EL CONGRESO Y LO QUE VIENE Por JUAN RAMÓN NAVA - Linea de Contraste

EL CONGRESO Y LO QUE VIENE Por JUAN RAMÓN NAVA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

Ayer tuve la oportunidad de charlar con una amiga funcionaria, y ambos coincidimos que lo que ocurrirá con el Congreso y lo que está por venir en los próximos meses es mucho más que ridículo y risible, es preocupante y desalentador. Y utilizo estos calificativos porque en el proceso comicial intermedio de 2018, cuando habrá de renovarse la Cámara de Diputados local, existen muchas ambigüedades en las leyes, recovecos jurídicos que podrían derivar en una verdadera pachanga electoral.

De entrada, los actuales ordenamientos en materia político-electoral, en términos jurídicos y legales, no establecen de forma clara cuándo es que los actuales diputados que pretendan reelegirse en el 2018, tienen la obligación de separarse de su encargo para enfrentar las elecciones del próximo año.

Los legisladores locales están confiados en que para participar en la contienda del 2018 deberán solicitar licencia hasta enero de ese año, cuando formalmente inicia el proceso electoral, empero, la Ley en la materia no tiene bien a bien definida esa parte, de ahí que, de forma supletoria, podría aplicarse la normatividad federal, vamos, deberán separarse de su curul 90 días antes de que inicie la jornada comicial, es decir, la fecha límite para cumplir con ese requisito sería el sábado 30 de septiembre. Hay que recordar que las elecciones federales inician justo en septiembre.

Si llegara a ocurrir este escenario, sucedería un hecho inédito en la historia moderna de Tlaxcala, en menos de un año, la 62 Legislatura local estaría renovándose, es decir, los suplentes de los actuales congresistas asumirían las responsabilidades que sus colegas dejarían para ir en busca de una posible reelección.

Porque el tema de la reelección será otra “piedrita” en el zapato para el árbitro electoral, ya que contrario a lo que pudiera pensarse, no solo los 15 diputados de mayoría relativa tienen la oportunidad de reelegirse, también la tienen los plurinominales, en resumen, todos los diputados que hoy integran el Congreso local estarían en posibilidad de reelegirse y, con ello, mantenerse otros tres años con fuero constitucional.

Aquí, en esta parte, los partidos y sus respectivos dirigentes estatales jugarán un rol muy importante, porque serán ellos los que determinen si para encarar los comicios de 2018 a un diputado de mayoría relativa lo ungen como candidato a legislador por la vía plurinominal y viceversa, de ahí que todos los congresistas, sin distingo alguno, buscarán la reelección o saltar al orden federal.

Es un hecho que estos escenarios y los marcados vacíos legales en materia político-electoral tendrán que ser motivo de análisis jurídico por parte del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones, porque de lo contrario, la renovación de la Cámara de Diputados de Tlaxcala podría derivar en un fandango.

Los señores diputados de la 62 Legislatura saben de todas estas ambigüedades y, sin duda alguna, intentarán sacar raja política de ellas, aunque al parecer no todos buscarán reelegirse, tal es el caso del priísta y presidente de la Junta de Coordinación y Concertación, Mariano González Aguirre, quien asegura que a él no le interesa ese escenario.

Muchos dan por descontado que el congresista tricolor si participará en las elecciones de 2018, pero no en las intermedias locales, sino en las federales, en donde muy posiblemente, si así lo considera pertinente el Gobernador Marco Mena, iría en pos de una senaduría o un escaño en la Cámara Baja.

Otro que no oculta sus aspiraciones es el panista Juan Carlos Sánchez García,  quien está más que presto para ir en busca de una diputación federal, y si el alcalde de Apizaco, el también panista Julio César Hernández Mejía, a quien podrían “palomear” para una senaduría, desistiera de esa tentación, tal vez el Saga, como todos lo conocen, podría buscar una posición en el Senado.

J. Carmen Corona Pérez buscaría refrendar el apoyo de su partido, Nueva Alianza, y garantizar una buena cantidad de votos, no sólo para él, sino también para su hija, Sandra Corona Padilla, algo similar ocurrirá con el ex Gobernador Héctor Israel Ortiz Ortiz, quien contará con el irrestricto apoyo del PAC, franquicia de su propiedad y de su hermano Serafín Ortiz Ortiz.

Pero no todos los diputados buscarán la reelección bajo la misma nomenclatura que los llevó al Congreso local, no, porque la fiebre de MORENA “tocó” a uno que otro perredista, el caso más significativo es el de César Fredy Cuatecontzi Cuahutle, quien fue “convencido” por su amiga, la Senadora Lorena Cuéllar, para contender en el 2018 bajo el amparo de los colores del partido de López Obrador.

Otro. Alberto Amaro Corona, también irá por un espacio, solo que el perredista tiene la mirada puesta en el Senado de la República, pretensión que podría cristalizar si se toma en consideración que cuenta con el respaldo de la dirigencia estatal del PRD.

Una más. Yazmín del Razo Pérez, tendrá que ir pensando en buscar acomodo en algún otro partido que no sea el PT, al cual renunció casi al inicio de esta Legislatura, porque si su intención es buscar una reelección por la vía independiente, está más que frita, sobre todo porque su actuación como diputada ha sido demasiado pírrica y gris.

La tendencia entre el resto de los legisladores es la misma, de una u otra forma buscarán mantenerse como inquilinos del edificio localizado en Allende 31, sea por mayoría relativa o por la vía plurinominal, los legisladores están dispuestos a mantener las canonjías que reciben como diputados, pero sobre todo, a recuperar el año 4 meses que las reformas electorales les quitaron a su actual encargo.

Y sin ser pitoniso ni vidente, muy seguramente muchos de ellos no solo deberán enfrentar problemas con sus suplentes por cuestiones monetarias, sino que además, tendrán que regresar con la mirada gacha porque no lograron su cometido, pues sin duda, en sus respectivos partidos también surgirán otros aspirantes a diputados.

Indudablemente que lo que está por venir dará mucho de qué hablar. Los escenarios han cambiado, y lo que ocurrirá en el Congreso de Tlaxcala es una clara muestra de ello. Si no, al tiempo.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de aspirantes. Joaquín Cisneros Fernández no quita el dedo del renglón e insiste en buscar, por segunda ocasión consecutiva, ser Senador por el PRI, aquí lo interesante será conocer el humor del Gobernador Marco Mena en este tema, sobre todo por aquello del relevo generacional, además, habrá que preguntarles a Anabel Alvarado, a Ricardo García Portilla y al mismo Mariano González Aguirre su opinión ante esa necedad. La mía, si de algo cuenta, es que Joaquín Cisneros, con todo respeto, debería retirarse ya de estos menesteres, porque su mejores épocas ya pasaron. Así de sencillo.

 

error: Linea de Contraste