ANÁLISIS EN CONTRASTE Por ELIZABETH CUATIANQUIZ SILVA - Linea de Contraste

ANÁLISIS EN CONTRASTE Por ELIZABETH CUATIANQUIZ SILVA

Los retos del Sistema de Pensiones en México

La problemática que rodea a los sistemas pensionarios y la seguridad social en nuestro país, se analiza tratando los planes de retiros existentes, los lineamientos y disposiciones emitidas por organismos internacionales como el Banco Mundial y la Organización Internacional del Trabajo, entre otros, el aumento de la población de adultos mayores factor demográfico debido al aumento en la esperanza de vida y bajas tasas de fertilidad, la edad de jubilación y lo que se espera en el futuro de los sistemas de retiro  en el mundo, así como el papel que debe tomar el estado en los sistemas jubilatorios.

Los administradores de recursos humanos se auxilian en lo práctico por la intervención en la tramitación de planes de retiro de los empleados de una empresa, asimismo es de interés para los mismos trabajadores que necesitan conocer cuáles son sus derechos y posibilidades como futuros jubilados.

La seguridad social nació en Alemania en el siglo XIX, bajo el mando del Káiser Guillermo II e impulsada por el canciller Otto von Bismarck, quien con gran tino vislumbro la necesidad de proporcionar este servicio a los ciudadanos, y promulgo tres leyes de Seguridad Social; 1.- Seguros contra enfermedades, 2.- Accidentes e invalidez y 3.- Vejez, que hasta épocas recientes han sido la base de los sistemas de seguridad social en el mundo.

Después de esparcirse dichas ideas por Europa y el mundo, la evolución histórica de los sistemas de seguridad social se dio de diferente forma atendiendo el factor de desarrollo. En el año de 1821 en Alemania, el factor de desarrollo fue la protección al trabajador en caso de enfermedad, accidente, vejez o invalidez, en 1883 se refrendan las leyes de protección por enfermedad, en 1884 por accidentes y en 1889 por vejez e invalidez.

Posteriormente en el año de 1889 se creó en París la Asociación Internacional de Seguros Sociales. Posteriormente en el año de 1919 en el tratado de Versalles nace la Organización Internacional del Trabajo (OIT) cuya constitución se implementó con muchos contenidos sobre protección social, los cuales sirvieron como pilar de la seguridad social. En 1942, en Inglaterra un segundo componente importante de la Seguridad Social fue el Plan Beveridge, que contenía una concepción más amplia al incorporar protección contra el desempleo y otorgando apoyos antes sucesos especiales; nacimiento de hijos, matrimonio y muerte. Esto se daría a los ciudadanos mediante un seguro obligatorio apoyado por otro complementario, consiste en asistencia nacional y seguro voluntario y que cubriría las situaciones no incluidas en el primero. Este segundo componente fue adoptado por los países Europeos y se extendió a Latinoamérica y otras partes del mundo. En 1944, en un congreso en Filadelfia, Estados unidos, la OIT estableció la obligación de fomentar entre todas las naciones del mundo la protección de seguridad social, consistente en garantizar ingresos básicos y asistencia médica completa a quienes lo necesitasen. En 1948, la Seguridad Social paso a formar parte integral de la Declaración de Derechos Humanos.

Los primeros programas de seguridad social eran de beneficios definidos (también conocidos como de prestaciones definidas o de reparto), con sistemas de dar al trabajador jubilado una serie de beneficios establecidos de antemano y no dependientes de los cambios en las condiciones económicas o políticas del entorno.

Dichos sistemas pudieron operar gracias a que el número de personas mayores de edad era mínimo y, con el auge industrial posterior a la segunda Guerra Mundial, lo usual era ocupar personal joven con la finalidad de incrementar la productividad. Sin embargo, estas tendencias han cambiado, lo que hace imperioso un análisis.

Actualmente en la mayoría de los países del mundo los sistemas de seguridad social bajo el esquema de beneficios definidos se encuentran colapsados, lo que ha provocado su inviabilidad financiera y ha llevado a varios de ellos a la quiebra o graves conflictos que las instituciones y organizaciones han tratado de remediar de algún modo. Entre las estrategias de solución más comunes se cuentan la implementación de programas de retiro voluntario para los trabajadores, indemnizaciones acordadas entre las partes y cambios a las condiciones jubilatorias, que incluyen acciones como elevar la edad de retiro, incrementar las aportaciones a los fondos pensionarios por parte de patrones y trabajadores y disminución de beneficios para los retirados las cuales no son de agrado de políticos ni trabajadores. No obstante, deben buscar opciones que permitan que el personal se siga jubilando y que disfrute de un mínimo de calidad de vida durante sus últimos años, situación que suele complicarse debido a la presencia de enfermedades y complicaciones de salud de la gente mayor.

Dentro de los factores que complican esta situación se consideran los siguientes:

1.- Las tendencias demográficas: Pues cada vez hay mayores segmentos de la población que alcanzan la edad de retito y México es uno de los países con mayor crecimiento potencial de personas de la tercera edad en los próximos 20 años y, por otra parte las tasas de natalidad disminuyen año con año, lo que hace que la proporción de personal activo disminuya con respecto al jubilado.

2.- Las variables epidemiológicas: Ya que con los avances de la medicina actual la esperanza de vida de la población ha aumentado, de modo que en México es ahora de 73.2 años para los varones, y 78.1 para las mujeres (Consejo Nacional de Población), por lo que a los jubilados hay que pagarles su pensión durante más tiempo y además los costos de los cuidados médicos para la persona mayor ha aumentado, así como la incidencia de enfermedades cronicodegenerativas (Alonso Raya)

3.- El aumento del comercio informal: que no ofrece ningún tipo de prestaciones de Seguridad Social para los trabajadores que dependen de él.

4.- Los avances tecnológicos, que impactan prácticamente a todos los sectores, incluyendo nuevas formas de trabajo que aumentan el trabajo independiente, que tampoco incluye cobertura de seguridad social.

5.- Psicográfico: Cambios en los estilos de vida, los cuales generan nuevas necesidades.

6.- Las características propias de los esquemas de seguridad social: Que, la mayoría de veces no son los más viables.

7.-Academico: La ausencia de rigor científico en los estudios sobre la materia, pues la mayoría de las ocasiones se reducen a estudios actuariales, hechos con números duros y no bajo una situación dinámica donde cambian frecuentemente las variables  implicadas en esta compleja trama de la seguridad social

Por lo antes comentado es recomendable seguir en la búsqueda de estrategias generales que permitan las reformas estructurales requeridas, así como la convergencia delos sistemas de seguridad social.

error: Linea de Contraste