Resumen

CÍRCULO ANALÍTICO Por ALEJANDRO FRANCISCO GUTIÉRREZ CARMONA

El nacimiento del Estado-nación mexicano

El investigador Manuel Chust se ha destacado por sus estudios sobre el nacimiento del Estado-nación mexicano, siguiendo sus argumentos, el autor menciona que el Estado-nación fue producto de una revolución de carácter liberal que aconteció desde 1808 hasta 1867, donde la Nueva España va a pasar de ser un virreinato de la monarquía española a ser un Estado-nación.

Pero, ¿cuáles fueron los principales argumentos históricos para pasar de una colonia a una nación? Sin duda alguna fueron la configuración de instituciones que permitieron que se plasmaran los derechos de los habitantes de la colonia española, varias de estas instituciones surgieron a partir de las Cortes de Cádiz donde se aplicaron los decretos liberales y anticoloniales.

Como lo comenta Manuel Chust: A partir de un levantamiento popular en mayo de 1808 se va a crear una Junta Central en septiembre la cual convocó a un juntero por cada de uno de los virreinatos y de las capitanías generales. La Junta Central trataba de aunar los esfuerzos de las juntas provinciales en la guerra contra los franceses en dos objetivos concretos: el reclutamiento de un Ejército nacional capaz de enfrentarse con garantías a las tropas francesas y constituirse como un referente de soberanía y legitimidad –en ausencia del Rey- con respecto a los súbditos y las autoridades e instituciones en América.

Las conquistas del liberalismo gaditano se reflejaran en los siguientes aspectos: decretó de libertad de imprenta, construir las bases de un ejército nacional mediante el reclutamiento en masa, decretó la soberanía nacional, convocó a elecciones, abolió el tributo indígena, el reparto, la mita, la encomienda, los señoríos, los derechos jurisdiccionales de la nobleza, suspendió las prebendas eclesiásticas, enajeno fincas de la Corona, redujo los baldíos y otros terrenos comunes a propiedad  particular, decretó la libertad de alcabala, la apertura de la universidad y los colegios, decretó la libertad de cultivo, de industria, de comercio, decretó la igualdad de derechos entre españoles y americanos, suprimió los mayorazgos, la pena de tortura y azotes, etcétera.

La constitución de 1812 en su primer artículo condensaba todo su protagonismo hispano: La Nación española es la reunión de los españoles de ambos hemisferios. Por medio de dichas juntas y por medio de la constitución, se plasmaron varios derechos que tenían los habitantes de la casi extinguida colonia española.

A partir de 1820 se instauraron instituciones en los espacios locales y provinciales, puesto que se instauraron ayuntamientos, diputaciones provinciales (que a partir de 1823 daría lugar a los congresos de los estados) y los procesos electorales marcarían un antes y un después en la vida política de México como un Estado-nación.

Entre 1823 y 1827 los congresos constituyentes locales expidieron las constituciones de los 24 estados y sus principales reglamentos, la legislación secundaria gaditana se consideró como el principal eje de discusión en las legislaturas estatales.

La milicia cívica fue también un aspecto de suma importancia para configurar un nacionalismo, puesto que las fuerzas cívicas  se convertían en el verdadero ejército federal ya que el ejército nacional se encontraba mal pagado, mal armado, disperso y escaso en número -20,000 soldados para toda la república.

La milicia cívica comenzó a nacionalizar a la población. Hizo compatible su fidelidad al nuevo Estado-nación –México- . También se comenzó a predicar un nuevo corpus de enseñanza, un nuevo lenguaje constitucional y liberal, a respetar la propiedad privada, la alfabetización, la difusión de bandos, la jura de banderas, de sermones de juramentos a la institución.

El ciudadano, armado, empezaba a sentirse responsable del gobierno interior y de la defensa exterior. A ser zacatecano, poblano, veracruzano u oaxaqueño al tiempo que mexicano. A compatibilizar una doble soberanía, pero desde las armas. Ahí radica la importancia del federalismo armado de los cívicos.

La nación estaba resguardada por sus ciudadanos armados bajo el nacimiento de un nuevo ejército que se preocupa por resguardar los intereses de la nación. El Estado-nación mexicano necesitaba habitantes nacionalizados, contribuyentes unificados y universales, ciudadanos desarmados, militares armados y municipios controlados.

Después de 1835 no volverá la colonia; después de 1835 no volverá Nueva España a ser un virreinato.

Facebook: Alejandro Gutiérrez

Twitter: FILOHISTO

Correo electrónico: herofoto86@yahoo.com.mx

">