Resumen

DESDE EL MONTÍCULO Por JUAN CARLOS SÁNCHEZ GARCÍA “SAGA”

Desde El Montículo, columna del diputado panista Juan Carlos Sánchez García, nos hace entrega de su artículo titulado Yo soy Saga (tercera parte)

Yo soy Saga (segunda parte)

Que tal amigos, como cada semana los saludo afectuosamente, para compartir unas líneas con ustedes; de nueva cuenta quiero hablarles de lo que ha sido mi vida, esta vez hablaré sobre mi etapa de los once a los dieciocho años, una etapa difícil para todos los seres humanos, puesto que representa cambios radicales y transformaciones, físicas y emocionales; si bien en la etapa de la adolescencia destapa la rebeldía como una consecuencia natural de los cambios, sin embargo, en mí caso no hubo oportunidad para ser rebelde, por el contrario, en la secundaria a la edad de once años, el negocio familiar eran  dos tortillerías, una en la Colonia Indeco y la otra en la Colonia Santa Rosa, esta última fue donde pase varios años de mi vida trabajando duro, para tener un dinero que gastar en la escuela y claro, ayudar a la familia, pero en época de vacaciones no había oportunidad, por el contrario me levantaba aún más temprano, alrededor de las cuatro de la mañana, para preparar los pedidos que se entregaban en diferentes comunidades, labor que me enseñó la importancia de levantarse temprano y activarse trabajando.

De algo me siento satisfecho académicamente, porque tanto en mi etapa de secundaria, así como en mi etapa de estudiante en la Preparatoria “La Corregidora”, en la ciudad de Apizaco, tuve excelentes calificaciones, dado que era una exigencia de parte de mis padres para poder trabajar, porque no se puede ser un buen ciudadano, sino se es un buen estudiante, en la escuela aprendes la responsabilidad, el trabajo en equipo y la importancia de sembrar buenas acciones para cosechar buenas amistades; también fue aquí donde enfrenté una disyuntiva, no sabía qué carrera universitaria elegir, pues tenía la inquietud de ser abogado, contador o veterinario, ya que en mi familia se dedicaban también a la agricultura y la cría de ganado, sin embargo, decidí estudiar Ingeniería Civil, de lo cual no me arrepiento, pues me ha permitido explotar una de mis pasiones, que es la construcción, así como diseñar proyectos, camino que me ha dado grandes satisfacciones.

En otra entrega les hablaré de lo que fue mi etapa de educación superior, la cual realice en el Instituto Tecnológico de Apizaco (ITA), del cual me siento sumamente orgulloso.

#Porcierto

La seguridad pública sigue de mal en peor, dicen que al árbol se les conoce por los frutos, en una analogía aplicada a este dicho, la capacidad del Comisionado Estatal de Seguridad (CES) está en entredicho, ojalá y pronto aplique mejores estrategias para dar mejores resultados, esperemos pronto se apruebe su comparecencia ante el Congreso del Estado para que acuda a rendir cuentas.

Escríbeme a mi correo lideryasociados@outlook.com con gusto responderé tus dudas y comentarios.