Resumen

EN EL PAN; PÉGUENLE AL LÍDER Por JUAN RAMÓN NAVA

Hoy, en su entrega Juan Ramón Nava nos habla En Corto, de la crisis interna y las deserciones que se registran al interior del PAN

Bajo una supuesta institucionalidad azul, grupos de panistas juegan un doble juego, por un lado, se dicen respetuosos de las decisiones cupulares de su partido, sin embargo, a espaldas, están más que puestos para entrarle al juego de “péguenle al líder”, y esas posturas no son para nada desconocidas por el dirigente estatal de Acción Nacional, Carlos Carreón.

Carlos Carreón está casi con un pie dentro del Congreso de la Unión, su inclusión en la tercera posición de la lista que maneja directamente el CEN de Acción Nacional, y que está avalada por el propio Ricardo Anaya, tiene más que molestos a varios de sus correligionarios.

Incluso, dentro de la propia sede estatal del blanquiazul, existen al menos tres personajes, muy cercanos a la todavía Senadora Adriana Dávila, que ambicionan ocupar una curul en Sn Lázaro, lo que insisto, ha provocado una serie de enconos que, sin duda alguna, tendrán un alto costo en las elecciones locales de julio próximo.

Pero ¿por qué han florecido estos desencuentros? La razón es muy sencilla, a Carlos Carreón se le salieron las cosas de control desde el momento mismo en que perdió el apoyo moral y político de Adriana Dávila, además, su poco tacto para abordar asuntos de relevancia al interior de su partido, lo colocaron en más de una ocasión, en posiciones más que incomodas.

Un ejemplo más que claro de lo anterior, ocurrió el pasado 22 de enero, cuando en su visita a tierras tlaxcaltecas, Damián Zepeda, dirigente nacional del PAN, fue recibido por un líder estatal más que gris, con un discurso ralo, laxo, sin la fuerza necesaria para conciliar con aquellos grupos de panistas que se enfrascaron en luchas intestinas.

Pero su actitud más que pasiva no es nueva, porque cuando ocurrió la conformación de la alianza opositora llamada Por Tlaxcala al Frente, su colega, el perredista Juan Manuel Cambrón le “comió” todo el mandato, pues sin quererlo ¿o sí? siempre estuvo a las espaldas del dirigente nacional del PAN, mientras que Carlos Carreón, pasó casi desapercibido.

Nunca, en su discurso agradeció la presencia de personajes azules que desde hace mucho tiempo se decantaron por el ex Gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, vamos, desaprovechó la oportunidad de conciliar con el legislador local Juan Carlos Sánchez García, mejor conocido como “SAGA” a quien sin decirle agua va, “bajó” de la contienda para cederle el paso a la ex priísta Guadalupe Sánchez Santiago, “La Pintita”.

Los desaciertos cometidos por Carlos Carreón no solo se han dado en momentos claves, también están ocurriendo en la unción de quienes serán los abanderados azules en la contienda intermedia local, en donde estarán en juego 25 diputaciones.

Si alguien lo duda, pues que le pregunten a Mariana Jiménez, quien el pasado domingo por la tarde, se registró como aspirante a la candidatura por el distrito local II, con sede en Tlaxco, el dirigente panista impulsó esa aspiración, y así se lo hizo saber al esposo de la panista, el ex diputado local Julio César Álvarez, “dile que compre el boleto, el distrito II será para una mujer” fue el ofrecimiento.

Lo que ni Mariana ni Julio César sabían es que Carlos Carreón repitió el papacho a Jorge Rivera, hijo de Jorge Rivera, ex alcalde de Tlaxco, lo que provocó el enojo del matrimonio panista, según supe que muy en corto, hubo exabruptos en contra del dirigente, los cuales dicen, se lanzaron al aire “con mucho respeto”.

Otro que se dice respetuoso e institucional, pero que ha recibido atractivos ofrecimiento por parte de fuerzas políticas distintas al PAN, en especial el PRD, es el ex edil de Calpulalpan, Vicente Hernández Roldán, quien, en todos estos enconos provocados por Carlos Carreón, ha mostrado cierta prudencia.

Me informaron que el calpulalpense estaría en la posibilidad de tomar una decisión una vez que concluya el proceso azul para elegir a sus próximos abanderados, y que su permanencia depende en gran medida de la actitud que asuma el dirigente estatal.

También en ese caso estaría Juan Carlos Sánchez García, “SAGA”, quien muy a pesar de haberse mostrado disciplinado cuando por cuestiones de “género”, prácticamente se le arrebató la candidatura a una diputación federal por el distrito III, con sede en Zacatelco, demarcación que de antemano el PAN y sus aliados ya pueden ir dando por perdida por la falta de operación política de Carlos Carreón.

Pareciera que el jefe de los azules en Tlaxcala en esa parte si supo operar, solo que lo hizo en favor de sus adversarios, porque con la decisión de sacar de la jugada al “SAGA”, la diputación fue puesta en charola de plata a Lorena Cuéllar. Bien dicen, nadie sabe para quien trabaja.

Difícilmente y ante este escenario, el dirigente panista podrá enderezar el rumbo al interior de su propio partido, ni dando un verdadero golpe de timón tendrá la fuerza y el tiempo suficiente para revertir las animadversiones que él mismo tejió en su contra, el escenario será muy, pero muy adverso para su causa.

Y como un plus a sus garrafales errores, sus propios compañeros de partido han vaticinado que en el distrito federal I, con sede en Apizaco, también está destinado al fracaso, pues la virtual candidatura del huamantleco Humberto Macías fue “negociada”, sin duda, esa también fue una mala decisión.

A Carlos Carreón le esperan días aciagos, le aguardan traiciones y desplantes que, a la larga, le significarán un duro revés a su carrera, revés como el que recibió la víspera por parte del Tribunal Electoral de Tlaxcala, institución que echó por tierra la expulsión de Claudia Pérez, algo que el líder de los azules intentó hacer también con otros íconos locales de Acción Nacional.

Esas son las malas noticias para quien todavía dirige los destinos del blanquiazul, la buena, es que su inminente arribo al Congreso de la Unión le significará un paliativo en su carrera política, no obstante, desde estas tierras, sus detractores seguirán jugando al juego de “péguenle a Carlos”, porque para esas alturas, para el panismo lo principal será recuperarse de la resaca que el proceso intermedio local y el federal habrá de significarle a Acción Nacional. Si no, pues al tiempo.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de panistas. El Diputado Federal Juan Corral debería investigar primero, antes que dar, a quién le gestiona recursos para obra pública, ya que ahora se sabe que el edil de Chiautempan, Héctor Domínguez, proyectó, con dinero de la gestión del legislador, una obra de pavimentación y mejoramiento vial en una calle en donde se localizan dos negocios de la familia del alcalde. ¿Habrán chamaqueado al congresista federal? Solo él y Héctor Domínguez saben la verdad. Salió bien ducho el “Varguitas sarapero”.