DESDE EL MONTÍCULO Por JUAN CARLOS SÁNCHEZ GARCÍA "SAGA" - Linea de Contraste

DESDE EL MONTÍCULO Por JUAN CARLOS SÁNCHEZ GARCÍA «SAGA»

Desde El Montículo, columna del diputado panista Juan Carlos Sánchez García, nos hace entrega de su artículo titulado Yo soy Saga (tercera parte)

 

Educación, pilar de la modernidad

Que tal amigos, les saludo nuevamente con mucho gusto, agradeciendo al Lic. Juan Ramón Nava, por el espacio otorgado a su servidor para compartir estas líneas de reflexión con cada uno de los lectores que me distinguen con su tiempo; hoy quiero hablarles de la educación como un factor de crecimiento.

Hablar de educación es siempre un tema polémico y complejo, desmenuzar los objetivos, lineamientos y ejes rectores de la educación es un tema que involucra a todos sin excepción, gobierno, maestros, alumnos y sociedad en general, en cada uno de estos actores descansa un grado de responsabilidad, unos más otros menos, pero todos llevan implícito una obligación. La educación considero debe entenderse como un procedimiento que consiste en elementos concatenados con un solo fin, el desarrollo y crecimiento del alumno desde su etapa básica hasta la superior.

En México toda esta serie de factores están previstos y vinculados entre sí para lograr ese crecimiento y desarrollo, regulados desde el artículo 3º constitucional hasta las leyes secundarias locales, pasando por las legislaciones secundarias federales y constituciones locales, pero entonces ¿por que no se logran de manera satisfactoria los objetivos de la educación? En estas líneas no se trata de buscar culpables, porque de manera objetiva pudiéramos señalar varios, pero creo que llegaríamos a la conclusión de una corresponsabilidad compartida, hablamos desde la falta de materiales básicos e infraestructura que afectan a la gran mayoría de los centros de estudios del país, hasta una falta de participación de los padres de familia en las actividades propias de la educación.

Las fallas educativas es decir una educación precaria y fallida, tiene por resultado que se generen un rezago económico, pues quien no tiene una adecuada preparación académica o quizá no tuvo la posibilidad de estudiar una educación superior, difícilmente, puede contribuir al progreso de su estado, pues aunque tenga el deseo de incursionar en una vida económica activa satisfactoria, la barrera educativa le impedirá generar un crecimiento para el mismo y para su familia, esta es una de las razones del porque la falta de educación genera un rezago económico generalizado.

De acuerdo al último censo del Inegi respecto a las fallas que obstaculizan una formación educativa de calidad en México están: 1. El 25% de los edificios de las escuelas son adaptados y no construidos para albergar una escuela. 2. El 36% de las escuelas no cuenta con drenajes 3. El 24% de los centros de estudios no tienen acceso a agua corriente 4. Un 10% de las escuelas no tienen baños. 5. El 8% de las escuelas no tienen acceso a energía eléctrica. 6. El 59% de las escuelas no tiene salidas de emergencia, peligrando la seguridad de los niños y personal. 7. El 58% no tiene rutas de evacuación y el 54% no cuenta con zonas de seguridad contra desastres naturales. 8. El 15% de las escuelas no cuenta con sillas para sus alumnos. 9. El 10% de las escuelas no tiene pizarrones. 10. El 20% de los centros no tienen escritorio o sillas para los maestros. 11. El 40% de las instalaciones no cuentan con computadoras. 12. El 61% de los centros educativos no tienen acceso a Internet.; lo anterior sin duda constituyen datos preocupantes, pero reales, pues muestran la realidad del sistema educativo en México, revelan los estragos que generan políticas públicas educativas mal planeadas, y más aún mal ejecutadas, tanto sociedad y gobierno debemos conjuntar esfuerzos, cambiar modelos fallidos por proyectos bien planeados y que tengan una cobertura hasta el último rincón de Tlaxcala y México, debemos acabar con las causas de deserción educativa, ejemplo las cuotas de inscripción, que son violatorias al derecho humano de acceso a la educación gratuita tal y como lo prevé la carta magna, pero también debemos considerar que estas cuotas de inscripción surgen a causa de que el gobierno, no satisface las necesidades de cada una de las instituciones educativas de nuestro estado, es allí donde el gobierno debe enfocar sus planes, pues simplemente, “si una escuela no tiene necesidades primordiales, no tendrá tampoco la necesidad de pedir cuotas de inscripción”, que en mucho de los casos, están por encima del nivel de ingresos de los tlaxcaltecas, ahora consideremos que una familia promedio con 3 hijos en etapa estudiantil, uno de ellos terminará por desertar, consecuencia de estas absurdas cuotas, sin duda mas allá de una reforma educativa se requiere voluntad y sentido común, pues con discursos y eventos, no mejorara la educación.

#Porcierto

Y ya que hablamos de educación de calidad, ojalá los encargados de la educación de nuestro estado se fijen en modelos educativos exitosos de otros estados como, Guanajuato que entre 2009 y 2013 fue el estado que más avanzó en educación secundaria y Zacatecas el que más progresó en educación primaria, pero que Tlaxcala se ubicó en el lugar 29, algo decepcionante.

error: Linea de Contraste