Resumen

A CAPELLA Por MAURICIO HERNÁNDEZ OLAIZ

Mauricio Hernández Olaiz, en su columna A Capella, habla sobre las promesas incumplidas de MORENA y AMLO, y la desilusión que empieza a permear entre los mexicanos

La cuesta de enero cuenta…y cuenta mucho, pero no afecta el voto al PRI, pues lo que no cuentan son las cifras.

Ha sido un fin de años de enormes contradicciones, por un lado las fiestas decembrinas y las ganas de olvidarnos; aunque sea por un rato, de una cruenta realidad que ya en enero se muestra aún más tétrica. También fue un fin de año con pre campañas, la guerra sucia es el tópico principal, además de los discursos que no hacen más que evidenciar que la clase en el poder vive en una realidad muy diferente a la del resto de los mortales nacionales.

Por supuesto el discurso más cuestionado ha sido el del precandidato tricolor, José A. Meade, pues debe cargar las metidas de pata, un día sí y otro también, del presidente Peña. Y es que las mentiras del primer mandatario son las que más causan escozor en una sociedad que comienza el año siendo testigos de incrementos que en el papel, no deberían de existir, pues fueron promesas de campaña, de medio gobierno y de cierre del mismo hechas al aire por el titular del ejecutivo más cuestionado dela historia.

“Con la Reforma Energética, voy a bajar el costo de la luz eléctrica, les va a llegar el recibo de luz por menos y ese es un compromiso que he hecho con todos los mexicanos”, dijo Enrique Peña Nieto en un anuncio televisivo de su campaña electoral a la Presidencia.

Luego, lo repitió frente a todos los gobernadores: “Otro aspecto de la reforma energética es que apoyará la economía de las familias mexicanas al reducir el costo de la luz y el gas. Esto significa que tendrá beneficios directos en los hogares del país”.

Después lo reiteró en su campaña publicitaria por Televisa y TV Azteca: “Si llevamos a cabo esta reforma, bajará el precio de la luz y del gas”.

A final de cuentas su tan cacareada reforma energética pasó y el resultado al 3 de enero de 2018, es que la luz, el gas y la gasolina han subido de manera exponencial hasta un poco más del 25%, vale la pena darle una revisada:

Aumento de precios con Peña Nieto  – Precio de la gasolina (En Tlaxcala, en otros lados es más cara aún)

Al inicio de su gobierno (2012), el litro de la gasolina magna costaba $9.82, hoy cuesta $16.30

La gasolina Premium costaba en 2012 $10.36 el litro, hoy está en los $17.94

El diésel estaba en $11.17, en 2017 cuesta $17.59

Para 2018 se estima que la gasolina cueste más de 20 pesos por litro.

Aumento de precios con Peña Nieto  – Precio de la luz en los hogares

En 2012 el kilowatt hora estaba en $0.65, ahora está en $0.793, y se espera que para febrero sea de casi $0.97

Aumento de precios con Peña Nieto  – Precio del dólar

Peña Nieto recibió el dólar alrededor de los $13 pesos, actualmente está en más de $19 pesos.

Aumento de precios con Peña Nieto  – Deuda pública

Recibió un país endeudado con $4.0 billones, al día de hoy la deuda es de $9.6 billones.

Aumento de precios con Peña Nieto  – Precio del gas LP

El precio de un cilindro de gas LP de 30 kilos en 2012 era de $366, actualmente es de $670.

Por supuesto estos incrementos provocan una escalada de precios en todos los demás productos, principalmente en los de la canasta básica, por lo que han comenzado ya a subir el huevo, la tortilla, el frijol, aceite, etc…en términos generales todo habrá de subir en los próximos días, por lo que el tan cacareado aumento ridículo hecho el año pasado al salario mínimo vuelve a quedar pulverizado.

Estas son las promesas no cumplidas de un político,¿ ignorante?, ¿Manipulado? o que simplemente si se levanta todos los días pensando en cómo joder a México.

Retomando, la lógica nos diría que el principal afectado por esta escalada de precios y por las mentiras del presidente sería Meade Kuribreña, su abanderado, sin embargo en un país tan electoralmente volátil, no es necesariamente cierto, por múltiples factores por casi todos conocidos. El discurso proteccionista y hasta encubridor del pre candidato Meade cae en lo ridículo, lo muestra como un personaje igual de cínico aparentando querer ser despistado.

Frases como las de que México le debe mucho al PRI (que no es al revés), o manifestar que en los estados gobernados por la oposición los índices de inseguridad son alarmantes, cuando los estados con mayor inseguridad en el país los gobierna el PRI, o que la pobreza prácticamente a desaparecido del mapa cuando los datos duros del Coneval muestran que la pobreza, no sólo no disminuyó, sino que aumentó, mientras que en la Secretaría de Hacienda, Meade permitió que la deuda siguiera creciendo a más de 400,000 millones de pesos, al igual que la inflación y los impuestos, las gasolinas, el gas y la luz, en otras palabras Meade es el responsable ejecutor de  las mentiras de Peña.

Pero insisto, no hay problema, con una monex, tortas y un frutsi, los que maman del PRI seguirán vitoreando a su nuevo líder, el pueblo con hambre seguirá votando por quien les acerca el asistencialismo y la sola sobrevivencia, los intereses millonarios de la tecnocracia apostaran y comprarán votantes, las mentiras, la corrupción galopante.

El peor gobierno de la historia no son necesariamente una carga para su abanderado, porque México se cuece distinto, para muestra, el olvido casi patológico de una demanda nacida luego del terremoto del 19 de septiembre del año pasado. “Ni un peso más a las campañas, ni un peso más a los políticos y los partidos”, ¿ya hicieron cuentas de los que se ha gastado en pre campañas?

El poder le sigue apostando a la amnesia, la indiferencia y hasta la pasividad del mexicano.

Aumento de precios con Peña Nieto  – gasto en publicidad

En poco más de cinco años, el gobierno peñista ha gastado más de dos mil millones de dólares en publicidad oficial, es decir que por día se gasta 34.8 millones, o sea más de 1 millón y medio por hora, rebasando así en 76% lo que el Congreso le autorizó para ello.

">