ANÁLISIS EN CONTRASTE Por ÁNGEL RODRÍGUEZ MÉNDEZ - Linea de Contraste

ANÁLISIS EN CONTRASTE Por ÁNGEL RODRÍGUEZ MÉNDEZ

Los pendientes de la Nueva Gestión Pública en el Contexto Nacional

A partir de la última década del siglo XX, en nuestro país tuvo lugar la reforma del estado con la finalidad de proponer que los gobiernos se organizarán y se apegarán a una estricta dirección financiera y eficiencia en el uso de los recursos públicos. Lo que trajo aparejado la transición de la administración tradicional por un paradigma denominado: la Nueva Gestión Pública, que debe entenderse como: “Conjunto de decisiones y prácticas administrativas orientadas a flexibilizar estructuras y procesos, y a introducir mayor competencia en el sector público, con el propósito de mejorar los resultados de la acción de gobierno.”

La Nueva Gestión Pública, busca que el gobierno democrático acredite ser un agente capaz de direccionar, coordinar y articular a sus sociedades, con resultados relevantes.

 La Nueva Gestión Pública, persigue la creación de una administración eficiente y eficaz, es decir, una administración que cubra las necesidades reales de los ciudadanos.

 La NGP, llegó a México debido a los cambios en la política y la economía. Muestra de ello son las administraciones federales a partir del ex presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, la cultura política y ante todo la estructura de la administración pública mexicana no permite fácilmente el surgimiento de un nuevo protagonista, en nuestro país aún no se ha superado la forma tradicional de acceso al nivel directivo dentro de la administración pública.

 Las ideas administrativas de la Nueva Gestión Pública han sido sustentadas en diversos países donde sus regímenes administrativos son transparentes, vigilados permanentemente, dentro de marcos normativos sólidos y eficaces, con servicio civil de carrera institucionalizados y con órganos de combate a la corrupción; lo que implica que México debe trabajar por una administración pública con esas peculiaridades, en aras de ser más eficaz y eficiente.

 Finalmente, se debe procurar el correcto funcionamiento del servicio público, preservando y reforzando la confianza ciudadana en la integridad, la imparcialidad y eficacia de la administración pública, lo que trae como consecuencia:

  • Definir un Código de Ética para cumplir las normas de servicio público;
  • Estimular la rendición de cuentas;
  • Transparencia objetiva;
  • Eficiencia en la fiscalización;
  • La operatividad de los sistemas anticorrupción;
  • Cultura organizacional pública, basada en valores y comportamientos éticos;
  • Simplificación de los procedimientos administrativos;
  • Una sociedad civil más activa e implicada en la vida política;
  • Pluralismo en los medios de comunicación

 La esencia de la discrecionalidad no debe asimilarse con corrupción ni confundirse con arbitrariedad, toda vez que la discrecionalidad es una facultad legal con la que cuenta la administración pública para el mejor cumplimiento de sus fines y de los intereses generales.

En consecuencia, se debe de trabajar en la construcción de una administración pública, donde impere la transparencia, rendición de cuentas y un sólido marco normativo, sin perder de vista que los servidores públicos representan la base fundamental en el ejercicio pleno del buen despacho en la administración pública.

error: Linea de Contraste