El fortalecimiento del sistema electoral mexicano aísla las voces del fraude electoral: Lorenzo Córdova - Linea de Contraste

El fortalecimiento del sistema electoral mexicano aísla las voces del fraude electoral: Lorenzo Córdova

Participa en el Seminario “Avances del sufragio efectivo frente al fraude electoral” realizado en el IIJ de la UNAM

Tlaxcala, Tlax, a 05 de noviembre de 2019 (Redacción).- Las voces del fraude en las últimas elecciones en México son cada vez más aisladas, lo que muestra el fortalecimiento del sistema electoral, producto de una lucha plural y diversa de varias generaciones de mexicanos, afirmó el Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello.

Al participar en la primera mesa del Seminario “Avances del sufragio efectivo frente al fraude electoral”, realizado en el auditorio del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Córdova Vianello destacó la importancia de distinguir las conductas o delitos electorales del fraude electoral, el cual definió como: “la actuación dolosa, una alteración sistemática y organizada de los resultados con la finalidad de alterar la voluntad de la ciudadanía expresada en las urnas”.

Ante el Magistrado Felipe de la Mata Pizaña y los investigadores del IIJ de la UNAM, Jaime Cárdenas y Francisco José Paoli Bolio, Córdova Vianello abordó la dimensión histórica del fraude electoral y explicó que, a lo largo de los últimos 30 años, diversos actores políticos, académicos y sociales han trabajado con el propósito de impedir la realización de fraudes en los procesos electorales y para construir confianza ciudadana.

“Diversas instituciones han construido una variedad de procedimientos durante años para garantizar el sufragio efectivo, libre e informado de las y los mexicanos”, subrayó.

El Consejero Presidente del INE enumeró entre ellos a la despolitización de la función electoral; la autonomía de los organismos electorales; la ciudadanización de los órganos electorales, que pasa por colocar ciudadanos no militantes, tanto en el Consejo General del INE como en las mesas de recepción del voto durante las elecciones; equidad en las condiciones de la competencia; garantía y maximización de los derechos de las y los ciudadanos; el mejor Padrón Electoral con una cobertura del 98.5 por ciento; el PREP y el Conteo Rápido –auditado por la UNAM, así como el respeto al voto, que ha permitido el mayor número de alternancias  en el ámbito político.

El Consejero Presidente cuestionó la banalización y simplificación del concepto de fraude electoral y, sobre todo, la importancia de enfrentar como sociedad “el fraude del fraude”, donde los contendientes políticos, cuando ven que no les favorecen los resultados, acusan de fraude.

“Una acusación muy grave de que el sistema democrático no funciona, sin un costo político ni jurídico para el que acusa”.

“A pesar de estos resultados”, dijo, “el fantasma del fraude gravita como elemento lesivo originado por la lógica de la desconfianza”. Por ello, consideró que se debe seguir trabajando en la dimensión cultural y de la desconfianza ciudadana.

Históricamente se han registrado conductas antidemocráticas desde el poder

El investigador Jaime Cárdenas señaló que en el derecho electoral actual no existe la categoría jurídica de fraude electoral, práctica que “consiste en emplear el engaño, aprovecharse del error para hacerse ilícitamente de una cosa o alcanzar un lucro indebido”, lo cual se debe vincular a los bienes tutelados en el sistema democrático.

Apuntó que este tipo de conductas se realizan desde el poder. “Desde 1828 se han realizado desde las esferas del poder político formal o desde el poder fáctico, de manera organizada o grave”.

Entre estas conductas consideró el desvió de recursos públicos, la compra y coacción del voto, la propaganda encubierta en medios de comunicación, el rebase de topes de campaña, el financiamiento paralelo, la intervención de presidentes, gobernadores o alcaldes en las elecciones y la generación de un clima de miedo, entre otras.

Se han logrado avances para evitar el fraude electoral

El investigador José Francisco Paoli Bolio agregó que el fraude es un delito antiguo para obtener beneficios y actualmente se configura como un delito que frena el avance de la democracia, pero se han logrado importantes avances para evitarlo.

Mencionó que las autoridades electorales tienen la responsabilidad de juzgar y decidir cuándo se ha cometido esta maquinación “que en México se ha perfeccionado desde el momento que surgió el libre sufragio de forma indirecta o directa, pero la cultura democrática es contraria al fraude democrático, mientras que los sistemas autoritarios lo favorecen”.

Enseguida, el Magistrado Felipe de la Mata estableció características del fraude electoral, donde el sujeto activo, el Estado o poderes fácticos, inciden en el electorado a través de presiones o manipulaciones dolosas.

Precisó que lo contrario del fraude electoral es la integridad electoral, que busca elecciones libres: que todos los ciudadanos depositen su voto sabiendo que se respetará su voluntad, por lo que las instituciones electorales deben mantener una actitud activa para evitar que este tipo de conductas fraudulentas se realicen.

Lorenzo Córdova participó también en la inauguración del seminario, junto con  el Rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers; el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero; el Director del Instituto de Investigaciones Jurídicas, Pedro Salazar Ugarte; el Magistrado del TEPJF, Felipe de la Mata; el titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FEPADE), José Agustín Ortiz Pinchetti, y la Coordinadora del Área de Derecho Electoral y Procesos Democráticos del IIJ-UNAM, María Marván Laborde.

error: Linea de Contraste