CÍRCULO ANALÍTICO Por ALEJANDRO FRANCISCO GUTIÉRREZ CARMONA - Linea de Contraste

CÍRCULO ANALÍTICO Por ALEJANDRO FRANCISCO GUTIÉRREZ CARMONA

En Círculo Analítico, Alejandro Francisco Gutiérrez Carmona nos habla sobre un posible surgimiento de una rebelión

Fragmentar la historia

La ciencia de la historia está sufriendo una serie de cambios que provocan la producción de nuevas investigaciones. Se hacen atractivos los temas sobre las mentalidades, la locura, la sexualidad, la hechicería, la vida cotidiana, etc. Estos temas corresponden a una nueva inquietud de los historiadores, puesto que ahora lo novedoso se ha convertido en el tema de investigación. Ha reinado, en estos tiempos, la historia cultural. Pero, ¿por qué está pasando esto con la ciencia de la historia?  Son los historiadores los que han cambiado su concepción de lo qué es la historia, en los años 80s y 90s la gran mayoría de los historiadores estaban siguiendo la línea de la famosa escuela francesa de los Annales con sus principales precursores: March Bloch y Lucien Frebvre, de igual forma, muchos de los historiadores habían seguido la corriente de la larga duración propuesta por Fernand Braudel.

Estas corrientes epistemológicas orientaban a los historiadores para que realizaran investigaciones de corte estructural, por ejemplo, investigar los precios del maíz, los sistemas agrarios, la Real Hacienda, las élites, etc., la historia económica reinaba en estos años, además de que existía una tendencia marxista sobre los acontecimientos históricos. Es decir, se estudiaban las estructuras económicas dotando de sentido científico a los procesos históricos.

El cambio se suscitó en la filosofía de la historia, cuando aparecieron las incertidumbres respecto al sentido del devenir de la humanidad. A partir de la caída del muro de Berlín en 1989, se hizo una crítica feroz al marxismo, ya que a este acontecimiento histórico se le relacionó con el fracaso político de dicha corriente, esencialmente los académicos franceses criticaron el marxismo, a veces sin tantos sustentos epistemológicos, por ejemplo: Derrida, Lyotard, Foucault, etc. Estos pensadores observaron a la historia ya no como una ciencia fuerte y vigorosa, sino que idearon a la historia como una simple narrativa artística que cuenta y describe muchos fenómenos sociales. A partir de estas nuevas investigaciones se dio por inaugurada la posmodernidad aplicada a la historia, “no importan los hechos sino las interpretaciones” era lo que la gran mayoría de los intelectuales pregonaba a la hora de hacer investigación histórica. Este acontecimiento permitió que muchos historiadores abanderarán los postulados novedosos de la relatividad, así, se decía que todos los temas eran válidos para estudiar el pasado, la gran mayoría de los historiadores recurrían a los archivos a investigar acerca de la hechicería, la locura, la sexualidad, la transgresión, los espacios de ocio, etc. Ahora poco importaban los precios del maíz o los sistemas económicos agrarios. Estas nuevas investigaciones tuvieron que fragmentar la historia y buscar la especialización de los temas, la historia cultural desplazó poco a poco a la historia económica y se impuso teniendo un mayor impacto en la academia. Una de las críticas que se le hace al movimiento posmoderno es la relatividad con la que se maneja, cayendo en un nihilismo desesperanzador. Los historiadores deben estar atentos a la realidad que viven, y es fundamental, explicar el presente a partir del pasado, pero no de manera aislada, sino a través de una concatenación científica  que le dé sentido a los fenómenos, pasar de la descripción novedosa a la reflexión crítica.

Doctor en Historiografía en la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Azcapotzalco

Rector de la Universidad de Ciencias y Artes del Potosí (UCAP)

Facebook: Alejandro Gutiérrez

Twitter: FILOHISTO

Correo electrónico: gucafco1986@gmail.com

error: Linea de Contraste