ALCALDES CON ESTILO CALIGULESCO Por JUAN RAMÓN NAVA - Linea de Contraste

ALCALDES CON ESTILO CALIGULESCO Por JUAN RAMÓN NAVA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

Una máxima popular reza que quien no tiene y llegar a tener…loco se quiere volver. Y eso es justo lo que le ha ocurrido a ciertos alcaldes de Tlaxcala, quienes cual verdaderos Calígulas, en los primeros cuatro meses de sus gestiones se han dado toda clase de lujos, lo malo es que su proclividad a ser unos verdaderos garufas ha sido con dinero público, vamos, sin recato alguno han dispuesto del erario de sus comunas para satisfacer sus ansias de diversión, de despilfarro y de derroche.

Obligado por las circunstancias actuales que vive el país en materia político-electoral, en Tlaxcala, al Congreso del estado no le quedó de otra más que ampliar el mandato de los alcaldes, por única ocasión y con el propósito de homologar procesos comiciales, y éste pasó de tres a cuatro años con 8 meses, algo que para muchos de convirtió en una verdadera oportunidad de hacerse de lo que no tenía, es decir, vieron en este hecho, la oportunidad de salir de pobres, y no solo eso, sino de cumplir algunos de sus sueños más íntimos.

Porque ahora, los alcaldes tlaxcaltecas no solo permanecerán en el poder un trienio, no, ya que debido a esas modificaciones legislativas, su mandato habrá de prolongarse un año 8 meses más de lo normal, un hecho que sin duda para algunas comunas habrá de convertirse en una verdadera pesadilla.

Hay que recordar que a muchos ex ediles hoy se les podrían fincar responsabilidades por sus excesos, podrían ir, incluso, a la cárcel, por los malos manejos financieros que registraron durante sus gestiones, si eso ocurrió en tres años, habrá que imaginarse que sucederá en un plazo mayor con quienes desde ya, han empezado a dibujar cuáles serán sus verdaderos comportamientos al frente de un ayuntamiento.

Para muestra bastan los recientes acontecimientos ocurridos en algunos municipios, en donde sus alcaldes han sido exhibidos ante la opinión pública en situaciones poco cómodas para ellos y para sus allegados.

A dos de ellos se les retrató, claro que sin su consentimiento, en lugares de “sano” esparcimiento, a uno de ellos, en pleno horario de trabajo se le captó ingiriendo bebidas alcohólicas al lado de sus colaboradores y de una parte de su Cabildo, al otro, se le fotografió en plena “faena” en un centro nocturno.

Una más. Otro edil, que despacha por el norte de la entidad tlaxcalteca, fue también evidenciado cuando en estado de ebriedad, se le detuvo por conducir una unidad, oficial por cierto, totalmente alcoholizado, tras su aseguramiento, al edil implicado no le fue suficiente ese hecho, no, su cargo le dio el valor suficiente para encarar a los uniformados, a quienes “cesó” de forma fulminante, a pesar de estar en otra demarcación totalmente ajena a la suya.

Otro. Un presidente municipal, de una comuna sureña, también ha sido captado en situaciones bastante comprometedoras para él, y no sólo eso, sino que además, para conseguir que ciertos funcionarios y periodistas acudan a sus eventos, les obsequia botellas de vino de diferentes marcas, con quienes de manera alegre y sin dudarlo, las degusta, a pesar de estar en su horario laboral.

Pero por si eso no bastara y ya entrados en gastos, cual alegres compadres, hace algunas semanas, un grupo de seis alcaldes, tres del PRD, dos del PRI y uno del PAN, decidieron que en Tlaxcala ya no encontraban modo de satisfacer sus ansias de francachelas, por lo cual decidieron viajar al extranjero.

Si, aunque parezca increíble y aún a sabiendas, según sus propias palabras, de que sus comunas enfrentan serios problemas financieros y de liquidez, producto del derroche de sus antecesores, el grupo de seis ediles decidió viajar a la isla de Cuba, en donde departieron durante todo un fin de semana. Y todo con dinero público.

Y por si eso no bastara, apenas el viernes pasado, otro alcalde decidió celebrar a lo grande su fiesta de cumpleaños, eso, ni aquí ni en ningún otro lugar tiene nada de malo, no, eso no está a discusión, lo cuestionable y lo deleznable del asunto radica en que a los trabajadores de su comuna se les obligó, de forma “voluntaria”, a cooperar para la realización de su agasajo.

Indudablemente que el poder enferma, y todos estos alcaldes son una clara muestra de ello, los ediles implicados saben que sus comportamientos están fuera de lugar, que no corresponden a la realidad que vive el país y el estado de Tlaxcala, saben que los recortes presupuestales están a la orden del día, saben que en sus presidencias existen marcadas carencias, aun así, sin importarles un comino, abusan y se exceden.

Al paso que llevan, estos señores difícilmente habrán de terminar sus gestiones de una forma decorosa, si continúan con sus actitudes y con sus estilos caligulescos, el descredito será su única recompensa ante tanta barbaridad, porque de una u otra forma, sus malas acciones serán señaladas por sus gobernados, eso ni qué dudarlo.

El Congreso del estado y las Síndicas municipales de los alcaldes involucrados en estos hechos tienen mucho trabajo por delante. Habrá que esperar la actuación de la Comisión de Finanzas y Fiscalización ante estos hechos, porque de alguna forma las inconsistencias financieras tendrán que salir a relucir en sus respectivas cuentas públicas. Si no, al tiempo.

Los Calígulas convertidos en alcaldes tendrán mucho tiempo para reflexionar que lo malo no es hacer lo que ellos hacen, porque sin duda, ellos, como cualquier otra persona, tienen derecho a hacer de su vida un verdadero papalote, lo que no se vale es que pretendan hacerlo con dinero público, insisto, tarde que temprano tendrán que responder por lo que recién empiezan a construir en sus respectivas administraciones.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de reflexiones. Los diputados locales también tendrán que reflexionar muy seriamente sobre su pobre actuación en estos primeros cuatro meses de su gestión, pues cuando faltan 21 días para que concluya el primer periodo ordinario de sesiones, los asuntos torales siguen estancados. Y digo que tendrán que meditar muy seriamente sobre su rendimiento, porque recién entraron de vacaciones, y ya están de nuevo haciendo maletas para viajar a Campeche, claro, el viaje es oficial, pero los asuntos que dejan pendientes también lo son ¿o no?

error: Linea de Contraste