Resumen

Enoja prepotencia capitalina a artesanos desalojados de la Plaza Xicohténcatl

Fueron retirados de manera temporal por dar mala imagen mientras se desarrolla en la capital el Octavo Coloquio Internacional sobre Patrimonio Inmaterial; el sábado se vuelven a instalar.

Tlaxcala, Tlax, a 27 de julio de 2017 (Gerardo Santillán).- Integrantes de la Asociación de Artesanos que por 25 años han ocupado fines de semana y  periodos vacacionales la Plaza Xicohténcatl de esta capital para exhibir sus productos, lamentaron la decisión del Ayuntamiento de removerlos del lugar mientras se desarrolla el Octavo Coloquio Internacional sobre Patrimonio Inmaterial, debido a que proyectan una mala imagen.

El miércoles, una centena de artesanos fueron desalojados de manera altanera y prepotente por personal de la Dirección de Servicios Municipales acompañados de elementos de seguridad pública y patrullas “como si hubiéramos hecho algo malo”, manifestaron.

Este jueves, el Director de Servicios Municipales capitalinos, Víctor Hugo Cahuantzi González, les explicó en una reunión en la sala de Cabildos que efectivamente fueron retirados pero solo de manera temporal mientras están en Tlaxcala autoridades del INAH y demás especialistas en la celebración Coloquio Internacional, pero que a partir del sábado podrán retomar sus actividades.

Sin embargo, fue la actitud grosera la que molestó a los artesanos porque les había dicho que sus permisos de venta habían sido cancelados hasta nuevo aviso, lo que afecta ya a 100 vendedores, más empleados y otros indirectos.

“Nosotros habíamos pagado por dos semanas de temporada de verano y el día de ayer nos quitan, nos dicen que nos retiremos de mala forma fue con abuso de autoridad iban con secretarias y mucho personal administrativo que no tiene ese facultad para hacernos levantar y que teníamos 30 minutos para desarmar nuestros puestos porque el permiso estaba cancelado, y suspendido hasta nuevo  aviso”, manifestaron los inconformes que pidieron no se citaran sus nombres para evitar alguna represalia.

Sin permitir tampoco fotografías, los artesanos pidieron a la alcaldesa Anabell Ávalos Zempoalteca que les permita trabajar porque es su modo de subsistencia y además no dañan ni al ambiente ni a la infraestructura pública.