ANÁLISIS EN CONTRASTE Por ÁNGEL RODRÍGUEZ MÉNDEZ - Linea de Contraste

ANÁLISIS EN CONTRASTE Por ÁNGEL RODRÍGUEZ MÉNDEZ

Regulación del divorcio incausado y ponderación de derechos

Mediante decreto número 204, publicado el 10 de febrero de 2016 en el Periódico Oficial del Gobierno de nuestro estado, se reformaron y derogaron diversas disposiciones del Código Civil y Código de Procedimientos Civiles; que precisamente tiene que ver con la inclusión del divorcio incausado o divorcio sin expresión de causa.

Con esta reforma se da agilidad al trámite procedimental de la disolución del vínculo matrimonial, evitando el desgaste económico y emocional entre los consortes, toda vez que se pondera el libre desarrollo de la personalidad y la dignidad humana de los consortes, liberando la carga de probar la causa que genera la pretensión, como sucedía con el entonces trámite del divorcio necesario.

De esta forma, los principios que regulan esta figura son: unidad, concentración, celeridad y economía procesal.

Ahora bien, si tomamos como referencia que basta con la voluntad de uno de los cónyuges para divorciarse sin exponer las causas, se debe concluir que el estado no puede coaccionar a las personas a ir en contra de su consentimiento, siempre y cuando no se afecte el orden público, la moral o derechos a terceros. Es en este contexto donde se sustenta el libre desarrollo de la personalidad, que de acuerdo con la jurisprudencia 2009591, pronunciada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación: <<… el libre desarrollo de la personalidad constituye la expresión jurídica del principio liberal de autonomía de la persona, de acuerdo con el cual al ser valiosa en sí misma la libre elección individual de planes de vida, el estado tiene prohibido interferir en la elección de éstos, debiéndose limitar a diseñar instituciones que faciliten la persecución individual de esos planes de vida y la satisfacción de los ideales de virtud que cada uno elija, así como a impedir la interferencia de otras personas en su persecución…>>

Asimismo, este derecho << libre desarrollo de la personalidad>>, está consagrado en los artículos 1, 2, 3, 6, 12, 22, 25 y 26, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en los dispositivos 1, 2, 3, 5 y 11 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en correlación con los numerales 1, 2, 3, 16,17 y 23 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en donde se expresa que toda persona tiene derecho a la libertad, así como al reconocimiento de su personalidad y que nadie podrá ser objeto de menoscabos, injerencias o de arbitrariedades.

El divorcio incausado se encuentra regulado por una parte por los artículos 106, 108, 109, 110, 111, 114, 115, 116, 123, 125, 131, 134 y 135  del Código Civil para el Estado Libre y Soberano de Tlaxcala, así como en los numerales 1465, 1465 Bis y 1465 Ter, del respectivo Código de Procedimientos Civiles.

La autoridad jurisdiccional al resolver puede emitir una de las siguientes resoluciones:

  1. Sentencia definitiva: cuando además de decretar la disolución del vínculo matrimonial, aprueba en su totalidad el convenio, en todo lo relacionado a los derechos y deberes inherentes a la patria potestad, alimentos, guarda y custodia de menores y régimen de convivencia.
  2. Auto <<definitivo >>: se actualiza cuando solamente se decreta la disolución del vínculo matrimonial, seguido de una desaprobación o en su caso de una aprobación parcial del convenio, en todo lo relacionado a los derechos y deberes inherentes a la patria potestad, alimentos, guarda y custodia de menores y régimen de convivencia. Dejando expedito el derecho de las partes para ejercerlos en otro juicio autónomo.

En este último supuesto considero que se quebrantan los principios de unidad, concentración y de acceso a la justicia pronta y expedita, toda vez que al dejar a salvo los derechos obliga a los interesados ejercer nuevamente las prestaciones accesorias relacionado a los derechos y deberes inherentes a la patria potestad, alimentos, guarda y custodia de menores y régimen de convivencia, así como de los derechos propios de los cónyuges, en otra vía o juicio diverso.

Finalmente se recomienda al órgano legislativo lo siguiente:

1.- Cambiar la denominación de divorcio incausado por el nombre de divorcio exprés;

2.- Determinar que  no se dejen a salvo los derechos de los cónyuges ni de sus hijos, para reclamar los derechos y deberes inherentes a la patria potestad, alimentos, guarda y custodia de menores, régimen de convivencia y liquidación de bienes, ya que al hacerlos se viola los principios de unidad, concentración, y de acceso a la justicia pronta y expedita;

3.- Reformar las reglas prescritas en el artículo 1465 Bis, del Código de Procedimientos Civiles, ya que de la simple lectura existe confusión, tomando como referencia los siguientes lineamientos:

3.1.- En el auto de radicación se le aperciba a la contraparte que si no contesta la contrapropuesta, no se aprobará el convenio;

3.2.- Emplazamiento;

3.3.- Contestación y contrapropuesta;

3.4.- Resolución del órgano jurisdiccional;

3.5.- Resuelto el divorcio, el juez ordenará en dicho auto dar vista a la parte contraria con la contrapropuesta si la hubo;

3.6.- Si hay coincidencia en la propuesta con la ofertada por el que solicita el divorcio, se le dará vista a la otra parte y si ésta expresa su consentimiento en su totalidad, el convenio se resolverá en definitiva, si no lo hay; entonces, se ordenará abrir el juicio a prueba siguiendo las fases del juicio ordinario civil.

error: Linea de Contraste