Resumen

A CAPELLA Por MAURICIO HERNÁNDEZ OLAIZ

Mauricio Hernández Olaiz, en su columna A Capella, titula esta semana su entrega como ¡Y sigue…la mata dando!

Blanca…antítesis de la gobernanza.

Y así, ante la mirada indiferente; o cómplice, del gobernador, de la secretaria de gobierno, pero sobre todo del titular de salud, Blanca Águila Lima retuvo la secretaría general del sindicato de salud por un cuarto periodo, dejando atrás un verdadero cochinero, mostrándonos que en Tlaxcala y México aquellos que corrompen, amenazan y compran votos son bien recompensados, aplaudidos y venerados.

De nada valió a los sindicalizados de salud la enorme opacidad de su dirigente, su constante enriquecimiento inexplicable, su desaseo, sus pésimos resultados, su nulo compromiso con la salud, el pueblo y sus agremiados, de nada valieron los desplantes, las penosas ocurrencias, la guerra sucia, la falta de propuesta y proyecto. Seguro le salió cara la victoria si de a mil pesos pagaba por el voto la peor edil que haya tenido Zacatelco, y mire que ha habido malos, pero Blanca Águila se cuece aparte, manteniendo a punta de billetazos, ofertas, prebendas y amenazas su coto de poder en el sindicato, este personaje que es la antítesis de la gobernanza moderna dirigió al PRI estatal, eso nos habla un poco de la que hay tras las puertas del tricolor que el mandatario ha prometido defender, Blanca mantendrá sus canonjías y su peso electoral rumbo al 18.

No defiendo a su rival en turno, el Doctor Romero también tiene su cuota inexplicable, yo sigo cuestionando como obtuvo más de 8 mil firmas para lograr la candidatura independiente a una diputación federal y ni siquiera dos mil sufragios en la elección, muchos afirman que las firmas se las dio la propia Blanca y su sindicato vendido cuando eran compadres, pero ya la curul era otra cosa, era solo ruido, estrategia de poder, sin embargo tenía una propuesta, una idea que bien pudo beneficiar a miles de habitantes que requieren de servicios de salud medianamente decentes, con Blanca seguirán siendo de miedo, pues su sindicato, sus 2,535 seguidores corruptos, vendidos y cero comprometidos con la salud y la gente seguirán al frente, servidores públicos que según nuestro gobierno ya no existen, esperemos que aquellos que no se dejaron seducir por la oferta , que no vendieron su voto, que no cayeron en la trampa sigan dedicándose a servir a una ciudadanía que requiere su apoyo, su ayuda y su compromiso, eso si no les corre Blanca primero.

Pero ahora…¿ como creer en la gobernanza de Mena?, en los discursos de modernidad democrática, de compromiso sincero con la salud, del desarrollo del estado, cuando vieron este cochinero y ni gestos hicieron, y no podrán negar que lo vieron, todos lo hicimos, de evidente hasta grotesco y cínico…¿pensando ellos también en el 18?.

¿Y Don Jonguitud?…Más me ocupa José Narro, de los que uno podría considerar menos oscuros del PRI, pues su indiferencia solo muestra que el sindicalismo es una herramienta hacia el poder, no se toca, se le encubre, y luego se le deja hacer lo que quiera, Narro no es distinto y eso le quita bonos, por lo menos desde mi grada…

Asustado y hasta entristecido, mi fe en un verdadero cambio en la nación ya se había visto duramente golpeado luego del Primazo Del Mazo, de la parcialidad del INE, ahora con el túrbido, sucio, nebuloso, oscuro proceso interno del sindicato de salud, la fe ya no existe, solo resta el compromiso y la lucha, solo así se podrá dejar de ver victoriosos a aquellos que hacen de la trampa su fiel compañera.

@olaizmau