Resumen

En un año creció 133% robo de transporte de carga en carreteras de Tlaxcala

Ubica la CANACAR a la entidad en el “top 10”  en el nivel de riesgo para transportistas en el País.

Tlaxcala, Tlax, a 26 de mayo de 2017 (Gerardo Santillán).- Mientras los Estados de Puebla y Guanajuato son considerados los más peligrosos para el transporte de carga por carreteras, Tlaxcala está calificada con un “elevado” nivel en la incidencia de ese delito y forma parte de las 10 entidades federativas donde el robo de carga es el más alto, según reporta la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR).

Un comparativo entre 2015 y 2016 de la CANACAR, revela que en Tlaxcala el robo de carga creció en 133 por ciento, en Jalisco 214, en Michoacán 200, en Veracruz 138 y en Guanajuato 154 por ciento, siendo los estados donde más aumentó ese delito.

Sin embargo, el cuadro del “top 10” de esa asociación empresarial indica que el nivel de riesgo severo se tiene focalizado en carreteras de Puebla – donde incrementó 89 por ciento –  y  Guanajuato; el nivel alto corresponde a las de Veracruz, Estado de México (3), Querétaro (57), Michoacán y Jalisco; mientras que el nivel elevado está en Tlaxcala, Tamaulipas – donde decreció en 4 por ciento – y San Luis Potosí (-13 por ciento).

Apenas en marzo pasado, el Presidente Nacional de la CANACAR, Rogelio Montemayor Morineau, manifestó al Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, la preocupación del gremio por el “alarmante incremento” en el número de robos de unidades de carga en territorio mexicano, que en algunas zonas ha crecido por arriba del 50 por ciento en lo que va de 2017 con respecto al año pasado y sin que el alza de la incidencia se pueda frenar.

En un comunicado firmado por Montemayor Morineau publicado en la página de internet oficial de la Cámara fechado en el presente mes de mayo, se indica que “en la agenda de CANACAR la seguridad es un tema fundamental de primer orden, por ello, se requiere de un verdadero planteamiento integral para mejorar las condiciones viales en las carreteras de México, que tome en cuenta a todo tipo de vehículos, ya que atacar o prohibir el uso de una sola configuración, de ninguna manera, resolverá el problema de fondo”.