Resumen

DESDE EL MONTÍCULO Por JUAN CARLOS SÁNCHEZ GARCÍA “SAGA”

Desde El Montículo, columna del diputado panista Juan Carlos Sánchez García, nos hace entrega de su artículo titulado Yo soy Saga (tercera parte)

Las nuevas generaciones

Que tal amigos, nuevamente me permito saludarle afectuosamente, y compartir como cada semana algunas líneas, esta vez quiero por medio de esta columna emitir un mensaje de agradecimiento

En las últimas dos semanas, tuve la fortuna y honor de haber apadrinado a más de dos mil graduados desde etapa de preescolar hasta universidad originarios de diversos municipios de Tlaxcala, no solo del distrito que represento, infinitamente agradezco de corazón a cada una de las sociedades de padre de familia y comités de clausura que me hicieron favor de invitarme como el padrino de las nuevas generaciones de tlaxcaltecas, ya que demuestra la confianza que tienen en su servidor un gran detalle por su parte que demuestra la amistad y el cariño que me tienen a los que espero responder como se merecen, un agradecimiento especial al personal docente y directivo de cada una de las instituciones, por sus excelentes resultados, gracias por seguir trabajando por la educación de los tlaxcaltecas a pesar de las circunstancias adversas que muchos enfrentan.

Fue muy grato enterarme de grandes logros de los alumnos, tales como buenos lugares obtenidos en las olimpiadas de matemáticas, reconocimientos a nivel estatal y nacional por su gran desempeño en conocimientos, cultura, deportes y todas las áreas que representaron así como ganadoras del parlamento infantil, que gusto conocer el ascenso del promedio general como instituciones, sin duda son cosas que me enorgullecen como su representante, pero más aún como tlaxcalteca.

Esta enorme distinción me compromete todavía más con ustedes a seguir trabajando desde cualquier trinchera por las nuevas generaciones de tlaxcaltecas, amigos tengan la plena seguridad que este padrinazgo que acepte con mucho gusto lleva implícito un compromiso con ustedes, con alegría puedo decir, ya tengo más de dos mil ahijadas y ahijados, y hoy más que nunca sigo comprometido con Tlaxcala y con México.

#Porcierto

Considero que ser padrino es una gran oportunidad de la vida, en la que surge un vínculo muy grande entre ahijado y padrino, a los amigos que acompañaron de manera individual a los graduados, ojala se mantengan al pendiente de ellos por los menos una vez al año pues su consejo y respaldo no esta por demás; a mis nuevos ahijados hoy les digo que siempre podrán contar conmigo a través de la casa de atención ciudadana, amigos honremos el compromiso desde el primer día