ANÁLISIS EN CONTRASTE Por ELIZABETH CUATIANQUIZ SILVA - Linea de Contraste

ANÁLISIS EN CONTRASTE Por ELIZABETH CUATIANQUIZ SILVA

El divorcio incausado a sus 3 años

La palabra divorcio por sí sola, nos da la noción de la terminación del vínculo matrimonial, sin necesidad de hacer mucho bosquejo. Sin embargo sus causas y efectos son de diferente índole de acuerdo a la Ciudad en donde se llevó a cabo el matrimonio, el lugar que se ocupó como domicilio conyugal, la residencia de cada uno de los cónyuges, la existencia de sociedad conyugal (en el caso de Tlaxcala si no se celebraron capitulaciones, se entiende que se celebró el matrimonio por el régimen de separación de bienes)  así como la procreación de hijos.

Los diferentes factores que arrojan a los cónyuges a tomar la decisión para divorciarse ya sea de forma conjunta (Divorcio voluntario o administrativo según sea el caso) o por separado (divorcio incausado). Hoy en día ya no es necesario probar causales o manifestar el motivo de la separación, tan solo basta con que alguno de los cónyuges exprese esa voluntad.

 En los diferentes Estados que conforman la República Mexicana realizaron sus reformas de manera paulatina, en el Estado de Tlaxcala por medio de la reforma establecida en el decreto número 204 de fecha 10 de febrero del 2016, publicado en el Periódico Oficial de Gobierno, entrando en vigor al día siguiente de su publicación y desde ese momento estando en la aptitud de promover el divorcio incausado y dejando fuera el famoso “DIVORCIO NECESARIO”, que para quienes tuvieron la desfortuna de tramitarlo y no poder acreditar alguna de las causales establecidas por el Código Civil, el resultado era que seguían casados.

Los criterios emitidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), respecto al derecho humano de libre desarrollo de la personalidad, hacen alusión a que el individuo que desea separarse, con esa simple manifestación deberá de proceder el trámite de divorcio, ya que el Estado no pude imponerle causales que acreditar, toda vez que estaría interfiriendo en su esfera de libertad es decir “autonomía de la persona” en su libre elección de planes de vida cuyos límites externos son exclusivamente el orden público y los derechos de terceros, por lo tanto los Jueces no pueden condicionar para el otorgamiento del divorcio a la probar una causal, sin embargo al no existir conyugue culpable, no significa desconocimiento a las cargas u obligaciones relacionadas con la disolución del matrimonio, como son las cuestiones familiares de la guarda y custodia de los hijos, el régimen de convivencia, los alimentos y sus derivados.

El divorcio voluntario y el divorcio administrado son temas menos controvertibles ya que los dos cónyuges están de común acuerdo y, ante cualquier situación se encuentran presentes ante el Juez para resolver alguna indiferencia en ese momento o en caso contrario solo ratifican su solicitud de divorcio y se continua con el dictado de la sentencia.

Los avances en los Juzgados donde se tramita el divorcio incausado desde la reforma del año 2016 en el Estado de Tlaxcala,  ha sido notorio, ya que al no existir causales por acreditar se concluyen decretando el divorcio, pero hasta hoy en día, los Juzgadores no han tomado criterios o determinaciones uniformes al dictar sus requerimientos, así como el procedimiento ante las diferentes gamas de supuestos que en la práctica se desarrollan, provocando que el tiempo en que se tramita este “nuevo procedimiento” se torne tardío, dejando en la utopía la impartición de justicia pronta y expedita.

error: Linea de Contraste