Resumen

A CAPELLA Por MAURICIO HERNÁNDEZ OLAIZ

Mauricio Hernández Olaiz, en su columna A Capella, habla sobre las promesas incumplidas de MORENA y AMLO, y la desilusión que empieza a permear entre los mexicanos

Tan solo para la anécdota…

Varios eventos por demás llamativos tuvieron verificativo esta semana, sucesos que desafortunadamente quedarán tan solo para la anécdota, hechos que trascienden en la mente del colectivo, de las charlas de café, de las mentadas en las redes, pero que nunca trascenderán, por innumerables razones, a los planos de la efectividad y mucho menos, de la judicialización.

No caen ya de sorpresa las declaraciones del clan Ortiz, pero algunas de ellas no dejan de sonar hasta risibles de tan cínicas. La emitida por el ex gobernador, en el sentido de que su “partido” ofrece 60 mil votos a cambio de la senaduría para su hermano, me causó tal efecto, “todos tenemos que ganar algo, sino que chiste tiene ” remató el ahora diputado local, quien también reconoció que su baja productividad legislativa se debe a que es el único diputado del PAC, ¿Entonces los 60 mil votos?, si tal cantidad de sufragios no alcanzan para meter a un par más de PACMANS (o womens) al congreso, menos abonarán a una victoria para un escaño en la cámara alta.

Pero, suponiendo que algún partido de los llamados “nacionales” caiga en la trampa, y le den la candidatura tan anhelada, eso ¿en que cambia su perfil político?, ¿acaso no recuerdan que de plano lo bajaron de la gubernatura por los enormes negativos que arrastra?, no creo que en poco más de un año se los hayan borrado, eso no se quita ni con todo el dinero del mundo, mucho menos por llevar un nombre cuyo significado sea “ángel” junto al trono de dios, sin duda los Ortiz siguen abonando con sus “estrategias” a la anécdota política.

Para la anécdota también quedarán los “escándalos” mediáticos del ex gobernador González, quién no deja de estar presente en la mente de propios y extraños, su protagonismo, para bien o para mal, está vigente. ¿Qué pasó con el famoso caso de las tabletas?, mucho ruido, pocas nueces…Algo que puedo aportar es que este tipo de eventos tiene que generar una enorme presión ciudadana, de los medios, de las organizaciones, pero no solo unos días, no se debe quietar el dedo del renglón pues de lo contrario acabará en el fondo de un cajón en la oficina del gobernador, de la contralora o de quién le corresponda, solo con presión la autoridad medio le puede dar, o aparentar dar, una revisión, de lo contrario quedará….si, si,…ya sé…para la anécdota.

Como seguro quedarán también las ahora “observaciones” de la auditoría Superior de la Federación (ASF) que documentó que en Tlaxcala existe un probable daño patrimonial por 352 millones de pesos en el 2016 que habría cometido la administración del ex gobernador, pues nadie sabe en qué y a dónde fue a parar esa cantidad de recursos públicos. Lo mismo sucedió en el 2015, la ASF nos avisó que había un quebranto por más de 1,200 millones, de los que no se ha sabido nada con certeza, especulaciones hay miles, leyendas urbanas a montones, pero hechos, investigación, informes del actual gobierno nada, por lo menos yo no me he enterado… ¿alguien si?

Finalmente otros sucesos que quedarán para la anécdota son los campeonatos de los Coyotes de Tlaxcala, el equipo del sexenio Marianista, el distractor de los sábados por la tarde, el baño de pueblo de cada quince días. Hoy es casi impensable hablar de aportar recursos para la remodelación de un estadio de fútbol cuando el tema nacional no deja de utilizar la palabra reconstrucción, y es que, a pesar de que la gran mayoría del país piense que por acá no pasó nada, la realidad es otra, hubo muchos daños y hay que repararlos, por lo que invertir en un inmueble que albergue a la crema y nata de la “society” y a su equipo, mientras corren tras un balón, con todo y que los ciudadanos de a pie también lo disfruten, se ve complejo.

 El problema es que el CEO Coyote afirmó que la franquicia de Ascenso a la Liga MX de la temporada 2018-2019 se mantendría firme, siempre y cuando en 10 meses tuvieran el Estadio Tlahuicole  remodelado y ampliado, y  cumpliendo con los requerimientos de la norma respectiva, entre ellos gradería para al menos 15 mil aficionados.

Esa declaración fue emitida el 22 de Junio del presente año, ¿a qué estamos?, 09 de noviembre…ya pasaron 4 meses y algunos días y al Tlahuicole no le han aflojado ni una tuerca, a lo mejor valdría aportar, para la anécdota, en un capítulo de la serie club de cuervos, pensándolo bien mejor me retracto…

No vaya a ser que se acaben llamando los Coyotes Salvajes de Nuevo Tlaxcala….en Puebla.

@olaizmau

">