A CAPELLA Por MAURICIO HERNÁNDEZ OLAIZ - Linea de Contraste

A CAPELLA Por MAURICIO HERNÁNDEZ OLAIZ

Mauricio Hernández Olaiz, en su columna A Capella, habla sobre las promesas incumplidas de MORENA y AMLO, y la desilusión que empieza a permear entre los mexicanos

El Fiel de la balanza.

Héctor Maldonado Bonilla fue removido de la presidencia del TSJE a la mala. El albazo con el que los otros seis magistrados intentaron deponer al muñeco de la ciudad judicial demuestra que al interior del tribunal los intereses perversos fluyen por todos lados.

Pero lo que más me llama la atención es que los 6 magistrados golpistas, aparentemente avezados en el conocimiento de la ley, de la constitución, expertos en la materia, no se prepararon o esperaron el movimiento lógico legal del presidente derrocado.

Es cierto que el juez tercero de distrito concedió solo una suspensión provisional y ordenó su reinstalación en tanto dicho amparo promovido se resuelva a fondo, pero si los 6 expertos en la ley sabían que esto podía pasar, para que ordenar tantos movimientos y correr a tanta gente si lo lógico era que Maldonado volvería en unos días con las copias de su estrategia legal en mano. Finalmente las decisiones del magistrado Jiménez solo provocaron más inestabilidad e incertidumbre.

Aunque no son pocos los abogados que consideran que difícilmente Maldonado Bonilla ganará el asunto de manera legal – pero como estamos en México donde la ley protege al que más dinero suelta – ellos esperan que de nuevo retome el poder Mario Jiménez, de quién también algunos afirman que el magistrado golpista es aún peor que el Joven Maldonado en artimañas y corrupción.

Pero el fiel de la balanza, el lado que pesó más para que Fernando Bernal Salazar, Mario de Jesús Jiménez Martínez, Elsa Cordero Martínez, Rebeca Xicohténcatl Corona , Felipe Nava Lemus y  Mary Cruz Cortés Ornelas tomaran el aventurado dictamen de derrocar  al muñeco de la ciudad judicial, tiene nombre y apellido, Giorgette Alejandra Pointelin González.

Y es que Maldonado no hacía nada diferente a otros magistrados presidentes,- si.. entendió bien querido lector – salvo el excesivo poder que le confirió a su secretaria ejecutiva.

Al interior del TSJE se dice que ella es la mano que mece la cuna, ante la debilidad, la pasividad del doctor en derecho que le aprueba todas las ideas por bizarras que parezcan, como la de uniformar a todo el personal del tribunal, incluyendo a los mismos jueces, el de cobrar hasta $3500 pesos a los aspirantes a juez en el controvertido proceso de evaluación, el darle la exclusividad a una pariente del negocio de las fotocopias de a 3 pesos, bueno hasta trascendió que quiso poner brazaletes con Chip para el control de ingreso con un GPS integrado…¿será?.

Pero lo que más molesta a todos los colegas del hoy, otra vez, magistrado presidente, es que la secretaria ejecutiva lo subió a un pedestal casi del olimpo manejándole hasta la agenda, por lo que es casi imposible reunirse con Maldonado Bonilla si Pointelin no lo quiere o conviene.

Es la sombra del togado presidente, hasta Argentina le acompañó en días recientes, situación que causó enorme escozor al interior del poder, pues claro fue un viaje casi luna mielero a costa del erario y del presupuesto del TSJE.

 Siempre Pointelin González es quién atiende los asuntos ante lo molestia de varios jueces y hasta de colegas magistrados, y que decir de la prepotencia y malas formas con las que trata a al personal adscrito con una frase que ya es célebre en la ciudad judicial, “¡Por órdenes del presidente!”, de lo anterior seguramente podrá dar buena cuenta Anabel Aguilar Cisneros, quién fuera despedida de una manera grosera y humillante, por parte de la secretaria ejecutiva al dar a conocer que  padecía de cáncer. Finalmente la división al interior del TSJE va más allá de no haber repartido el pastel.

Al ser reinstalado Maldonado Bonilla garantizó que no habría cacería de brujas, que estará abierto al diálogo y a la negociación con sus pares y con los miembros de la judicatura, lo cual suena maravilloso, pero el daño ya está hecho, el poder judicial de Tlaxcala está roto, la lucha de poder por el poder abierta, por lo que si Maldonado Bonilla, en verdad quiere cumplir con todo su periodo, deberá entender que tiene que cesar a Giorgette Pointelin y entregar dos o tres direcciones, pese a que esta medida trastoque o rompa un corazón.

Aunque vale la pena decir que luego de que el llamado a protestar la reinstalación de Maldonado no tuvo eco entre el personal, pese a los esfuerzos estériles de los allegados al magistrado Jiménez, esto le pueda dar cierta fuerza al agraviado, pero el mantener – como seguramente lo hará- a una Pointelin que busca sangre solo le podría traer más complicaciones y división. El TSJE vive una crisis y solo con negociaciones de alta esfera se podrá recomponer, no en beneficio del pueblo, si no de los intereses perversos de los togados. Porque insisto, no solo hay opacidad en el recién instalado, lo hay en todo el sistema judicial, al final los que siempre acabamos perdiendo somos los justiciables, especialmente en los sectores de más bajos recursos.

Veremos qué pasa.

¿Tregua?

Trascendió que unos días antes de la visita del presidente a Tlaxcala, AMLO se enteró del inicio de las guerras morenas entre los Lorenistas y el grupo que comanda el ex gobernador Álvarez Lima, por lo que el ídolo de Macuspana ordenó al director de canal 11 sentarse a dialogar a la brevedad con la súper delegada, pues les instó a hacer equipo para poder cumplir con los objetivos trazados por su administración.

López Obrador les habría enviado el mensaje claro de que no son tiempos para andar disputando candidaturas, pues es evidente que ambos bandos, no solo quieren obtener la que aspira a la gubernatura, sino todo el control de quienes serán los próximos aspirantes a presidentes municipales, diputados locales y federales. López Obrador fue claro, “al final el que decidirá soy yo, por mucha maroma y circo que hagan, mejor pónganse a trabajar que van muy atrasados”…

Pese a todo, las patadas por debajo de la mesa siguen a la orden del día y todo parece indicar que los Lorenistas no cesaran en sus intentos por controlarlo todo y los Molinistas tampoco se van a quedar de brazos cruzados, finalmente ha quedado claro, que en Tlaxcala, todos los miembros de la 4T se pasan por el arco del triunfo al presidente con tal de ganar poder, posición y dinero.

@olaizmau

error: Linea de Contraste