Resumen

A CAPELLA Por MAURICIO HERNÁNDEZ OLAIZ

Mauricio Hernández Olaiz, en su columna A Capella, habla sobre las promesas incumplidas de MORENA y AMLO, y la desilusión que empieza a permear entre los mexicanos

Promesas perdidas

Las de MORENA y de su líder Andrés Manuel López Obrador. Es difícil de creer que un presidente, que aún no juramenta si quiera, ya sea cuestionado por acciones, pero   principalmente por sus omisiones. En verdad vale la pena revisar que tan conveniente es esperar 5 meses para el cambio de poder, pues es harto complicado tener a dos Mandatarios y doble gabinete.

Pero más allá de las confusiones de la prensa y la IP sobre a quién dirigirse sobre los temas coyunturales y las acciones de gobierno, lo que más trae comentarios, de aquellos no apasionados por los protagonistas del aparente cambio verdadero, es precisamente el cambio de discurso, ese que nos lleva a afirmar que las principales ofertas de campaña del morenismo lopezobradorista son ya promesas perdidas.

Y es que la cuarta transformación requiere, no solo voluntad férrea, sino congruencia y compromiso, algo que hasta ahora no se ve, no se siente, ni en el ya renovado Poder Legislativo de mayoría morenista, ni en su propio líder, el presidente electo.

El estar dando marcha atrás en la construcción del nuevo aeropuerto, bajo el pretexto ridículo de una consulta pública, que tan solo evidencia que el electo no quiere mancharse tan pronto, es una muestra de que los discursos incendiarios y estar  en contra de todo lo oficial es tan solo una buena estrategia de campaña, pero que confrontado con la realidad ya no es tan simple darle reversa, menos cuando los intereses millonarios están presentes y que juegan a favor del gobierno reinante, algo que ni AMLO puede poner en tela de juicio .

Hay lopezobradoristas que han utilizado este tema para argumentar que, en realidad, lo que estamos viendo es una nueva manera de tomar decisiones consultando a la ciudadanía. Yo no me lo creo. Para empezar, y bajo ese argumento, también se deberían poner a consulta dos proyectos donde el sector público invertirá miles de millones de pesos durante el sexenio de AMLO: Una nueva refinería en Tabasco y el Tren Maya, ambos proyectos que suenan inviables en un país en bancarrota y que al momento nadie ha puesto a consideración del pueblo, ni pobre ni rico.

Pero ante la promesa perdida de dar marcha atrás al nuevo aeropuerto, también parece morirá la idea de la transparencia y rendición de cuentas. La amnistía mal entendida por el morenismo, que no por nosotros, está jugando a favor de entes y personajes del pasado profundamente corruptos, el reciente cobijo del electo a Rosario Robles, es ya la gota que derramó el vaso.

Si bien fueron cuestionados fuertemente personajes dudosos del pasado como Napoleón Gómez Urrutia, Nestora Salgado, Alfonso Romo, Manuel Bartlett y hasta Elba Esther Gordillo, el reciente desliz del de Macuspana para poner a la ex perredista como solo un chivo expiatorio de un entramado mediático y hasta cuestionar la veracidad de la estafa maestra y de una investigación periodística premiada internacionalmente, pone los pelos de punta y enciende las alarmas de todos aquellos que si queremos un cambio, pero que no estamos enamorados de AMLO. ¿Algo está pasando?

Cuando personajes como Mario Delgado salen a defender en la TV nacional las contradicciones del jefe y las incongruencias discursivas del legislativo moreno, es cuando uno comienza a extrañar, y extrañarse, de la ausencia de la rock star de la campaña, de aquella que salvaba los hierros más graves del mesías tropical, que suavizaba sus deslices y tapaba el sol moreno con un solo dedo.

¿Dónde está Tatiana?.

Es diputada federal, pero muy silenciosa, calladita, serena. Pese a que fue la voz más congruente y veraz de la campaña presidencial, pese a que pudo con la embestida feroz de los opositores en las mesas de debate, pese a que le dio pies y cabeza, sustento, a la cuarta transformación, hoy simplemente es un personaje terciario y ni eso.

Probablemente Tatiana vio desde antes lo que hoy empezamos a ver todos, que las promesas de MORENA se están convirtiendo en las mentiras más grandes de México. No hay marcha atrás en las prebendas a Diputados y Senadores, no hay cambio en las prerrogativas, no hay bajas sustanciales de salarios, los cambios más de fondo son de forma, privilegian el tupperware al análisis congruente del ahorro y distribución de los recursos, lo que es peor violan la Ley Orgánica de sus cámaras y no se acongojan ni medio centímetro. Tal vez, solo tal vez, por eso Tatiana dio marcha atrás a su protagonismo y se guareció en una cámara tomada por un morenismo que hoy no convence, ni siquiera estimula, a un cambio total y verdadero.

Preocupa además la fuerza que le quiere dar AMLO a sus súper delegados, especialmente en estados que no gobierna MORENA, aunque lo nieguen y lo sigan negando, estos personajes traen algo entre manos, basta ver a la que nos compete, Lorena Cuellar, como se va metiendo en todo, como la mismísima humedad, reuniones con todos los sectores, los últimos… los notarios públicos; de mayoría Orticista, como su Cánovas y Herrera Murga o Elia Sánchez,  todos juntos en un cordial desayuno en el fraccionamiento Santa Elena de Panotla.

“Hay que estar muy cerca de Lore” dicen…es lo que conviene…..es la próxima Gobernadora afirman, lo que no sabemos es si Lorena esperará los tres años que le faltan al gobierno menista o en su postura de Coordinadora meterá las narices desde antes, me inclino por esta última.

Las promesas perdidas de MORENA son cada día más evidentes, por momentos deseamos que ya Andrés Manuel tome protesta, para de una vez saber a qué le tiramos, por otro lado nos preocupa ver como si con tan solo una pequeña muestra de poder ya están mareados, ahora que lo tengan todo…¿Qué pasará?

Me tengo que remitir, de nueva cuenta, a la película del hombre araña, cuando el tío Ben le dice a Peter de manera por demás elocuente.

“Un gran poder con lleva una gran responsabilidad…”

Y aunque la cita original no es de la película, ni de su creador, Stan Lee, éste la tomo del presidente Franklin Delano Roosevelt, en un discurso de 1945 a la nación americana a raíz de la próxima rendición de la Alemania Nazi y de cómo el uso de poder de Hitler acabo por sepultarle junto a sus ambiciones desmedidas y sus promesas perdidas.

Y el platicar lo que veo no me hace prensa fifí…

A un año…

En verdad triste, muy triste ver como a un año del segundo terremoto en un 19 de septiembre, miles de compatriotas siguen viviendo el pánico de no tener un techo firme y seguro, de ver como al gobierno saliente le valen madre y al entrante con muchos peros.

Organizaciones civiles de damnificados levantaron la voz muy fuerte para cuestionar el Gobierno de Peña Nieto y de cómo los prometidos recursos no salen. A su vez critican igual de fuerte al futuro gobierno de AMLO por querer politizar y condicionar los aparentes apoyos que brindaran.

La gran pregunta es. ¿Dónde quedaron esos millones de dólares que la comunidad internacional, los artistas, deportistas, fundaciones, corporativos dieron para la reconstrucción?.

Como es México, pues en la bolsa de alguien…¿Y la solidaridad? Como la cuarta, pura frase de campaña.

@olaizmau