A CAPELLA Por MAURICIO HERNÁNDEZ OLAIZ - Linea de Contraste

A CAPELLA Por MAURICIO HERNÁNDEZ OLAIZ

Alex Pemex

El seudónimo Alex Pemex fue muy utilizado por un servidor durante mi juventud como una medida para impresionar a las bellas “gringitas”, o turistas extranjeras – y alguna despistada nacional – que visitaban el bello puerto de Acapulco o alguna otra playa de nuestros extensos litorales.

Por aquella época la gran cantidad de estaciones de gasolina portaban orgullosas la marca Pemex, y podían ser vistas por diversos puntos de nuestra geografía, lo que me permitía presumir un imperio inexistente y una fortuna de cuento. Por supuesto la mayoría de las bellas visitantes desconocían que Pemex era de la nación, “de todos los mexicanos”.

Tristemente esa estratagema de conquista ha desaparecido casi por completo. Desde el arranque de la reforma energética a la fecha cerca de 6,560 estaciones de servicio han bajado el histórico letrero de Pemex por el de otras conocidas marcas internacionales. Repsol, Shell, Mobil, BP, G500, Chevron y un largo etcétera aparecen hoy como las marcas que distribuyen el combustible que usamos diariamente los mexicanos.

El 30 de noviembre de 2017 se concretó el Cronograma de Flexibilización que comenzó el 30 de marzo del mismo año, cuando se implementó en Baja California y Sonora la primera etapa para vender combustibles a precio de libre mercado en las 11 mil 973 estaciones de servicio establecidas en territorio nacional.

En lo que fueron los primeros 6 meses del año 2018 solo la marca Repsol quitó 90 gasolineras de Pemex con una inversión aproximada de 8 mil millones de pesos y su objetivo es contar con un 10% del mercado mexicano que vale más de 440 mil millones de pesos.

Con la llegada de nuevos competidores al sector gasolinero tras la Reforma Energética, la franquicia Pemex ha perdido 30% del mercado en menos de dos años, aunque la justificación del estado es que aún conserva la mayoría del suministro de combustibles, sin embargo, es una verdad a medias, además que desde el pasado mes de agosto esa verdad a medias ya se convirtió en mentira.

Desde que entró en vigor la reforma energética a finales del 2013, de las 11 mil 973 estaciones de servicio en el país, únicamente ocho operaban con gasolina propia; las inauguradas por ExxonMobil en Querétaro, aunque el precio del combustibles en estas gasolineras no varía considerablemente con la competencia.

En agosto de 2018, las empresas Chevron y BP, fueron las primeras en independizarse también del suministro de combustibles de petróleos mexicanos. Con el anuncio de Chevron de un contrato de largo plazo con IEnova para el suministro, almacenamiento y entrega de gasolina y diésel importados, la empresa deja de consumir la llamada gasolina nacional, que también debe importarla de otras naciones. Misma situación de la británica BP, que al igual que Chevron, apuesta como su proveedor de gasolina y diésel a IEnova. Se espera que en los próximos meses el resto de las empresas comience a comprar gasolinas a otros proveedores ajenos a Pemex.

Al día de hoy, Pemex importa el 75% del combustible que se consume en México, de acuerdo con el reporte operativo de la empresa, en el primer mes del 2018 se compraron al extranjero un promedio de 576 mil 600 barriles de gasolina, la cual es necesaria para abastecer la demanda nacional que alcanzó para esa misma fecha los 764 mil 600 barriles por día.

La llegada de tantas marcas y opciones de estaciones de combustible, desafortunadamente, en poco o nada ha beneficiado al consumidor nacional, pues los precios se mantienen por las nubes debido a los altos costos en pago de impuestos que deben cubrir todas las proveedoras de combustible al estado, impuestos que hereda el presidente Peña Nieto a todo un país, es sin duda Peña Nieto el responsable para la historia de la muerte de la estrategia de conquista de Alex Pemex.

Y es que aunque el mercado gasolinero es multimillonario, si tienes una gasolinera en México necesitas una estrategia de marketing creativa para competir, porque el precio de la gasolina es casi imposible bajarlo.

Del primero de enero al 30 de Octubre del 2018, el precio promedio de la gasolina magna aumentó 14.88% al pasar de 15.99 pesos a 19.51. La premium subió 11.1% al pasar de 17.79 a 20.91 pesos el litro, aunque en algunas partes de la República ya superó los 24 pesos.

A mediados de mayo el secretario de energía, Pedro Joaquín Coldwell, presumió en Cancún, durante la convención de asociaciones de gasolineros, que 43 marcas de gasolineras en México multiplican las opciones de suministro, calidad y precio para los consumidores. Sin embargo, el secretario olvidó que los precios de la gasolina siguen al alza.

Luego entonces. ¿de qué carajo nos sirve tener tantas opciones de estaciones de combustible?…según especialistas, los beneficios podrían verse reflejados a largo plazo, es decir, en poco más de 5 años, pero eso también dependerá de la estrategia que implemente el nuevo presidente en la materia. López Obrador en campaña juró que bajaría los precios de las gasolinas, construiría una refinería para con ello producir en México, desafortunadamente para entonces, la marca Pemex suministro prácticamente ya no existirá en el mercado.

Se dice que para el 2021 en todo el país solo habrá entre 25 y 40 gasolineras de la marca Pemex, algo que a todas luces impedirá a esta, y a las siguientes generaciones, la utilización del seudónimo de Alex Pemex  que tan buenos y divertidos resultados me dio en su momento.

@olaizmau

 

 

error: Linea de Contraste