CULTURA: LA DEUDA PENDIENTE DE LA CUARTA TRANSFORMACIÓN Por DIP. CARLOS CARREÓN - Linea de Contraste

CULTURA: LA DEUDA PENDIENTE DE LA CUARTA TRANSFORMACIÓN Por DIP. CARLOS CARREÓN

¿Seguirá siendo Tlaxcala sólo una fachada para seguir diciendo que se cumplió un compromiso de campaña, o verdaderamente funcionará la Secretaría de Cultura en la entidad?   fue el cuestionamiento que hice a la Secretaria de Cultura del Gobierno de la República, durante su comparecencia ante la Cámara de Diputados la semana pasada.

Y es que, como notas periodísticas y visitas realizadas a las antiguas instalaciones del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura, pude constatar que aquel compromiso de campaña hecho por el hoy presidente de México, no es más que una tomada de pelo para los tlaxcaltecas y los mexicanos.

“amor con amor se paga” dijo el presidente a los tlaxcaltecas; sin embargo, y retomando la analogía, se trata de un romance con sabor a engaño, aquella promesa de descentralizar las secretarías de Estado de la capital del país, y más aún, al ser Tlaxcala la primera entidad que gozaría de los beneficios de ser sede de uno de los brazos articuladores del gobierno de la república.

No es una simple omisión, se trata de una auténtica tomada de pelo el hecho de que, hasta la fecha, la titular de cultura haya estado en aquellas oficinas apenas un par de veces, y que, tanto su personal como la titular misma, continúe laborando prácticamente el 100% de su tiempo en la Ciudad de México.

Lo que ocurre es simple: la descentralización de las secretarías significaba un honroso gasto para el gobierno escudado en una austeridad selectiva -que no republicana- para fortalecer a un segmento de la población visto como botín electoral, y no como parte de un país que le urge fortalecer las políticas públicas que promuevan el crecimiento sostenible, y no distribución arbitraria y selectiva de los recursos públicos.

El propósito -entiendo- era generar oportunidades de crecimiento para los estados beneficiados con la descentralización del poder ejecutivo, además de generar derrama económica en las entidades federativas; el resultado: ninguno de los dos, por lo menos a casi un año de gobierno.

Prometer empobrece cuando los compromisos no se cumplen. A un año de gobierno del Presidente López Obrador, una fiel promesa incumplida se llama: Secretaría de Cultura en Tlaxcala.

Casi un año, faltan cinco… 

En septiembre llegará al Congreso de la Unión la glosa del informe de gobierno del presidente López Obrador. A casi un año, destaco los resultados que ha logrado este gobierno:

1.- Crecimiento al 0%
2.- La inseguridad va en asenso
3.- Falta de transparencia y legalidad en adquisiciones por el Gobierno de México
4.- Constantes abusos de poder y autoritarismo puro

¿Y el pueblo? Feliz, feliz, feliz…

Agradezco el favor de su lectura

error: Linea de Contraste