Resumen

DEJAD QUE LADREN LOS PERROS Por ALBERTO AMARO CORONA

El diputado local Alberto Amaro Corona aprovecha su columna para hablar sobre los tiempos legislativos

2018: año de retos y complejidades

El 2018 será un año complejo. Se tomarán decisiones importantes a nivel nacional e internacional, que afectarán relevantemente la vida de todos los mexicanos. Será un año en el que se negociará el Tratado de Libre Comercio (TLC), lo que incluye la definición de buena parte de la política migratoria estadounidense; también se elegirán a los presidentes de Costa Rica, Paraguay, Colombia,  Brasil, Cuba y desde luego México, además del Mundial de fut bol en Rusia.

La historia demuestra que no se puede pensar en ningún suceso como aislado, coyunturas económicas y políticas a nivel mundial tienen efectos relevantes, incluso a nivel local; desde luego, el resultado de la negociación del TLC afectará a trabajadores, productores y comerciantes, además de todos los paisanos que se han visto obligados o pretenden emigrar buscando mejores oportunidades en el norte.

Aunado a lo anterior, en Estados Unidos se ha hecho una reforma financiera y nuestra estabilidad económica, no hay que olvidarlo, al encontrarse estrechamente relacionada a la estadounidense, sufrirá consecuencias, además, la implementación del nuevo TLC, va a contrastar con el desarrollo y el resultado del proceso electoral, en el que los mexicanos elegiremos al Presidente de la República, al Congreso de la Unión, a gobernadores, legisladores locales y presidentes municipales, lo que nos obliga a todos a reflexionar y comparar las distintas ofertas electorales para razonar nuestro voto y definir el rumbo de la legislación, los presupuestos y las políticas públicas que queremos y necesitamos para el país.

No podemos pretender que los resultados de ambos procesos sean favorables si no lo hacemos con la conciencia de que debemos estar unidos como país, tanto para la negociación de un tratado internacional de tal magnitud como para el resultado de un proceso electoral de una importancia sin precedentes; aun en la diversidad de opiniones, la prioridad de todos es y debe ser el bienestar de las y los mexicanos. Incluso para que los jugadores de la selección sientan el apoyo de todo el país y jueguen con la convicción de llevar el nombre de México.

Lo anterior, puesto a prueba en un escenario de creciente inseguridad, en el que el ingreso de las familias alcanza cada vez para menos y es más complicado encontrar opciones para el desarrollo.

Los momentos más complicados para el país, como lo demostraron los sismos del pasado septiembre, requieren de la participación de todos, de que sepamos que juntos podemos hacer más y de que el país nos exige apoyar una posición en la que México se mantenga firme teniendo como prioridad las empresas y los trabajadores mexicanos, un voto reflexionado en el que se respete la legalidad y genere un gobierno con la legitimidad suficiente para poder implementar los proyectos que nos saquen adelante y promuevan el desarrollo de todos.

Estoy seguro de que la sabiduría de las y los mexicanos, de las y los tlaxcaltecas nos permitirá sortear, en beneficio de todos, los enormes retos que el 2018 nos depara.

¡Felicidades a todos!

 

">