¿A no saber hacia dónde vamos como entidad? ¿Hacia dónde no vamos como Gobierno? A eso y más, los tlaxcaltecas piden, exigen, es más, demandan saber en dónde está parado el Gobierno de Tlaxcala.

Marco Mena ya es Gobernador, eso lo debe de saber él muy bien, pero su equipo sabe que eso no basta, todos sabemos que su estrategia de penetración con la clase política y con sus gobernados, no se sustenta en la educación, en la salud, en el empleo, ni en esas cosas, no, se fortifica en el humor de la clase política.

Y en el humor político ya nada es igual. Marco Mena tiene mucha chamba que hacer, por ejemplo, la seguridad, ese es un rubro que no puede descuidar, y no lo puede descuidar, porque sin quererlo ¿o sí? Tlaxcala se ha convertido en el patio trasero de otras entidades como Puebla, Morelos, Hidalgo y, principalmente, el Estado de México, porque nos vienen a depositar sus desechos delictivos convertidos en cadáveres de mujeres.

De norte a sur y de oriente a poniente, los parajes tlaxcaltecas se han convertido en santuario para quienes la emprenden en contra de las mujeres, si, a esas que flagelan, lastiman, lesionan, humillan, torturan, golpean y asesinan y cuyos cuerpos son depositados en este territorio, aquí también hay feminicidios y desaparecidas ¿y las autoridades? bien gracias.

Marco Mena tiene que atender ese pendiente, y no solo ese, sino también la repetitiva y sistemática “ordeña” de ductos de PEMEX, pues cada mañana, los tlaxcaltecas se despiertan con la noticia de un nuevo incendio provocado por los “huachicoleros”. Acaso será necesario esperar la repetición de la película vivida allá por San Martín Texmelucan, en la Colonia El Arenal, en donde las escenas de dolor fueron muchas y se convirtieron en noticia nacional.

Es cierto, se le concede a la administración de Marco Mena que la educación, la salud y el empleo son torales, eso ni dudarlo, son sus ejes rectores, pero la administración tlaxcalteca no puede basar su desempeño en los logros alcanzados en esas dependencias, no, no puede hacerlo, pues de insistir en ello, sería un error fatal.

Promocionar a Manuel Camacho Higareda, pareja sentimental de la titular de la Secretaria de Gobierno, Anabel Alvarado, es un error sistemático en que está incurriendo la administración menista, destacar los logros de la SEP son hasta irritables, pues si bien es una dependencia importante en el quehacer del Gobierno local, esa entidad no lo es todo en esta administración.

Manuel Camacho Higareda es un personaje nuevo en el ámbito político, es cierto que su formación académica es un atractivo, pero eso no es garantía de nada y Marco Mena lo debe de tener muy en cuenta, pues ni el Gobernador, con todos sus títulos universitarios, garantiza que al Gobierno de Tlaxcala lo llevará a buen puerto.

Apenas me enteré que los titulares de otras áreas están más que enojados con las indicaciones de Marco Mena, porque basándose en sus directrices de educación, salud y empleo, ha olvidado a otras instancias que también dan cuerpo y forma al Gobierno de Tlaxcala, en pocas palabras, se sienten menospreciados, segregados y olvidados.

Marco Mena no realizó los foros para el diseño de su Plan Estatal de Desarrollo en los seis meses que se le concedió su triunfo en los comicios de 2016, y no los hizo porque tenía el temor de que la ex perredista y ahora flamante militante del PT, Lorena Cuéllar, que aspiraba al Gobierno local, le echara abajo su proyecto político, así de fácil, eso entorpeció sus planes de trabajo.

Ahí estribó el hecho de que dejara a muchos actores fuera de sus planes, ahí radicó el hecho de que estableciera la educación, la salud y el empleo como sus ejes rectores, porque el tiempo no le da para más, pero eso, insisto, ese hecho no es garantía de nada.

Hay que reconocer que Marco Mena ha cambiado la forma de gobernar a Tlaxcala, ha hecho de las redes sociales sus mejores aliadas, pero eso no da certeza en nada, Marco Mena tiene mucho por hacer, mucho, pero mucho que hacer, el Gobernador de Tlaxcala no puede menospreciar ningún reclamo.

Sus mensajes y discursos tienen que ser otros, ya no puede anclarse en esa gobernanza que tanto pregona, no puede estancarse en llamados a la concordia, en exhortos a la gobernabilidad, no, no puede seguir ahí, en esa trinchera, tiene que demostrar movilidad, si no lo hace, simplemente el desarrollo que tanto presume logrará, se quedará en una simple promesa.

100 días son mucho tiempo, sobre todo si se toma en consideración que a su administración, las reformas electorales le quitaron 1 año 4 meses. Señor Gobernador, 4 años 8 meses no es un sexenio, y Usted ni siquiera sabe cómo definir sus tiempos, ojalá y ese tiempo le alcance para eso y más.

Diría Nietzsche no hay hechos, hay interpretaciones…

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de tiempos. Por ser tiempo de esparcimiento en México, este espacio se tomará unos días de descanso, de tal forma que nos leemos hasta el próximo lunes 17 de abril. Felices celebraciones de cuaresma.

error: Linea de Contraste