CÍRCULO ANALÍTICO Por ALEJANDRO FRANCISCO GUTIÉRREZ CARMONA - Linea de Contraste

CÍRCULO ANALÍTICO Por ALEJANDRO FRANCISCO GUTIÉRREZ CARMONA

En Círculo Analítico, Alejandro Francisco Gutiérrez Carmona nos habla sobre un posible surgimiento de una rebelión

La marcha de la historia

Las propuestas teóricas de los filósofos franceses pusieron, en cierta duda, la fragilidad de la historia para estudiar y comprender los fenómenos sociales. El argumento central de la corriente posmoderna fue quitarle la objetividad a la historia. Por ejemplo, Michel Foucault realizó investigaciones históricas partiendo de los asuntos particulares y de historizar las cuestiones de los marginados de la historia, pero, sin tomar en cuenta el concepto de clase social.

Foucault optó por percibir a la historia como la había percibido Friedrich Nietzsche quien dijo lo siguiente: “No hay hechos, hay interpretaciones”. Con esta sentencia, Nietzsche opta por el reino de la hermenéutica y le da un peso esencial a la subjetividad y, por ende, a la relatividad. Ahora no importan los hechos, sino las interpretaciones. Al quitarle sustancia a los hechos históricos, este filósofo instauró el reino de la relatividad y su ferviente discípulo Foucault, rescató a los sujetos marginados de la historia, como los locos; es interesante saber la historia de la locura en la época clásica a través del sentido que le da Foucault, pero le falta un elemento crucial para poder explicar este fenómeno.

Lo que le falta explicar son las estructuras más sólidas, que hacen de los locos sujetos marginados, por ejemplo, el sentido de que los locos no puedan estar insertos en los procesos productivos, hace que se desechen por completo de la sociedad. Sin embargo, la marea de la posmodernidad está por acabarse, porque dicha corriente fue producto de una moda académica, principalmente de la academia francesa.

El retorno de lo poderosa que es la historia, fincó sus cimientos en el pensamiento de Heinrich Marx (1818-1883). La sustancia fundamental en la historia es que ésta obedece a leyes y argumentación científica, por ejemplo: “el motor de la historia es la lucha de las clases sociales”. La marcha de la historia se sustenta en una rigurosa concepción científica de los fenómenos históricos. Sin duda, la historia de la humanidad tiene un rumbo bien definido que se refleja a partir de los diversos modos de producción que han ocurrido en el tiempo.

En pleno siglo XXI se vislumbra un increíble desarrollo en la ciencia y la tecnología. La ciencia y la técnica se han impuesto en el pensamiento actual. Pero, la ciencia y la técnica se han implementado en el modo de producción a través de la automatización. El reino de las máquinas en las fábricas será fundamental para desplazar el trabajo del hombre. Este avance en la técnica tendrá que ir forzosamente acompañado de un nuevo modelo económico y político que priorice al ser humano.

Sí las maquinas producen, el hombre tendrá más tiempo para dedicarse a otro tipo de actividades, como las recreativas. El capitalismo actual está en su fase final debido a que los Estados Unidos cada día están perdiendo protagonismo en materia de desarrollo tecnológico y cada vez más se han reducido sus patentes, por otro lado, está China poniendo el ejemplo político de cómo es que se debe de gobernar una nación a partir de un partido único, como lo es, el Partido Comunista de China. También Rusia está retomando la vanguardia en materia de ciencia y tecnología y se ha convertido en un país muy poderoso en materia económica.

El cambio de sistema económico en nuestro país tiene que llevarse a cabo, simple y sencillamente, porque es la marcha de la historia. Las leyes sociales pondrán la carta sobre la mesa; el hombre es el hacedor de la historia, pero el hombre con conciencia de clase, será, en definitiva, la vanguardia que se convertirá en la dirigencia política, que pueda, de una vez por todas, sepultar al capitalismo. El retorno al sentido de la historia es crucial para la humanidad, puesto que la sociedad se explica en base a las leyes económicas y sociales, y, por ende, la marcha de la historia siempre seguirá teniendo un rumbo bien definido donde el hombre pueda alcanzar su verdadera libertad.

Doctor en Historiografía en la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Azcapotzalco

Rector de la Universidad de Ciencias y Artes del Potosí (UCAP)

Facebook: Alejandro Gutiérrez

Twitter: FILOHISTO

Correo electrónico: gucafco1986@gmail.com

error: Linea de Contraste