Resumen

Entre 200 y 1000 pesos cuesta poner una ofrenda; en otras regiones más de 50 mil

El cálculo es con base en gustos, costumbres y el bolsillo de las familias.

Tlaxcala, Tlax, a 01 de noviembre de 2017 (Gerardo Santillán).- Dependiendo de los gustos, las costumbres y el bolsillo, la colocación de una ofrenda en esta época de todos santos puede costar a una familia tlaxcalteca entre 200 y mil pesos, pero en poblaciones como Tetlanohcan por citar un ejemplo, levantar una parecería exorbitante.

Los principales elementos que conforman una ofrenda para los muertos son la flor de cempasúchil o flor de los mil pétalos, que quizá sea el componente infaltable; un arco que se coloca encima de la ofrenda, pues se dice que es la entrada de los muertos hacia el mundo de los vivos; el retrato de difunto; calaveritas de azúcar; pan de muerto es otro de los elementos forzosos; papel picado; agua; el incienso o copal; las veladoras que son la representación del fuego; platillos y bebidas preferidas del difunto; dulces mexicanos para las almas de los más pequeños y frutas.

En la ciudad, con base en los preciadores de la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), se compran en promedio 10 pesos de guayaba, 15 de manzana, 15 de mandarina, 15 de cañas, 15 de naranja, 20 pesos de pan, una veladora de 20 pesos, 20 pesos de flores, calaveritas de azúcar y chocolate por 20 pesos, sahumerio pequeño con 10 pesos de incienso y papel picado en unos 3 pesos.

Sin embargo, por la cantidad de elementos expuestos en la ofrenda los precios aumentan, por ejemplo, el rollo de flor de cempasúchil puede llegar hasta los 150 pesos, a lo que se le puede sumar una botella de licor por entre 150 y 250 pesos, cajetillas de cigarros de 50 pesos, pulque, entre otros hábitos.

Pero en otras poblaciones muy conservadoras de sus tradiciones, como se señala en San Francisco Tetlanohcan, esperar a sus muertos y recibir la visita de familiares y conocidos los puede llevar a gastar más de 50 mil pesos, pues se incluye la cocina de barbacoas o moles en grandes cantidades para quienes llegan a la casa con su canasto de ofrenda, además de bebidas.

Autoridades locales han calculado que tan solo en dos días, una derrama económica de hasta cuatro millones y medio de pesos se puede dar en esa demarcación de las faldas de La Malinche con motivo de ofrendar y recordar a quienes se adelantaron en el camino.

">