Resumen

ENOJO PANISTA Por JUAN RAMÓN NAVA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

Si el dirigente de Acción Nacional decide expulsar a todos los que se enojan o difieren con él, estoy casi seguro que a estas alturas se quedaría sin militancia, una militancia que en sí es demasiado pírrica, porque a Carlos Mejía Carreón se le olvida que el albiazul, como dice Aurora Aguilar, es un instituto de masas, no de militantes, así se sencillo.

Y lo anterior viene a colación por lo ocurrido ayer domingo, cuando dos mujeres panistas, dos mujeres de derecha, pero con corazón de izquierda, se sumaron al proyecto que encabeza el perredista Alberto Amaro, sí, me refiero a Minerva Hernández y a la ex delegada del ISSSTE, Aurora Aguilar.

Ayer, como lo han hecho desde algunos días atrás, ambas féminas respaldaron con todo el proyecto del todavía diputado local, quien a propósito de su informe de actividades como legislador, aprovechó la ocasión para reafirmar lo que ya muchos saben, que se alzará con la candidatura perredista rumbo al Senado de la República.

Eso le causó enojo al líder de panismo local, quien apenas el martes pasado, desde su teléfono, llamo a su homólogo perredista para reclamare el “exabrupto” que Alberto Amaro tuvo ante los medios de comunicación, a los que anunció que él sería el ungido como abanderado por la primera fórmula para Senador.

“Oye Juan Manuel, no se vale que haga eso, son chingaderas, está ventilando acuerdos y no estamos de acuerdo con la forma ni con las formas” ese fue el reclamo del panista a Juan Manuel Cambrón Soria, dirigente estatal del PRD.

La llamada tuvo que ser escuchada por el propio Alberto Amaro, quien a regañadientes, aceptó la sugerencia de su líder, su amigo, su impulsor, y así, sin más remedió salió al paso y tuvo que recular en sus decires, y afirmar que él se sujetaría a lo que dictara la triada que lleva los destinados del Frente Ciudadano por México, es decir, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

Pero Alberto Amaro, siempre aconsejado por Juan Manuel Cambrón Soria, sabía que llegaría la suya, y ayer domingo le llegó, porque en el mismo estrado en donde levantó las manos en señal de triunfo, estaban esas mujeres que, de repente, se han convertido en sus más fieles seguidoras, Minerva Hernández y Aurora Aguilar.

Mi pregunta es ¿ambas serán expulsadas del PAN por apoyar a otro aspirante contrario a las doctrinas azules? Porque si no mal recuerdo, eso está plasmado en los lineamientos internos de Acción Nacional, o las expulsiones son solo un método revanchista usado por Carlos Carreón Mejía a su propia conveniencia.

Sin embargo, las dudas han empezado a rodear las decisiones de los tres líderes al frente del Frente Ciudadano por México, porque aunque ahora suena ilógico, tal pareciera que alguna de estas dos mujeres, Minerva y Aurora, pudiera ser compañera de fórmula de Alberto Amaro, y con ello se daría cumplimiento al concepto de paridad de género.

Es decir y en pocas palabras, Adriana Dávila metió su mano y, a través de sus personeros, logró conciliar un acuerdo que le favorezca a ella y a su pupilo, el diputado federal Juan Corral Mier, a quien se le veía ya con las manos vacías, al menos en su camino rumbo al Senado, porque no es lo mismo pretender una gubernatura desde un curul local a un escaño de corte federal.

Ya colocado en ese pedestal, a la todavía Senadora panista le quedaría un último reducto en su camino, y fiel a su costumbre, accedería a una diputación local por la vía de la representación proporcional, o sea, mantendría el poder que actualmente ostenta, sea como sea, ella seguiría “tirando” línea desde esa trinchera.

A Carlos Carreón Mejía no le quedó de otra, y no le quedó de otra por dos razones muy importantes, porque Adriana Dávila lo puso en el lugar en donde está y quizá la más importante, porque al líder de los azules se le olvida que su ex patrona fue dos veces candidata a Gobernadora, fue diputada federal, aún es Senadora y todavía mantiene amistades influyentes dentro de las filas panistas.

Al líder de Acción Nacional no le gusta para nada la idea de estar siendo “mangoneado” por su propia militancia, y menos aún, por su par perredista, quien como lo dije en anteriores entregas, se ha convertido en su dueño, visible e invisible, del Frente Ciudadano por México.

Si lo ocurrido ayer en el Centro de Convenciones fue el arranque para la desbandada de panistas, quienes hoy amanecen siendo eso, panistas, comen sintiéndose perredistas y se acuestan con la playera del PRI, no dudo que en esa medida, el PAN termine siendo nada en Tlaxcala, y menos bajo el cobijo del partido del sol azteca.

Las razones para que el presidente del PAN en Tlaxcala esté más que enojado, son muchas y variopintas, lo que, según tengo entendido, lo están llevando a lucubrar algunas medidas que le permitan salir incólume de su propio Waterloo. De entrada, ofrecer una conferencia de prensa para aclarar paradas ante la actitud asumida por sus compañeras de partido, Minerva y Aurora.

Sin embargo, tendrá que guardar energías porque si de reprimir y reprender a este duo de féminas se trata, tendrá que hacer lo mismo con Juan Carlos Sánchez García, quien coquetea con el PAC, partido de los Ortiz o con Guadalupe Sánchez Santiago, que busca contar con el apoyo de movimientos afines a la izquierda, como PACTO, de Víctor Morales Acoltzi o agrupaciones inconformes con el Partido Socialista y su dirigente moral, Rosalía Peredo Aguilar.

Con todo esto, quien en verdad debería estar enojado es el electorado, porque es tal vez el que menos importa en todos estos tejes y manejes políticos, porque si en todos estos arreglos hay algo cierto, es el mal llamado Frente Ciudadano por México, por que es todo, menos eso, un frente conformado por ciudadanos, o al menos, que alguien cite a uno solo, que señale a un ciudadano, no lo hay, porque son y serán los mismos de siempre, eso si que es motivo de enojo, no pendejadas.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de ciudadanos. En unos días más el joven Gobernador Marco Mena rendirá su primer informe de trabajo al frente del Ejecutivo estatal, y según tengo entendido, hará importantes anuncios para la sociedad tlaxcalteca, revelará lo que será su Gobierno en los próximos tres años, A Marco Mena le llevó casi un año darse cuenta de cómo está Tlaxcala. Ojalá y al Mandatario el tiempo le alcance para la concreción de sus proyectos, porque de lo contrario, caerá en la misma retórica de sus antecesores

 

">