Resumen

AQUÍ TLAXCALA…Por FERNANDO CUAMATZI

Fernando Cuamatzi habla esta semana sobre la reunión internacional de guías de turistas que se celebra en Tlaxcala y el enorme potencial que tiene en este rubro la entidad

Guerra Sucia

Aunque sus opositores lo niegan, los candidatos de la coalición “Todos por México” son los favoritos a vencer en estas elecciones.

Los abanderados de Morena se dan por vencedores, aunque aún no ganan las elecciones, y los frentistas, sostiene que sus únicos rivales son los de Morena, porque las encuestas nacionales sugieren su ventaja.

Sin embargo, resulta curioso que sean los cuadros postulados por la llamada “mega alianza” PRI-PVEM-PANAL los principales blancos de guerra sucia.

Primero, varios espectaculares de los candidatos al Senado, Anabel Alvarado y Florentino Domínguez, fueron vandalizados en la capital del estado.

Luego, los candidatos de “Por México al Frente” responsabilizaron directamente a sus oponentes priistas de la situación de seguridad en el estado, porque en distintos momentos ocuparon la Secretaría de Gobierno; no obstante, al personalizar esta tarea institucional, evidenciaron su discurso electorero, porque se trata de un trabajo que no cae en una sola persona o nivel de gobierno.

También, desde el anonimato que procuran las redes sociales, Mariano González y Blanca Águila, que aspiran a la diputación federal por los distritos I y II, fueron atacados.

González Aguirre ha sido señalado de ser favorecido a través de la Delegación de la Sedesol por el solo hecho de que su hermana es la titular, mientras que Águila Lima ha recibido cuestionamientos por usufructuar su carácter de líder del Sindicato de la Secretaría de Salud. Sin embargo, en ambos casos, no hay denuncias ni quejas ante las autoridades competentes, lo que al final de cuentas resulta en rumores y trascendidos enfocados a afectar la credibilidad y la confianza en ambos abanderados.

A la lista se suma Anabel Alvarado, quien a través de un video fue acusada de tráfico de influencias para que, supuestamente, su padre fuera beneficiado con un permiso de venta de productos en el Zoológico del Altiplano, lo que a todas luces resulta un señalamiento doloso, ya que dicha licencia se obtuvo desde hace más de cuatro años, y constituye una fuente de ingresos para un pensionado.

Recientemente, Emilio Rivera Sánchez, candidato a diputado local por el IV Distrito, fue víctima de guerra sucia a través de varias lonas en Apizaco donde fue señalado de haber ocasionado un accidente vial con saldo lamentable, lo que a decir del abanderado priista se trata de un asunto juzgado del cual encaró las consecuencias.

Incluso el Gobernador del Estado no se ha librado de los ataques de los candidatos de oposición. Minerva Hernández acusó que el gobierno estatal pretende utilizar los recursos gestionados por los alcaldes en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2018 para emprender el nuevo Hospital General de Tlaxcala, y luego denunció que el Ejecutivo estatal amenaza a presidentes municipales con reprobarles su cuenta pública en caso de que no apoyen a los abanderados del PRI.

Ambos asuntos, en el fondo, son absurdos, porque el PEF está etiquetado, y porque el Ejecutivo no aprueba cuentas públicas; ambos asuntos, al final de cuentas, caen en el ámbito del Legislativo, porque es el que tiene la atribución de fiscalizar tanto a los poderes como a los municipios. Además, ni un alcalde ha presentado alguna denuncia formal por ello.

Es lamentable que algunos actores políticos no estén a la altura de las circunstancias. Al conducirse fuera de los márgenes de la civilidad, la responsabilidad, y el apego a la ley, denotan frustración y desesperación, lo que conlleva a abusos y excesos en el uso de libertades y derechos.

Quisiéramos que tal actitud cambiara, de cara a la elección, pero no es probable que estos comportamientos se corrijan, porque se basan en una doble moral. Al contrario, se prevé que los señalamientos de este tipo arrecien, en detrimento de la democracia y la unidad de la ciudadanía.

">