Resumen

DE LA MESA DIRECTIVA AL MAYORITEO PRIÍSTA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

Si las cosas le salen bien a Mariano González Aguirre, este mismo lunes saldrá humo blanco del Congreso en el asunto de quién presidirá la Mesa Directiva y será el PRI el que la encabece, por aquello de su mayoriteo al ser la bancada con un mayor número de legisladores y contar con el respaldo de sus aliados.

Para ello, este día los diputados integrantes de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Poder Legislativo tlaxcalteca, que preside justamente Mariano González Aguirre, habrán de sostener un encuentro en donde el PRI ponga sobre la mesa de las negociaciones la posible unción de Enrique Padilla Sánchez como el virtual presidente de la Mesa Directiva.

En caso de que Enrique Padilla Sánchez, quien se dice es el consentido de Mariano González Aguirre, no cuente con el respaldo o la simpatía del resto de las bancadas, entraría al quite el también priísta Ignacio Ramírez Sánchez, quien goza de las simpatías de los legisladores.

Mariano González Aguirre hace algunos días dijo que los legisladores sostendrían una reunión entre sábado y domingo, empero, el encuentro no se dio, y no se dio porque no logró el consenso de panistas y perredistas, por ello la cónclave tuvo que trasladarse para este lunes, la víspera de lo que será el inicio del segundo periodo ordinario de sesión correspondiente a su primer año de ejercicio, el cual concluirá hasta el próximo 15 de diciembre.

Y es que el líder del bloque del Partido Acción Nacional, el adrianista Carlos Morales Badillo, recientemente lamentó que esa fuerza pública, en caso de que prevalezca el mayoriteo del tricolor, pudiera acceder a la representación legal del Congreso local hasta 2018.

De hecho, fue el panista quien puso el dedo en la llega en este asunto, pues Carlos Morales Badillo advirtió de que el PRI, por tener mayoría, acceda sin dificultad a la presidencia de la Mesa Directiva, casi en automático, tuvo respuesta a sus palabras y vinieron justamente de Mariano González Aguirre, quien rechazó esa versión, no así la intención de su partido por adjudicarse esa representación.

El PRD se mantendrá un tanto alejado de una posible disputa con los priístas, porque de ocurrir un enfrentamiento entre tricolores y amarillos, sin duda que las diferencias se dispararían entre ambos bloques, además, los perredistas entregarán al PRI la estafeta una vez que concluya su periodo como presidente de la Mesa Directiva, Nahúm Atonal Ortiz.

O sea, la disputa estaría en el terreno de priístas y panistas.

Pero ¿por qué tanto interés de priístas y panistas por alcanzar esa posición?, la respuesta es muy sencilla, porque desde ese puesto, el PRI estaría en condiciones de agilizar y dar trámite a posibles iniciativas del joven Gobernador Marco Mena, lo que le permitiría operar con mayor libertad, de paso, Mariano González Aguirre aprovecharía la oportunidad de conciliar con el Mandatario, ya que se sabe, al menos en estos momentos, que la relación política entre ambos personajes no es la ideal.

Respecto a los panistas, sería todo lo contrario, porque desde esa entidad cameral, tendrían la magnífica oportunidad de asumir su rol de oposición y frenar alguna iniciativa que vaya en contra de sus intereses, porque no hay que olvidar que en el tema de la aprobación del Sistema Estatal Anticorrupción el PAN y una parte de los partidos de oposición se mostraron férreos en tratar de no aprobar esa propuesta, como igual sucedió con el Plan Estatal de Desarrollo, algo que nunca ocurrió.

Empero, será este lunes, con o sin consensos, cuando la Cámara de Diputados tenga un nuevo presidente de la Mesa Directiva, un puesto que además de permitir el lucimiento personal de quien lo llegue a ostentar, le significará un jugoso bono económico solo por el hecho de haber arribado a ese cargo, algo que es común en el Poder Legislativo.

Habrá que esperar a ver cuáles son los resultados del encuentro de este día, aunque a decir verdad, la defensa pírrica del líder parlamentario de Acción Nacional, Carlos Morales Badillo, dejó casi entrever su resignación a esperar hasta el 2018 para que los azules tengan el control.

No hay que olvidar que hubo modificaciones que, por única vez, permitieron que el mandato de los alcaldes de extendiera por un periodo de 4 años 8 meses, y el de los legisladores se redujera a solo 1 año 8 meses, es decir, el PAN no podría operar como lo hubieran deseado sus dirigentes estatales.

Además, no hay que perder de vista que muchos de los actuales legisladores buscarán reelegirse o un escaño federal, sea en el Senado de la República o en San Lázaro, algo que también le restará importancia a la Mesa Directiva en 2018, porque el Gobierno, por ser un año electoral, tendrá que frenar parte de sus actividades, y eso incluye el envío de iniciativas de Marco Mena al Congreso.

De ahí que este lunes, el PRI y sus aliados irán con todo en la búsqueda de lograr la presidencia de la Mesa Directiva, se insiste, al PAN no se le notan los arrestos suficientes para hacer frente al mayoriteo tricolor, por lo que es casi seguro que esa posición quedará en manos del tricolor, hay que aguardar a ver qué es lo dice el PRD y el resto de las fracciones parlamentarias, la sorpresa podría tomar desprevenido a Mariano González Aguirre, porque en política, todo, absolutamente todo, puede suceder.

SIN CORRECCIONES. Y ya que hablamos del Congreso, un diputado me  comentó EN CORTO que cuando su homólogo del PAN, Juan Carlos Sánchez García, El Saga, votó a favor del Plan Estatal de Desarrollo, la también panista Guadalupe Sánchez Santiago a bocajarro le soltó “no tienes madre”, otro legislador me dijo que la frase fue “no tienes abuela”, pero haya sido como haya sido, ese es el nivel de discusión que se alcanza en el afán de allegarse de un poco de poder.