DESDE EL MONTÍCULO Por JUAN CARLOS SÁNCHEZ GARCÍA "SAGA" - Linea de Contraste

DESDE EL MONTÍCULO Por JUAN CARLOS SÁNCHEZ GARCÍA «SAGA»

Desde El Montículo, columna del diputado panista Juan Carlos Sánchez García, nos hace entrega de su artículo titulado Yo soy Saga (tercera parte)

Rescatemos nuestras obras

Que tal amigos nuevamente les saludo con afecto a cada uno de ustedes, agradeciendo el tiempo que se toman para leer estas líneas.
Está a punto de terminar el primer mes del segundo año de ejercicio legal de las administraciones que fueron electas en aquel lejano junio de 2016, atrás quedaron las promesas, sin embargo hoy en algunos casos se han vuelto realidad, otras están en camino de concretarse y unas más difíciles de cumplir, ya que desde un inicio se veían inviables o que requerían recursos fuera del alcance de su presupuesto, considerando las actuales condiciones económicas que vive nuestro país.
Si bien la obligación de toda autoridad es la de garantizar el derecho a una vida digna de sus gobernados, en la realidad este mandato se cumple a medias, por una parte la mayoría de ayuntamientos plantean en sus respectivo planes municipales de desarrollo, diversas obras para mejorar su infraestructura, pero se les olvida o quizá no han volteado a ver que existen obras construidas en trienios o sexenios anteriores que por falta de voluntad, equipamiento o terminación no han entrado en funcionamiento, quedando el dinero prácticamente estancado y sin un aprovechamiento, existen obras abandonadas, semiconstruidas o solo quedaron en el banderazo para la foto de otras administraciones, inmuebles para la atención a la salud sin servicios y medicinas, unidades deportivas en completo abandono, centros de esparcimiento con vidrios rotos y goteras, centros comunitarios sin el debido equipamiento cerrados, es una lástima que para su reconstrucción se deba invertir de nueva cuenta, pero es lo menos costoso.
Amigos presidentes municipales no tengan miedo  de rescatar estas obras, pónganse la estrella rescatando todas las obras olvidadas dándoles mantenimiento de calidad ya que ustedes estarán todavía 3.7 años como autoridad, no importa quien las haya construido, lo que importa es que entren en funcionamiento para el aprovechamiento y bienestar de los tlaxcaltecas, que la ciudadanía disfrute como si fueran nuevas, pues nos merecemos eso y mas, actuemos con un interés común, no podemos permitir que los recursos invertidos se pierdan, obviamente será más fácil terminar un proyecto que iniciar de cero, espero que este mensaje llegue también al gobierno del estado, pues ambos niveles tienen un futuro promisorio; hagamos pues un esfuerzo por recuperar el dinero de los tlaxcaltecas, actuemos con el interés colectivo dejando a un lado el orgullo personal, Tlaxcala no puede esperar más tiempo, el momento para encontrar el rumbo es hoy.
#PorCierto

En relación al tema mencionado, sería bueno que cada una de las obras públicas que realizan, no las decoren o etiqueten con el color de su partido militante, recordemos que cuando llegamos a un cargo de elección popular gobernamos para todos, no para un partido o para un grupo, en otros países los partidos políticos en sus logos utilizan solamente dos colores y no por ello los edificios de Gobierno están decorados con esos colores, sino que buscan una armonía en la estética de su entorno, sin miras partidistas, seamos muestra de que en Tlaxcala se pueden hacer las cosas bien, dejando a un lado viejas costumbres que nada bueno nos han traído.

Agradezco al medio de comunicación Línea de Contraste, el espacio que me otorga para compartir mi opinión.
error: Linea de Contraste