Resumen

EL PAC Y SU BUENA POLÍTICA Por JUAN RAMÓN NAVA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

Aunque ya había dado muestra de su interés, ayer de forma oficial, el PAC formalizó su intención de sumarse y concretar una alianza estratégica con otras fuerzas políticas, Serafín Ortiz Ortiz, junto con su hermano, el ex Gobernador Héctor Israel, dijeron tener abiertas las puertas de ese partido a quienes deseen hacer en Tlaxcala buena política.

El clan de los Ortiz Ortiz, acompañado de su séquito de seguidores, montó todo un escenario mediático para fijar, como partido político, su posición de cara a los comicios federales del próximo año, y fue su sobrina, la dos veces aspirante a una diputación, una federal y otra local, Alejandra Ramírez Ortiz, quien dio lectura al documento rector de esa fuerza.

De acuerdo a lo expresado por la también catedrática de la UAT, el PAC en las elecciones de 2018 será un instituto político que no incurrirá en prácticas clientelares, populistas ni electoreras y si en cambio, privilegiará el hacer una buena política.

Sin embargo, aquí bien vale la pena lanzar una pregunta. Cuándo hablaron de hacer buena política, ¿a qué se referían? Porque salir a la luz pública, fijar una postura de ese tamaño, aspirar a una alianza estratégica y decir que el PAC será un partido modelo, pero ocultar intenciones para beneficiar a familiares y amigos, como que no concuerda ni tiene sentido con esa postura.

Me explico. Apenas hace un par de semanas, En Corto dio cuenta de que el ex Gobernador y actual diputado local por el PAC, Héctor Israel Ortiz Ortiz, había sostenido una reunión con dos importantes liderazgos del PRD, Juan Manuel Cambrón y Alberto Amaro Corona, dirigente estatal de ese instituto político y líder del bloque amarillo en el Congreso de Tlaxcala, respectivamente.

Hasta ahí, todo muy bien, sin embargo, el ex Gobernador condicionó una posible alianza estratégica con el PRD a cambio de obtener para el PAC la candidatura a una diputación federal por el distrito II, la cual sería otorgada ni más ni menos que a su esposa, la ex Primera Dama de Tlaxcala, Guadalupe Lozano Tovar.

Ayer, durante su encuentro con la prensa local, a Serafín Ortiz Ortiz se le cuestionó sobre este hecho, y la pregunta fue a él porque él tomó la batuta de dicha conferencia de prensa, su respuesta fue en un tono protector y de cobijo para su hermano.

“Ha dialogado (Héctor Israel Ortiz Ortiz) con diversos institutos, seguramente habló con la gente del PRD, teniendo conversaciones de esta naturaleza (de conformar alianzas)” fue la respuesta del ex rector de la UAT, no obstante, Serafín Ortiz Ortiz no respondió a una posible postulación del PAC en favor de su cuñada. Esa no es hacer una buena política que digamos.

Pero para el PAC el candidatear a familiares no es nada nuevo, como se consignó líneas arriba, un ejemplo de ello es la postulación de Alejandra Ramírez Ortiz como candidata a una diputación federal, justamente por el distrito II, en las elecciones federales de 2015, para el 2016, la sobrina de Serafín Ortiz Ortiz, nuevamente fue lanzada como aspirante a un escaño en el Congreso local.

Otro ejemplo lo representa los hermanos Ortiz Ortiz, pues en la pasada legislatura Serafín Ortiz Ortiz ocupó una curul por el PAC, para la actual, Héctor Israel se hizo de un escaño, ambos ex rectores de la UAT llegaron a la Cámara de Diputados de Tlaxcala por la misma vía, la plurinominal, es decir, no se fueron a las urnas y si en cambio se autoimpusieron como candidatos, claro está que con el apoyo de sus incondicionales.

Serafín Ortiz Ortiz llevó como suplente a Lincoln Rodríguez Rodríguez, uno de sus principales corifeos, dentro y fuera de la UAT, Héctor Israel Ortiz Ortiz hoy lleva como suplente a Justo Lozano Tovar, ex diputado local por el PAC en la pasada legislatura y cuñado del ex Gobernador tlaxcalteca.

Se insiste, si esto es hacer buena política, entonces el PRD y el PAN tendrían que avalar la postulación de la esposa de Héctor Israel Ortiz Ortiz a una diputación federal, ese sería el precisó que ambos partidos tendrían que pagar si desean aliarse con el PAC para 2018.

Indudablemente que Serafín Ortiz Ortiz dijo ayer en su conferencia de prensa una gran verdad, que los partidos de oposición no tienen ninguna posibilidad de éxito en contra del PRI en el 2018 si deciden ir solos a esa contienda político-electoral, y para ello tendrían que concretar una alianza que los impulse y los haga competitivos.

Empero, las alianzas, en caso de concretarse en este mismo año, tendrían que tener como objetivo justo ese, derrotar al PRI y la hegemonía que mantiene sobre el resto de los partidos políticos, esa si es una buena política, pero buscar coaligarse con fines de lucro grupal, personal o familiar, se aparta considerablemente de ese concepto.

Al ex rector Serafín Ortiz Ortiz no se le debe de olvidar la experiencia que le dejó ser candidato del PAC al Gobierno de Tlaxcala, pero sobre todo, recordar que con su postulación, no muchos quedaron satisfechos, y segunda, que justo eso fue lo que apartó a su partidos del resto de las fuerzas políticas, por eso tuvo que bajarse de la contienda mucho antes de iniciar ésta.

Ojala el clan de los Ortiz Ortiz haya aprendido esa lección, porque de lo contrario, se volverán a quedar solos en su lucha por allegarse de un poco de poder, porque a cómo van las cosas, si no concretan una alianza estratégica, como ellos le llaman, sus posibilidades en el 2018 son más que mínimas.

SIN CORRECCIONES.  Y ya que hablamos de alianzas. La conformada por el PRI y el PRD en el Congreso de Tlaxcala terminó por diluirse ante la cercanía de las elecciones de 2018. Resulta que ayer, a través de un comunicado, ordenado por el Becerro de Oro, Mariano González Aguirre, la Cámara de Diputados informó que ya está al corriente de su cuenta pública correspondiente a los dos primeros trimestres de este año, sin embargo, en el PRD casi de inmediato saltaron a decir que eso es falso, incluso, dijeron tener pruebas de que no es así, pues existen inconsistencias en la forma en cómo se han utilizado algunos recursos. Lo dicho, la luna de miel entre muchos ya terminó, porque en los comicios federales del próximo año, todos se darán hasta con la cubeta.