Resumen

AQUÍ TLAXCALA…Por FERNANDO CUAMATZI

Una feria sin condiciones de seguridad.

La Feria de Huamantla ha experimentado en los años recientes un deterioro en su imagen, debido a los problemas de inseguridad que se registran durante sus actividades.

Ciertamente, la Huamantlada ha dejado de qué hablar, porque las regulaciones implementadas para proteger a los asistentes han disminuido los riesgos que le eran comunes, a grado tal que, en las últimas ediciones, no ha habido reporte de víctimas fatales.

Sin embargo, eventos que se podrían considerar de escaso conflicto, como el desarrollo de un baile, o incluso la instalación de antros y bares de temporada, se han convertido en verdaderos problemas.

Por esa razón, tradiciones como la procesión de la Virgen de la Caridad, la Noche que Nadie Duerme o el arte efímero, pasaron a segundo término, de cara a sucesos como el incendio de un bar ubicado al interior del recinto ferial de Huamantla, por parte de un grupo de jóvenes, luego que personal de seguridad del establecimiento golpeó a dos clientes con tubos hasta dejarlos inconscientes.

Ciertamente, no se pueden concebir este tipo de hechos en un sitio que, se supone, debería contar con condiciones suficientes de seguridad, no solo para visitantes sino para expositores, y mucho menos que prive la impunidad en agravio de víctimas de cualquier expresión de violencia, porque se trata de una festividad de arraigo.

Es claro que la administración del alcalde Jorge Sánchez Jasso quedó rebasada en materia de seguridad, incluso en términos de comunicación.

Recordemos que la noche del sábado, a través de redes sociales, circuló que uno de los jóvenes había muerto, y de manera irresponsable, hasta unos medios de comunicación de Huamantla difundieron este dato como cierto. Y ante esta circunstancia, el gobierno municipal reaccionó muy tarde.

Tuvo que ser la Procuraduría General de Justicia del Estado, a través de un comunicado, la que informara que los hechos se investigarían, precisando que no hubo muertos. Por su parte, la Secretaría de Salud también reportó que dos jóvenes habían sido ingresados al Hospital de Huamantla para ser atendidos.

Posteriormente, el ayuntamiento difundió en su boletín que los policías municipales resguardaron las instalaciones del bar, así como el recinto ferial, para evitar futuros enfrentamientos.

Se trata, pues, de un síntoma de negligencia institucional, si consideramos que la noche del pasado 12 de agosto se registró una confrontación entre grupos de asistentes al baile de feria, concretamente, durante la presentación del grupo musical “La Adictiva”, que se realizó, ni más ni menos que en el parque Juárez de Huamantla, cuando realizaban el baile de feria.

En definitiva, el área de seguridad pública del municipio no estuvo a la altura de las circunstancias, y es un tema que, sin duda, debe ser valorado de manera objetiva ante futuros escenarios de riesgo.

Es preocupante que uno de los principales municipios de la entidad carezca de mecanismos eficientes para prevenir y contener eventos que lastiman el prestigio de este pueblo mágico