Resumen

DESDE EL MONTÍCULO Por JUAN CARLOS SÁNCHEZ GARCÍA “SAGA”

Desde El Montículo, columna del diputado panista Juan Carlos Sánchez García, nos hace entrega de su artículo titulado Yo soy Saga (tercera parte)

¿Hasta cuándo la seguridad?

El panorama actual en materia de seguridad y justicia es sumamente complejo, nuestro país vive una crisis de violencia mientras las causas que la detonan continúan siendo las mismas que han sido identificadas por años y de las cuales tanto se ha hablado:

  • La lucha entre grupos de delincuencia organizada, y de estos contra el Estado, con la finalidad de obtener el control de determinados territorios. 
  • La debilidad institucional para controlar y combatir el delito. 
  • La corrupción de autoridades, mandos e incluso de la sociedad misma a partir de la cual se favorece la entrega territorios a grupos de delincuencia organizada, se desfalcan las finanzas públicas afectando la capacitación, equipamiento.

Llevamos varios meses diciendo que dicho mes ha sido el peor en términos de violencia de los últimos años. Iniciando el año hablamos de cómo enero de 2017 había sido el mes con más homicidios del sexenio; cuando obtuvimos los datos de febrero analizamos si el bimestre 2017 era el peor de esta administración federal. Ahora podemos afirmar que el primer trimestre de 2017 ha sido peor no solo del sexenio sino desde que se cuenta con esta información estadística.

De acuerdo al número de cifras oficiales dadas a conocer por el informe del primer cuatrimestre del 2017, del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el número de víctimas de homicidios dolosos son 7 en enero, 10 en febrero, 12 en marzo y 10 en abril, una cifra no solo preocupante sino alarmante.

En otros rubros como el robo a transporte, el Secretariado presenta las siguientes cifras: 82 casos en enero, 79 en febrero, 113 en marzo y 82 en abril, datos que hace parecer que Tlaxcala es el paraíso para los asaltos y robos a transporte, pues en ninguna de nuestras carreteras, los transportistas se sienten seguros, que en el peor de los casos los conductores son privados de su libertad o la vida.

Por último, en el robo de vehículos “sin violencia”, el informe arroja los siguientes números: en enero 129 casos, 140 en febrero, 165 en marzo y en abril 176, cifras sorprendentes que fueron en ascenso mes con mes.

Las anteriores cifras reflejan, que no son casos aislados, sino hechos recurrentes, que requieren de inmediato la intervención y acción de gobierno del Estado, pues a cinco meses de gobierno, son ínfimos los resultados en materia de combate a la delincuencia, prevención del delito y estrategias de seguridad; solo se han limitado a establecer retenes que en poco o nada merman la delincuencia, aunado a la inconstitucionalidad que representan, es aquí donde pregunto ¿dónde están las estrategias de seguridad? ¿cuándo demostrará el encargado de la seguridad su experiencia? misma que le valió para ser nombrado al frente de uno de las más delicadas obligaciones del estado frente a sus gobernados: la seguridad pública; es de todos sabido los ataques que han sufrido las direcciones de seguridad pública.

En algunos municipios, esto es una clara señal de que en Tlaxcala opera la delincuencia organizada, el robo a casa habitación ha ido en gran aumento al igual que el robo de ganado y de llantas, espejos calaveras y baterías; en días anteriores nos enteramos de la entrada en funciones de la policía cibernética, si bien juega un papel importante en nuestra era digital, considero que la mayor incidencia de violencia está en tierra, y es allí donde debe aterrizarse políticas de seguridad efectivas y palpables ante los tlaxcaltecas, pues requerimos sentirnos seguros al caminar por nuestras calles, al salir con nuestras familias, incluso al dormir y despertar sabiendo que nuestros bienes se encuentran intactos, los turistas que nos visitan piden seguridad, así como los trabajadores del transporte de carga que cruzan nuestras carreteras reclaman seguridad, una obligación que el gobierno está dejando de cumplir.

Y por si fuera poco, cuando los delincuentes son detenidos, una deficiente puesta a disposición, integración de la carpeta de investigación y un ineficaz sistema de impartición de justicia, los delincuentes son liberados a los días siguientes, situación que requiere una capacitación institucional.

#Porcierto

Y ya que hablamos del encargado de la seguridad de nuestro estado, ojalá este funcionario realice un diagnóstico sobre la seguridad y funcionamiento de los ceresos de nuestro estado, para evitar sucesos como los que han sucedido en otros centros de internamiento, como amotinamientos de los reos, riñas, o en un caso extremo fugas, pues se han dado a conocer hechos preocupantes al interior.

Escríbeme a mi correo lideryasociados@outlook.com con gusto responderé tus dudas y comentarios.

 

">