DE HARTAZGO CONTRA INSEGURIDAD Y JUSTICIA AUSENTE Por GERARDO SANTILLÁN - Linea de Contraste

DE HARTAZGO CONTRA INSEGURIDAD Y JUSTICIA AUSENTE Por GERARDO SANTILLÁN

En este nuevo espacio de opinión denominado De Coyuntura, el periodista Gerardo Santillán habla sobre el cómo el Gobernador Marco Mena y AMLO pintaron sus rayas a propósito de la visita que el Presidente Electo hizo a Tlaxcala

La muerte de un presunto ladrón por la severa golpiza que le propinaron pobladores de San Pablo del Monte durante la mañana del miércoles, es sin duda muestra del hartazgo social por la inseguridad que se vive a diario y por la que la autoridad se ha visto rebasada, más en esa zona repleta de anarquía por el abandono, en no pocos casos, de un gobierno eficiente.

Desde hace años y más agudo en fechas recientes, San Pablo del Monte es una muestra de la ausencia de un plan de ordenamiento territorial y, en el mismo sentido, de la falta de sensibilidad e interés de gobiernos estatales y municipales en turno por resolver un conflicto limítrofe que hoy parece descontrolado.

Tan solo, hay algunos asentamientos que no cuentan con servicios públicos y la seguridad está ausentes, puesto que ni de lado de Tlaxcala ni del lado de Puebla se quieren hacer cargo: ejemplo claro, el cerro de Tepexco.

Entonces, hartos de los robos, asaltos y atentados contra individuos, un grupo de vecinos del barrio de San Nicolás no dudaron en darle un escarmiento a un joven de 25 años que había tomado el camino fácil del hampa como su modo de vida, convirtiéndose en un chivo expiatorio de una sociedad cansada de ser víctima y que no confía en sus autoridades.

Aunque el caso del muchacho que fue atrapado cuando robada una camioneta junto con dos cómplices que lograron darse a la fuga, no alcanza a configurarse como un linchamiento (pues no murió en el lugar de los hechos), si es literal que una turba hizo justicia por su propia mano como una advertencia para otros hampones que pretendan incursionar en San Nicolás a delinquir.

En un video que circula en redes sociales, se puede ver al infortunado presunto responsable empapado en sangre balbuceando algún tipo de perdón, pero las voces de hombres y mujeres no cesan en pedir que se le eche gasolina para quemarlo vivo.

Sin duda la justicia por propia mano es inadmisible, pero las autoridades encargadas de brindar seguridad y las de procurar justicia evidentemente no han sabido aun cómo actuar en medio de un sistema de justicia penal hipergarantista, mucho menos los ciudadanos de a pie, que ahora temen más denunciar porque pueden convertirse en doblemente víctimas.

De tal manera que urge una revisión a ese sistema de justicia mexicano que en más de una ocasión ha enfrentado a gobernadores y jueces. Los primeros atribuyen al nuevo código el aumento de la violencia, mientras que los segundos les reprochan haber malgastado fondos millonarios y no haber formado a las policías ni el ministerio público a pesar de los años de margen.

De ocasión…

A menos de una semana de que terminen las campañas electorales, creo que empezaremos a ver una guerra sucia muy sucia. Los desesperados por no querer perder, quemarán sus últimos cartuchos para aferrarse al poder…

error: Linea de Contraste