AQUÍ TLAXCALA...Por FERNANDO CUAMATZI - Linea de Contraste

AQUÍ TLAXCALA…Por FERNANDO CUAMATZI

Fernando Cuamatzi habla esta semana sobre la reunión internacional de guías de turistas que se celebra en Tlaxcala y el enorme potencial que tiene en este rubro la entidad

Por una sana relación entre poderes

Las declaraciones de la diputada Luz Vera Díaz, presidenta de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, sobre la relación que el Poder Legislativo pretende mantener con el gobierno estatal, merecen un voto de confianza y, por ende, un reconocimiento.

Se debe reconocer, en efecto, la voluntad política de la presidenta del Congreso local de construir puentes institucionales con un gobierno que, si bien no emanó de las fuerzas políticas que hoy son mayoría en la LXIII Legislatura, comparte con los nuevos diputados el propósito de lograr el avance de Tlaxcala.

Ofrecer un trato terso al titular del Poder Ejecutivo local para lograr acuerdos que beneficien a los tlaxcaltecas es una buena señal, porque eso es lo que justamente espera la ciudadanía: la construcción de consensos que deriven en resultados tangibles.

En vísperas de la integración de la nueva legislatura local, el Gobernador Marco Mena se pronunció por una relación cordial, no solo con el próximo gobierno federal, sino con los congresistas entrantes, para trabajar coordinadamente en favor del estado.

Dicha disposición fue ratificada también por el Procurador José Antonio Aquiahuatl en su mensaje alusivo al mes patrio, la semana pasada.

En una entrevista concedida recientemente, la diputada del Partido Encuentro Social (PES) manifestó que las diferencias políticas se deben eliminar para privilegiar el interés de la ciudadanía, por lo que expresó que la LXIII Legislatura trabajará en conjunto con la administración de Marco Mena, quien se ha mostrado accesible para el logro de tal objetivo.

Ojalá que este sentir sea compartido por todos los legisladores locales.

Los resultados de la contienda electoral de este año se interpretaron como una expresión ciudadana de cambio.

Los votantes exigieron un cambio en las formas tradicionales de la política, de modo que mal harían los nuevos representantes populares en asumir un burdo papel de oposición, cuando tienen la oportunidad de colaborar en la construcción de condiciones de bienestar y desarrollo para Tlaxcala y su gente.

El carácter belicoso del discurso partidista de campaña debe transformarse en expresiones propositivas, en aportes legítimos y, sobre todo, en tacto político.

La política de altura debe ser capaz de derribar los muros divisorios de la confrontación por consigna, las revanchas políticas, y los intereses facciosos.

La sana relación institucional entre poderes, el respeto a sus facultades y responsabilidades, y la disposición de trabajar en función de coincidencias, es lo que esperamos los ciudadanos tras la reconfiguración del mapa político estatal.

error: Linea de Contraste