AQUÍ TLAXCALA...Por FERNANDO CUAMATZI - Linea de Contraste

AQUÍ TLAXCALA…Por FERNANDO CUAMATZI

Fernando Cuamatzi habla esta semana sobre la reunión internacional de guías de turistas que se celebra en Tlaxcala y el enorme potencial que tiene en este rubro la entidad

Ni regulado ni seguro

La empresa de transporte privado PRONTO inició operaciones en Tlaxcala.

Su operación, ciertamente, generó gran expectativa.

Resultó atractiva para aquellos que están familiarizados con las plataformas digitales y que desean un medio de transporte cómodo y barato.

Sin embargo, la falta de regulación de este tipo de servicios -bajo la cual se amparan sus representantes para operar- es lo que implica un riesgo latente para la seguridad de sus usuarios.

En efecto, pueden sentirse atraídos por un servicio de transporte privado tipo taxi, por la novedad tecnológica, por un precio más bajo, pero en estricto sentido hablamos de un servicio cuya operación está al margen de la Ley.

De entrada, no cuenta con un permiso expedido por la autoridad competente. Su actividad económica es informal, pues no paga impuestos. Tampoco ofrece condiciones de seguridad, ya que se desconoce el número exacto de sus unidades, así como la identidad y experiencia de sus operadores para prestar el servicio.

Además, en los hechos representa una competencia desleal para los taxistas con concesión, lo que contribuye a saturar aún más el mercado.

No hay que olvidar que desde finales de los noventas existe un decreto que impide la expedición de nuevas concesiones para transporte público. Y si bien los empresarios de PRONTO argumentan que sus servicios no entran dentro de este esquema, lo cierto es que cobran por hacer traslados de pasajeros, usufructuando las vías estatales de comunicación.

Esto significa que, al prestar el servicio público de transporte sin ningún tipo de autorización, violan la legislación vigente en materia de comunicaciones y transportes. Ello sin contar que, al persistir en brindar sus servicios mediante una aplicación móvil, violan también el acuerdo publicado en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado por el que se prohíben, por razones de seguridad al usuario, los servicios de taxis a través de plataformas digitales que no sean aquellas que desarrolle el Gobierno Estatal.

Se sabe que los representantes de PRONTO tramitaron ante un Juez de Distrito un amparo para operar, pero no les fue concedida la suspensión provisional, y aun así, sin mandato judicial de por medio, siguen trabajando, en claro desafío a la autoridad.

A final de cuentas, con los operativos para regular la operación del transporte en la entidad, las autoridades actúan dentro de su ámbito de competencia. Y el tema de fondo no es que se pretenda limitar la operación de PRONTO, sino que empezó a funcionar sin permiso ni regulación.

A través de redes sociales, los empresarios de PRONTO buscan adhesiones ciudadanas, promocionando su esquema de negocios, prometiendo traslados cómodos, seguros y económicos. Sin embargo, ante la falta de condiciones para regular este transporte, el usuario debe ponderar su propia seguridad, de cara a casos de delincuencia en los que se han visto involucrados operadores de plataformas similares como Uber y Cabify, que se supone gozaban de amplio prestigio.

Ojalá los poderes Ejecutivo y Legislativo logren la Ley de movilidad que han venido preparando para responder a este y otros desafíos del sector. Es indudable que el estado lo necesita.

error: Linea de Contraste