Resumen

EL CASO DE KARLA ROMERO TEZMOL Por JUAN RAMÓN NAVA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

Cuando inició la administración del joven Gobernador Marco Mena, señalé a los pocos meses, que tres de sus flamantes colaboradores le darían muchos dolores de cabeza, uno de ello es Tito Cervantes Zepeda, quien fue designado como titular de la Procuraduría de Tlaxcala, y tan es así, que al pobre funcionario se le avecinan una serie de reclamos que, si no son atendidos, estaría a menos de un paso en convertirse en el sucesor de la nefasta Alicia Fragoso Sánchez.

Durante la administración del criador de reses convertido ahora en ex Gobernador, Mariano González Zarur, uno de los lados flacos del Mandatario fue la procuración de justicia, pues tal pareció que ésta, simple y sencillamente fue otorgada a quienes tuvieron el dinero para comprarla o para los que tuvieron el privilegio de gozar de la amistad de la ex Procuradora o del jefe del Ejecutivo local.

Si alguien lo pone en duda, solo hay que recordar el rápido y efectivo despliegue de efectivos de la Procuraduría General de Justicia del Estado, en ese entonces a cargo de Alicia Fragoso Sánchez, cuando fue reportado un robo en un conocido restaurante localizado a un costado del Palacio Legislativo, si, ese mismo en donde la especialidad son los cortes de carne, hoy identificado con otro nombre.

Y la razón de la prontitud para atender el llamado de auxilio de los integrantes de la familia Sesín Compean, se debió a dos cosas, la primera, a que Martha Sesín Rosas, era una de las protegidas de Mariano González Zarur, y la segunda, a que muchos de los funcionarios de la pasada administración podían ir a comer y beber lo que les diera la gana, gratis o con cargo al erario vía una línea de crédito. Es decir, comer a costillas del pueblo.

Ahora se entiende el por qué a la familia de Karla Romero Tezmol no se le atendió con la misma rapidez, pues al ser humilde, simple y sencillamente no tuvo con qué pagarle un favor a la ex Procuradora, por eso la desaparición de Karla, ocurrida hace ya casi dos años, se convirtió en un simple expediente, vamos, uno más del montón de pendientes que la dependencia tiene por resolver.

El caso de Karla Romero Tezmol tiene más interrogantes que respuestas, y durante todo el 2016, Alicia Fragoso Sánchez, no tuvo la capacidad de dar respuesta a muchos de esos cuestionamientos, es más, de forma cínica y hasta irónica, la señora se aventó la puntada de decir que todos sus muchachos estaban avocados en ese tema, nadie por supuesto le creyó.

Los padres de Karla proporcionaron muchos más datos que los efectivos de esa dependencia, revelaron material valioso para poder haber hecho que esa menor, que hoy estaría a solo dos días de cumplir 13 años, hubiera retornado a su hogar, pero nada de eso contó para la ex Procuradora, quien inexplicablemente y de forma sistemática, se negó a revisar esas evidencias.

Alicia Fragoso Sánchez debería de estar en la cárcel por varias razones, primera, por negligencia en el correcto ejercicio de sus funciones, segunda, por omisión al desatender pruebas para la localización de una persona, tercera, por corrupción al usar un restaurante para su uso exclusivo con dinero público, y cuarta, quizá la razón de mayor peso, por cobijar una red de posibles tratantes de personas, porque de otra forma uno no se explica cómo es que jamás solicitó el apoyo de sus pares en Puebla, sobre todo, para investigar si en verdad Karla Romero Tezmol estaba siendo explotada con fines sexuales en el hotelucho Río, localizado en la avenida 14 poniente casi esquina con la calle 5 de Mayo, en la vecina entidad, tal y como lo denunciaron en tiempo y forma los padres de esa menor.

Otra, porque durante su pobre, gris e infame actuación al frente de esa dependencia, Alicia Fragoso Sánchez tardó 21 días para emitir la Alerta Amber y con ello abrir una posibilidad de ubicar el paradero de Karla, por los plazos legales, fríamente ese mecanismo de búsqueda fue desactivado bajo el argumento de que era un caso cerrado.

Y quien esto escribe, no está diciendo mentiras ni fabricando lucubraciones, todos estos hechos están asentados en la averiguación previa 398/2016/AESEX.

Hoy, a solo dos días de cumplirse el segundo aniversario de la desaparición de Karla, su familia, la Red Otoño y el Grupo Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social, están convocando a una marcha para exigir respuestas, acciones en contra de Alicia Fragoso Sánchez y para que Tito Cervantes Zepeda de la cara por este dramático caso.

Sin embargo, a cómo están las cosas en esa dependencia, muchos dudan que el funcionario pueda enmendar tantas estupideces cometidas por la ex Procuradora, y eso, será un lastre que el protegido de Marco Mena tendrá que cargar durante el tiempo que esté al frente de la Procuraduría, o al menos, hasta que se localice a ésta infante.

El caso de Karla Romero Tezmol se ha convertido en un ícono a nivel internacional y nacional, reabrió lo que las autoridades tanto han querido desmeritar, que la entidad más pequeña del país no es el epicentro de la trata de personas, lo malo es que, con su silencio, su negligencia y su indiferencia, se han convertido en cómplices de esa red de corrupción que tanto dolor han provocado en muchos hogares.

Los números y las cifras son frías, pues según la Organización de las Naciones Unidades y las entidades dedicadas a estudiar, analizar e investigar el comercio de menores, con fines de explotación sexual, resultan impresionantes, las ganancias son millonarias, porque una niña con las características de Karla tiene un costo de más de 20 mil euros. La pregunta es, si Alicia Fragoso Sánchez es madre, que sé que lo es, para ella ¿su retoño tiene ese precio? Ojalá y este sábado ella pudiera responder esa interrogante a los familiares de esta niña.

Si Marco Mena quiso favorecer a Tito Cervantes Zepeda con la encomienda de un puesto, creo que la Procuraduría tuvo que haber sido el último reducto para ello, es más factible que el funcionario realizara un mejor papel en cualquier hospital como Director de Geriatría que como encargado de procurar justicia, pero qué se le va a hacer, en política, estos contrasentidos son más comunes que corrientes.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de la Procuraduría de Tlaxcala. Ojalá y desde la Coordinación de Comunicación Social y Relaciones Públicas del Gobierno de Tlaxcala, le digan o le sugieran a su enlace en esa dependencia, que el español es muy basto como para que en sus comunicados utilicen siempre la misma frase “la Procuraduría investiga…” ojalá y mejor nos dijeran los resultados de una dependencia que dista mucho de cumplir con sus funciones…lo dicho, Tito Cervantes Zepeda es un funcionario que ha dado y seguirá dando dolores de cabeza al joven Gobernador, y si no, pues al tiempo.