Resumen

AQUÍ TLAXCALA…Por FERNANDO CUAMATZI

Fernando Cuamatzi habla esta semana sobre la reunión internacional de guías de turistas que se celebra en Tlaxcala y el enorme potencial que tiene en este rubro la entidad

LEYES MODERNAS A FAVOR DE LA MUJER

Tal y como lo ofreció públicamente días atrás, el Gobernador Marco Mena envío al Congreso local un paquete de iniciativas enfocadas a hacer frente a la violencia de género y garantizar los derechos de la mujer.

Se trata, sin duda, de un paso importante en la modernización del marco normativo estatal para dar vuelta a la página de omisiones y vacíos generados por la falta de una adecuada actualización legislativa.

La primera iniciativa consiste en una nueva Ley para Prevenir, Sancionar y Erradicar los delitos en materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Victimas de los mismos en el Estado de Tlaxcala.

Desde campaña, Marco Mena había ofrecido encarar el fenómeno de la trata desde la perspectiva preventiva y punitiva, a través de la coordinación interinstitucional.

Con esta norma, no solo se armonizaría la legislación local con la federal, sino que además se establecerían bases para la prevención, investigación, persecución y sanción de los delitos en esta materia, así como de las políticas, programas y acciones a cargo del Estado y los Municipios, lo que significa que el primer nivel de gobierno tendrá parte en la atención de este delito.

Además, establecerá criterios para la determinación de la reparación integral de daño a las víctimas y ofendidos por la trata, así como las medidas de atención y protección de carácter integral que se les deben brindar –incluso a testigos- desde el momento de su identificación o rescate, hasta su reincorporación plena a la sociedad, lo que indudablemente tendrá un impacto sumamente positivo para las mujeres y niñas afectadas por este cáncer social.

Por otra parte, el mandatario estatal plantea una reforma a la Ley para la Prevención, Asistencia y Tratamiento de la Violencia Familiar en el Estado para actualizar el concepto de violencia familiar y armonizarlo con lo que prevé la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Estado de Tlaxcala.

Entre las bondades de esta iniciativa, destaca la introducción de los conceptos de agresión física, psicológica, patrimonial, económica y sexual; hacer explicita la obligación de dictar órdenes de protección en casos de violencia familiar, conforme a la Ley General, además de prohibir expresamente la conciliación o mediación entre partes en conflicto por violencia familiar, lo que implica que, al igual que la nueva ley contra la trata, la protección de la víctima ocupa un lugar central.

Finalmente, Marco Mena busca reformar el Código Civil para incluir en las actas de defunción la violencia familiar o de género como causales de fallecimiento, con la finalidad de contar con la estadística correspondiente, en atención a la demanda de agrupaciones de la sociedad civil que criticaban la falta de información clara en esta materia.

Asimismo, se pretende eliminar como requisito que haya transcurrido el plazo de un año, a partir de la celebración del matrimonio, para tramitar el divorcio voluntario y el encausado, y suprimir el requisito de ser mayor de edad para tramitar el divorcio administrativo. Y para proteger el interés superior de los menores, así como privilegiar el derecho humano a la identidad, se posibilitará que padres biológicos puedan reconocer a sus hijas o hijos independientemente de las circunstancias de su procreación.

Con estas adecuaciones normativas, que van en sintonía con las conclusiones emitidas el año pasado por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, se garantizaría una protección más amplia a los derechos de las mujeres tlaxcaltecas, bajo lineamientos de instrumentos internacionales de protección a los derechos humanos y de Leyes Generales expedidas por el Congreso de la Unión, que marcan atribuciones concurrentes a las autoridades de los tres órdenes de gobierno.

Confiemos en que los diputados locales valoren su trascendencia y aborden las iniciativas con oportunidad y responsabilidad.

">