DE FRENTE Por VÍCTOR LORANCA - Linea de Contraste

DE FRENTE Por VÍCTOR LORANCA

No hay plazo que no se cumpla

 

Hasta hace algunos años, el calentamiento global y las consecuencias de la contaminación parecían más un mito que una inmediata realidad. Ayer, nos despertamos con la noticia de que la calidad del aire en el Valle de México registraba niveles alarmantes de contaminación, que podrían poner en riesgo la salud de los habitantes de la Ciudad de México; la razón, el exceso de partículas contaminantes en el aire. 

 

Si bien es cierto que los agentes contaminantes en gran medida son causantes por todos quienes hacemos uso de automóviles, también es necesario decir que las medidas y políticas públicas implementadas desde los gobiernos han sido rebasadas por el tamaño del problema. 

 

Como en toda crisis, el tiempo es como oxígeno que alimenta un fuego que empieza como una pequeña flama, y que poco a poco se asparse si no se toman las medidas para contenerlo. 

 

La respuesta de los gobierno que integran los estados de la megalópolis, tienen en este momento un importante reto que resolver, pues de no hacerlo, este tipo de contingencias se presentarán cada vez de manera más continua en las zona conurbadas al Valle de México. 

 

Pero no se trata solamente de responsabilizar a los habitantes y gobierno de la Ciudad de México por la contingencia ambiental que vivimos, pues los incendios forestales registrados en los estados vecinos contribuyen en gran medida para que las partículas y agentes contaminantes se congreguen en los estados vecinos a la Ciudad de México. 

 

Leía por la mañana que la baja velocidad del aire es un factor fundamental para que estas partículas no se dispersen, lo que hace más complicado de resolver el problema, ya que a mayor tiempo de permanencia, las partículas se siguen acumulando en el aire de la megalópolis. 

 

Una contingencia de este tamaño trae consigo cambios inmediatos en la vida cotidiana de las personas, pues dentro de las recomendaciones están el no permanecer en zonas abiertas, no hacer ejercicio al aire libre, en la medida de lo posible permanecer al interior de las viviendas con puertas y ventanas cerradas, así como la suspensión de programas de bacheo, mantenimiento de jardineras, cocinar con leña o carbón, entre otras. 

 

Lo único cierto es que si queremos continuar con una vida como la conocemos, debemos cambiar algunas costumbres respecto a la producción de basura, emisión de gases y uso de agua potable. Las consecuencias ya son evidentes y estamos a punto de que sean irreversibles, de nosotros depende que las futuras generaciones disfruten o no de los recursos naturales que hasta hoy conocemos. 

 

Preparamos un nuevo formato

 

En Línea de Contraste estamos siempre innovando, por ello es que a partir de esta semana iniciamos con un nuevo formato del podcast, donde se abrirán los micrófonos a todas las voces, para que a partir de distintas visiones, usted tenga la mejor información y las distintas caras de la noticia. 

 

Desde su fundación Línea de Contraste se creó como un medio plural y participativo, de ahí la preocupación de la dirección de este medio, para presentarle mejores formatos para que usted este bien informado. 

Como cada martes, agradezco el favor de su lectura. 

error: Linea de Contraste