CÍRCULO ANALÍTICO Por ALEJANDRO FRANCISCO GUTIÉRREZ CARMONA - Linea de Contraste

CÍRCULO ANALÍTICO Por ALEJANDRO FRANCISCO GUTIÉRREZ CARMONA

El derecho a la beca

El artículo 3 de la constitución establece claramente que la educación debe de ser laica, gratuita y obligatoria. En la Carta Magna este derecho es fundamental para que un país eduque a sus ciudadanos, sin embargo, en la realidad no sucede esto. La educación no es laica, mucho menos gratuita y tampoco es obligatoria. Muchos jóvenes y niños en México se dedican a trabajar en lugar de estudiar debido a la falta de recursos económicos de sus padres. Muchos países del mundo, sobre todo en Europa, la educación es un derecho esencial para sus habitantes, pero en México la situación es muy desoladora, muchos indicadores demuestran que en este país no se valora la educación. A todo esto, es importante preguntarse lo siguiente: ¿Qué han hecho los representantes del Estado mexicano para erradicar este problema? La respuesta es que no se ha hecho mucho al respecto, este gobierno ha prometido darles becas a los estudiantes, pero las becas prometidas no llegan a las manos de los estudiantes. ¿Dónde está ese recurso? Los responsables de estos apoyos no cuentan con una planificación seria y un estudio socioeconómico para que se le apoye al que lo necesite. Ellos son los que controlan el recurso económico que pertenece a todos los mexicanos que pagan sus impuestos. Es necesario alzar la voz y agudizar la exigencia de estos apoyos que son esenciales para que los jóvenes mexicanos estudien.

      Las becas son un derecho y no es un regalo del Estado, es una obligación que todos los estudiantes pobres cuenten con su beca para que puedan continuar con sus estudios. La realidad es que los funcionarios se la han pasado dando largas al problema sin solucionarlo. Argumentan que los estudiantes que pertenezcan a universidades privadas no recibirán ningún apoyo porque les alcanza para que paguen sus colegiaturas en una institución privada. Pero, eso no es cierto, no se puede generalizar. En México hay universidad privadas populares que surgieron de la lucha organizada  porque hubo muchos estudiantes rechazados de las universidades públicas y se tenía que luchar por un espacio educativo para ellos, por eso surgieron instituciones académicas como la Universidad de Ciencias y Artes del Potosí (UCAP), en el estado de San Luis Potosí. Una universidad que alberga a muchos hijos de campesinos y obreros que necesitan el apoyo económico para continuar con sus estudios, muchos estudiantes tienen que trabajar y estudiar para poder tener una licenciatura y mejorar sus condiciones económicas. Esta Universidad cuenta con  colegiaturas muy accesibles para ofrecerles un servicio educativo a los jóvenes, pero muchos de ellos se han visto en la necesidad de tener que trabajar y estudiar para pagar sus colegiaturas, es decir, que ellos sí estudian y sí trabajan al contrario de los ninis que son los que más se han beneficiado de los apoyos económicos de la 4T. Es absurdo, estimado lector, que los funcionarios de la 4T beneficien mejor a los ninis que a los estudiantes que tienen que estudiar y trabajar en una institución privada porque fueron rechazados de las universidades públicas. Es una terrible injusticia. Lo que deben de hacer estos funcionarios públicos es instrumentar mecanismos que permitan identificar a las personas que son de escasos recursos aunque estudien en universidades privadas.

       Los jóvenes, por su parte deben organizarse y luchar por sus derechos, en este caso, por su beca, que bien merecido se la tienen. Estos estudiantes también son mexicanos y por lógica, deben contar con los mismos derechos que todos. Ahora resulta que el joven que estudia y trabajo no recibe ningún tipo de apoyo, esto es  indigno, por eso es urgente y necesario que los jóvenes se organicen y formen un frente común para exigirle al gobierno sus derechos elementales. Hace algunos meses  un grupo de jóvenes agrupados en la Federación de Estudiantes Revolucionarios Rafael Ramírez (FNERRR) fueron a la secretaría del Bienestar a exigir su derecho a contar con una beca y de nueva cuenta les han dado largas. El joven que se organiza  para luchar por sus derechos es una persona racional que pide lo que le corresponde. A la mejor muchos por miedo, pena o vergüenza no luchen por su beca, pero deben ser conscientes de que ese dinero no se los van a regalar la 4T, el recurso económico es de todos los mexicanos trabajadores. Por eso, los estudiantes mexicanos deben exigir su beca. Invito a los jóvenes a que se integren a la FNERRR ya que es la única federación de estudiantes que se ha pronunciado por la lucha de los jóvenes para exigirle al gobierno el derecho a la beca para continuar con sus estudios. Es necesario que se unan muchas voluntades para que los jóvenes se fortalezcan en su lucha y puedan lograr que se respeten sus derechos. En México, es necesario impulsar la educación y, para ello, se necesita que el actual gobierno garantice que todos los estudiantes que están en situación de pobreza puedan seguir estudiando, por eso es urgente que las becas sean repartidas para quienes las merecen y que ese recurso no se quede en los bolsillos de los siervos de la nación.

Doctor en Historiografía en la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Azcapotzalco

Rector de la Universidad de Ciencias y Artes del Potosí (UCAP)

Facebook: Alejandro Gutiérrez

Twitter: FILOHISTO

Correo electrónico: gucafco1986@gmail.com

 

error: Linea de Contraste