Resumen

DEL GABINETE Y LOS DELEGADOS Por JUAN RAMÓN NAVA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

Marco Mena tendrá que pisar a fondo el acelerador si quiere recuperar el tiempo que perdió en acomodar su gabinete de primera línea, y de no haber cambios de última hora, en las siguientes dos semanas los relevos y reajustes estarán a la orden del día, y no solo en el círculo más cercano de sus colaboradores, no, la visión del joven Mandatario va más allá, también las delegaciones de las dependencias federales están en su mira, si desea esa gobernanza moderna que tanto pregona.

Marco Mena sabe que muchos de sus actuales funcionarios no comulgan con su proyecto de Gobierno, y no comulgan con él por el simple hecho de que están trazados a la medida de quien fuera su antiguo patrón, el criador de reses convertido ahora en ex Gobernador, Mariano González Zarur.

Hay quienes dudan que el distanciamiento entre el ex Mandatario Mariano González Zarur y Marco Mena sea una realidad, pero lo es, el ex diputado hoy convertido en Jefe del Ejecutivo estatal empezó a roer ese cordón umbilical que lo une al apizaquense, y está a un tris de lograrlo, o sea, la ruptura entre ambos es casi inminente.

Una ocasión escuché al ex Gobernador perredista Alfonso Sánchez Anaya decirme, frente a frente, “Juan Ramón, el poder se ejerce, si no, ¿entonces para qué soy el Gobernador” y me quedó más que claro, el poder se ejerce, y Marco Mena ya lo entendió, y de que lo ejercerá, lo ejercerá.

De ser así, estamos en una línea de Gobierno que no tendrá reversa, el rigor del poder se ejercerá, quiero creer que será con responsabilidad, pero se ejercerá, y tan así lo será, que en las siguientes dos semanas se empezará a sentir la mano de Marco Mena, sobre todo en su círculo de colaboradores.

Muchos de los funcionarios que aún permanecen en sus puestos serán removidos, a discreción, claro está, pero serán removidos, y a decir verdad, se lo ganaron, porque en sus mandos ya no responden, hacen lo que les da la gana, sabedores del compromiso que su ex patrón Mariano González Zarur contrajo con su ex pupilo, Marco Mena.

Sin embargo, toda esa recua de sanguijuelas públicas no contaba con el rompimiento de Marco Mena con Mariano González Zarur, el cual se traducirá en su despido y, en consecuencia, derivará en una mejor y eficaz atención de las obligaciones que les confirieron.

Marco Mena es el chico consentido de Los Pinos, el Presidente Enrique Peña Nieto le tiene mucho apreció al Gobernador de Tlaxcala, y si alguien lo duda, en su cuenta, muy personal de Twitter, el Presidente de México lo felicitó a propósito de su cumpleaños, es decir, tiene el derecho de picaporte.

Y ese derecho de picaporte se traduce en algo muy sencillo, “pídeme lo que quieras y te lo concedo” y las delegaciones federales están en la mira de Marco Mena, tal vez él, por cuidar las formas no lo haga, pero sus operadores políticos si, con lo cual le daría otra dinámica a su administración y al estado de Tlaxcala.

Muchos delegados han caído en la indiferencia, en la indolencia, en la apatía por resolver los asuntos de su incumbencia, muchos delgados hoy se placean en cafés, en restaurantes, en antros, y en toda plaza pública, hacen alarde de una total e impune autonomía, y lo hacen porque se dicen impolutos, impunes, lo que no saben es que esos tiempos de solaz esparcimiento están por llegar a su fin.

En el mismo lapso, dos semanas, quizá un poco más, por la naturaleza de sus encargos, uno a uno irán desfilando hacia sus lugares de origen, o bien son reacomodados o bien son despedidos de la administración pública federal, habrá que ver que tan bien están “apadrinados”.

Si alguno de los allegados al Gobernador Marco Mena pensó en frotarse las manos con estos relevos, se equivocó, en la decisión de remover a los delegados el Gobernador tlaxcalteca nada tendrá que ver, la decisión vendrá desde el ombligo del país, Enrique Peña Nieto será el gran artífice de esos cambios, claro, con el visto bueno del Mandatario tlaxcalteca.

Un ejemplo de que el asunto va en serio, lo representa la delegada de Trabajo y Previsión Social, Viviana Barbosa Bonola, hija del camaleónico Federico Barbosa, quien pretendió la Gubernatura de Tlaxcala por varios partidos, a ella, a pesar de su desempeño, le esperan días aciagos, no es asunto personal, dicen, es política la cosa.

SEGOB, Profepa, Sagarpa, Infonavit y Sedesol son las que están en la mira, muy en especial, Sedesol, en donde despacha la hija del ex Gobernador Mariano González Zarur, para ella su relevo está más que garantizado, y será antes de que concluya este año, sobre todo ante la cercanía de las elecciones de 2018, pues de esa dependencia fluyen los apoyos oficiales al PRI y a sus candidatos, y Marco Mena no va dejar esa responsabilidad en alguien que lleva en la sangre el sello de Mariano González Zarur.

Dicen que los tiempos cambiaron y la forma de hacer política también, muchos alegan que en política, la forma es fondo, pero a estas alturas, poco importa la forma y el fondo, lo importante es la sobrevivencia en esta jungla, Marco Mena lo sabe, sumar o restar, eso dependerá de sus necesidades, así de fácil.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de Marco Mena. El Gobernador de Tlaxcala tiene, aunque no lo dice a voz en cuello, en la mira a varios alcaldes…y alcaldesas, por su franco apoyo a Osorio Chong, no le gusta, hasta le irrita tanta lisonja hacia el funcionario federal. Quizá con uno o dos tenga que romper su luna de miel, pero en política, así son las cosas. Todo sea por el poder.