ADRIANA, LA MANO DURA DEL PAN Por JUAN RAMÓN NAVA - Linea de Contraste

ADRIANA, LA MANO DURA DEL PAN Por JUAN RAMÓN NAVA

Hoy, en su entrega Juan Ramón Nava nos habla En Corto, sobre la visita de AMLO a Tlaxcala y qué es lo que hará

Si alguien pensó que la carrera política de la todavía Senadora Adriana Dávila estaba en el ocaso, sobre todo por sus descalabros en busca de ser Gobernadora, se equivocó, pues tal y como se veía venir, la política apizaquense logró su cometido, conservar fuero, poder y dinero por otros tres años más, solo que como compañero de bancada tendrá a quien fuera su principal discípulo, Carlos Carreón, quien se encargará de hacerle contrapeso en todo lo que ella intente con el panismo tlaxcalteca.

A Adriana Dávila las cosas le salieron a pedir de boca, ahora, con tres años más de poder, intentará recuperar lo que, según ella, el panismo tlaxcalteca le debe, lealtad, sumisión, obediencia y, sobre todo, servilismo, porque una vez que se acomode en su curul, allá en San Lázaro, la lucha intestina por el control del PAN en Tlaxcala será encarnizada, y si no, al tiempo.

Muchos de los seguidores de Adriana Dávila piensan que su virtual arribo al Congreso de la Unión se debe a su capacidad política, algo que no está en duda, sin embargo, la realidad, les guste o no les guste, es otra muy diferente, si la Senadora arribará a San Lázaro será por dos razones: como premio de consolación por haber perdido, por segunda ocasión consecutiva, su lucha por alcanzar la gubernatura tlaxcalteca y por no habérsele otorgado la presidencia de la Mesa Directiva en el Senado de la República.

Bajo el argumento de haber sido víctima de violencia política, Adriana Dávila supo aprovechar esa coyuntura para pasar como una víctima más del “machismo” mexicano, lo que motivó que el grupo de mujeres panistas consejeras, le otorgaran su respaldo para colocarla en la posición número 2 de la lista nacional que el CEN del partido azul “palomeó” para encarar las elecciones federales de julio próximo.

Hasta ahí, todo pintaba color de rosa para la apizaquense, sin embargo, no contaba con que su antiguo corifeo, Carlos Carreón fuera incluido en esa lista, de hecho, ella le apostaba a que el pre registro del líder estatal del PAN con licencia, fuera rechazado por el pleno de la Comisión Permanente de los azules, algo que no ocurrió porque Carlos Carreón siempre contó con el respaldo ni más ni menos que del propio Ricardo Anaya.

Con Carlos Carreón como compañero de bancada, Adriana Dávila no las tendrá nada fácil para volverse a hacer del control del PAN en Tlaxcala, de hecho, su antiguo discípulo hará hasta lo imposible para llevarle las contras, pero, sobre todo, ponerse al tú por tú con la Senadora, es decir, las luchas internas estarán a la orden del día durante los siguientes años…claro, con la militancia de por medio.

Y para muestra de que Adriana Dávila empezó a tejer para hacerse de los destinos de su partido en Tlaxcala, están los registros de Leticia Hernández y Leticia Valera, a quienes ordenó inscribirse para participar en la lucha por hacerse de una candidatura, por la vía plurinominal, para ocupar una curul en el Congreso del Estado.

Además, y pese a que hubo un marcado distanciamiento, la Senadora buscó un acercamiento con Mariana Jiménez, candidata a diputada local por la demarcación de Tlaxco y esposa de Julio César Álvarez, a quien le hizo la vida de cuadritos en el trayecto final de su gestión como legislador local. Qué tal, desde ya empezó a tejer fino Adriana Dávila.

Otro frente que Adriana Dávila abrió para sus propósitos, es el registro de Juan Corral Mier, actual Diputado Federal y su más cercano colaborador y fiel escudero, quien pretende contender por una diputación local, es decir, por todos lados, la legisladora empezó a operar, porque con un nuevo fuero, su mira estará centrada en colocar a uno de sus incondicionales al frente del Comité Directivo Estatal del PAN.

Tienen mucha razón quienes afirman que lo que bien se aprende, nunca se olvida, y Carlos Carreón le aprendió a Adriana Dávila muchas mañas, y aunque no lo parezca, el originario de Panotla también ya empezó a diseñar su estrategia para contrarrestar la futura embestida de su ex jefa.

Porque hay que admitirlo, tampoco Carlos Carreón hizo méritos para arribar al Congreso de la Unión, bueno, solo uno, ser incondicional de Ricardo Anaya, no obstante, hay que reconocerle que ya sin la sombra de Adriana Dávila y con cierta independencia, pudo maniobrar a su antojo en la concreción de la coalición “Por Tlaxcala al Frente”, porque, a decir verdad, la Senadora, a últimas fechas se había convertido en un factor de división entre el panismo local y otras fuerzas políticas.

Si Carlos Carreón se hubiera mantenido bajo la tutela de Adriana Dávila, el PAC, partido del clan de los Ortiz Ortiz, difícilmente se hubiera sentado a negociar con los azules, algo similar hubiera ocurrido con el PRD, pues dudo mucho que Juan Manuel Cambrón hubiera estado dispuesto a someterse a las imposiciones de la apizaquense.

En pocas palabras, el haberse sacudido la tutela de Adriana Dávila, le valió a Carlos Carreón poder negociar con personajes que, ni en sueños, la Senadora panista hubiera aceptado como sus aliados, porque ella sabía que, de hacerlo, simple y sencillamente sus cuotas de poder se verían totalmente mermadas. Así de sencillo.

Adriana Dávila no olvida todas y cada una de las afrentas que recibió de sus detractores, de ahí que una vez que se asuma como legisladora federal, su poder y su mano dura habrán de dejarse sentir…claro, si Carlos Carreón se lo permite, porque desde ya también empezó a formar su propio equipo de trabajo, mismo que al final, será el fiel de la balanza en esta lucha intestina que se avecina. Insisto, todo al tiempo, si alguien lo duda, solo basta mirar hasta donde cayó el PAN en las elecciones de 2016 de la mano de Adriana Dávila.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de panistas. En las filas de Acción Nacional aquí en Tlaxcala, ya empezó a circular la versión de que el ex alcalde capitalino, Adolfo Escobar será detenido en unos cuantos días más, por el asunto del Polideportivo “Carlos Castillo Peraza”. Y, a decir verdad, no andan tan errados, según me informaron, es cuestión de días para que se ejecute una acción penal en su contra, ya se salvó en una ocasión…pero de una segunda, ni Dios padre lo salva.

 

error: Linea de Contraste