Resumen

“Cae” Policía de Investigación que asaltó a taxista

Trabajadores del volante de Apizaco retuvieron al presunto servidor público y lo entregaron a las autoridades; exigen castigo ejemplar.

Tlaxcala, Tlax, a 23 de abril de 2017 (Gerardo Santillán).- Un supuesto Policía de Investigación adscrito a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), fue retenido la noche del sábado por taxistas de la ciudad de Apizaco y trasladado a la Dirección de Seguridad Pública Municipal, tras ser sorprendido en flagrancia intentando asaltar a uno de los trabajadores del volante.

Alrededor de las 21:00 horas, el sujeto abordó el taxi marca Ford Fiesta tipo Ikon con placas 1849-WWD del Sitio número 1, ubicado en la esquina de Cuauhtémoc con 16 de Septiembre, en pleno centro de la ciudad y a unos metros de la Presidencia Municipal. Desde ahí, sacó un arma de fuego y amagó al taxista para obligarlo a circular hacia el oriente de esa ciudad.

Sin embargo, esa acción fue observada por los otros trabajadores del volante quienes al tiempo de seguir la marcha del taxi, pidieron apoyo de los suyos por radio, montándose así una especie de operativo al que también se sumaron patrullas de la Policía Municipal. Fue en la población de San isidro, “El Cuernito” donde decidieron cortar el paso y hacer frente al presunto elemento de la PGJE identificado como Emmanuel “N”, quien al saberse descubierto ya no opuso resistencia.

Entonces, los taxistas llevaron al presunto responsable a la Dirección de Seguridad Pública ubicada en Jardines de Apizaco, para ser puesto a disposición de la autoridad correspondiente, la cual corroboró la identificación del presunto asaltante como miembro activo de la Policía de Investigación, quien portaba un arma de cargo y un radio, e incluso, arribaron al lugar otros efectivos ministeriales quienes intentaron convencer al taxista afectado de que desistiera en su denuncia. ofreciéndole dinero en efectivo, el cual no aceptó.

Debido a que en Apizaco no hubo posibilidad de arreglo, los trabajadores del volante decidieron trasladarse en caravana a la ciudad de Tlaxcala a las instalaciones de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) para entregar al agresor, aplicarle la dictaminación médica y exigir todo el peso de la Ley en su contra, sobre todo por tratarse de un servidor público.

Ya en la CES, hubo momentos de tensión porque los “ruleteros” reprochaban una eventual intentona de las fuerzas policíacas de proteger al Policía de Investigación, por lo que otro grupo se trasladó a la PGJE para demandar una investigación a fondo, pero sobre todo castigo para el agresor.

">