DEJAD QUE LADREN LOS PERROS Por ALBERTO AMARO CORONA - Linea de Contraste

DEJAD QUE LADREN LOS PERROS Por ALBERTO AMARO CORONA

En su entrega de esta semana, el diputado local Alberto Amaro Corona nos habla sobre el ideal de Francisco I. Madero

Inflación, tema de políticas públicas

 

El ingreso es una de las preocupaciones más grandes de la gente. Determina en buena medida las posibilidades que tiene una familia para los temas más relevantes como dónde vivir, cómo vivir, estudiar, trabajar, emprender e incluso qué comer, lo que hace que el incremento de precios sea uno de los aspectos que puede impactar en mayor medida la economía, posibilidades y alcances de las familias.

Quienes vivimos las crisis generadas por los gobiernos priistas en los 80´s, estamos concientes de la importancia de cuidar el gasto familiar con el control de los precios, nos tocó ver la escacés de productos básicos como la pasta de dientes, una especulación excesiva de los precios y la consecuente acaparación de productos, hasta gente que perdió el patrimonio entero o el trabajo de una vida por errores de malos gobiernos.

En días recientes el INEGI reportó la inflación más alta desde el año 2000, alcanzando un histórico 6.77 por ciento, desde la última cifra más alta alcanzada en el sexenio de Zedillo de 8.96 por ciento, que aunque vale decir que los incrementos aunque no son de las magnitudes ya mencionadas, generan daños graves a la economía de las familias y limitan su poder adquisitivo, sobre todo considerando que en México más del 60% de la población vive (o sobrevive) con ingresos menores a la línea de bienestar mínimo y que en nuestro estado más de 700 mil tlaxcaltecas viven en condición de pobreza.

El INEGI para obtener esta medición considera algunos productos básicos y necesarios hoy en día como el servicio de telefonía movil, el gas, las tortillas o los medicamentos, es decir los bienes requeridos para vivir y comer dignamente. Si a esto se le agrega, específicamente en Tlaxcala, la reciente aprobación del incremento al costo del transporte, el tema se hace aun más grave y la tendencia económica se dirige hacia el incremento de la inflación.

Un servidor ha propuesto medidas para que el transporte público en nuestro estado sea más barato y este sea uno de los muchos modos en los que el Estado debe aportar a la economía familiar, la izquierda a la que pertenezco considera que puede prevalecer el libre mercado, pero con una perspectiva de crear las condiciones suficientes para el desarrollo generalizado de la población y la inversión en sectores que reditúen en dicho desarrollo; no debe existir un libre mercado donde las ganancias más altas sean para la élite de grandes consorcios y empresarios nacionales o extranjeros.

Es impresindible cambiar el modelo económico, la prioridad debe ser proteger la bolsa de las familias y el Estado tiene la obligación de implementar políticas públicas siempre orientadas a fortalecer las capacidades y garantizarle lo suficiente a la gente. Lamentablemente lo que vemos hoy es exactamente lo contrario, más enriquecimiento de un grupo reducido de familias y el empobrecimiento de sectores más amplios de nuestra población. Cambiemos de rumbo.

error: Linea de Contraste