DE CONYUNTURA Por GERARDO SANTILLÁN - Linea de Contraste

DE CONYUNTURA Por GERARDO SANTILLÁN

Otro frente de batalla

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado de Petróleo (AMEXGAS), tiene incluida a Tlaxcala dentro del llamado “triángulo rojo” del grave delito del robo de gas LP, junto con Puebla en mayor medida, así como Veracruz, área en donde – calcula – se registra el 53 por ciento del saqueo de dicho energético del país y que representa pérdidas mensuales para los gaseros por más de mil 100 millones de pesos.

Ahora, esa sustracción a ductos de PEMEX y particulares también se registra en el Estado de Oaxaca, desde donde el trasiego en pipas hechizas o robadas a empresas, proveen a estaciones de carburación que han empezado a aparecer como hongos.

Lo cierto es que luego del robo de combustible o huahicoleo que también ha afectado de manera significativa la seguridad de Tlaxcala y sus ciudadanos, se abre un nuevo frente sobre el que las autoridades correspondientes están obligadas a estar muy pendientes, dado que no solo es la lucha entre los grupos criminales que se disputan los mejores espacios, sino lo peligroso que resulta “ordeñar” gas.

He escuchado a expertos en el tema de protección civil, quienes señalan que la manipulación del gas LP es todavía más peligrosa que sustraer gasolina, toda vez que es mucho más inflamable y se detecta menos rápido, de tal forma que los riesgos para la población son muy altos.

Ya vimos que el pasado 4 de noviembre, una fuga de gas LP en el municipio de Nativitas producto de una toma clandestina, dejó dos personas heridas de gravedad – trabajadores de PEMEX – y obligó al desalojo de 80 personas de viviendas cercanas, por lo que ese destino también alcanzó a Tlaxcala.

Además, vecinos de Nativitas que recientemente se manifestaron en el centro de la ciudad capital para pedir apoyo en la búsqueda de un familiar desaparecido, confiaron que la situación en la zona de ductos es tensa, toda vez que los huachicoleros del gas rondan por ahí para hacer de las suyas e incluso, eso ha provocado que desde las 6:00 de la tarde la propia gente se guarezca en sus casas y decida fingir que no ve a los malos, para no meterse en problemas.

Por lo tanto, la batalla contra el crimen bien coordinado – que no organizado, pues es un término que no aceptan las autoridades gubernamentales – sigue vigente y la obligación es contenerlo para que no afecte a inocentes, infligiendo mano dura a los maleantes que atenten contra los recursos de la nación y contra los ciudadanos.

Por cierto, me dicen que finalmente los cómplices del “Loco” Téllez – acusados de robo y que agredieron a policías de investigación durante una detención – lograron un acuerdo con el sistema, para poder salir bajo el esquema de suspensión condicional… ¿será?

@santillanazo

error: Linea de Contraste