Resumen

Acatará Gobernador instrucción del PED de rehabilitar Plaza Bicentenario

Continuarán los análisis con apoyo del Gobierno federal para que esa obra pública por fin sirva a la gente.

Tlaxcala, Tlax, a 12 de julio de 2017 (Gerardo Santillán).- El Gobernador Marco Mena dejó entrever que no vetará del Plan Estatal de Desarrollo 2017-2021 aprobado la víspera por el Congreso del Estado, el apartado que señala que su administración tendrá que invertir los recursos necesarios para la recuperación y funcionamiento de la Plaza Bicentenario, obra pública millonaria inconclusa que heredó Héctor Ortiz Ortiz al término de su gestión estatal en el sexenio antepasado.

En entrevista colectiva este día, puntualizó que en términos de la necesidad de que una inversión pública dé servicio a las personas, en los primeros meses del año – recordó – visitó el edificio ubicado en esta capital para explorar cómo hacer que tenga algún beneficio colectivo y una vez que se concluyan los análisis que se vienen haciendo, en conjunto con el apoyo del Gobierno federal, “sabremos el rango de viabilidad para ponerla en funcionamiento”.

“Platique con funcionarios de CONACYT y otras instancias federales en torno a la habilitación de la Plaza, pues es necesario que una inversión pública le dé servicios a las personas. Si bien requiere presupuesto, debemos hacer un análisis cuidadoso del costo beneficio que nos brinde en términos de viabilidad (…), parte del análisis que se hace es desde el ámbito presupuesto, del cómo está construida y para qué puede funcionar”, apuntó.

Por otra parte, el mandatario estatal descartó respaldar con una bolsa económica a ayuntamientos cuyas finanzas están presionadas por el pago de laudos laborales a que han sido sentenciados por la autoridad competente y que vienen arrastrando desde hace años.

En ese tema, luego de un exhorto que hizo el Congreso federal para que los Estados puedan diseñar un programa de rescate a municipios con ese problema, Marco Mena recomendó a los Ayuntamientos revisen su horizonte de posibilidades a partir de sus propios recursos y sean racionales en el ejercicio presupuestal para ir saldando esa situación.

“Así como el Gobierno federal es cuidadoso para no asumir la responsabilidad de los Estados (en sus problemas financieros), los estados no podemos asumir las responsabilidades de los municipios dado que por magnitud sería imposible y cada administración municipal debe trabajar en su propio ámbito para cuidar el ejercicio del dinero público”, observó.