Resumen

Entrega Movimiento Antorchista pliego petitorio al Ejecutivo y Legislativo

“No pedimos en ninguna forma recursos monetario, sino atención a necesidades de nuestros pueblos y comunidades que no implican obras monumentales”, aseveró el dirigente estatal.

Tlaxcala, Tlax, a 15 de enero de 2019 (Gerardo Santillán).- Dirigentes del Movimiento Antorchista de Tlaxcala, acudieron este martes a las sedes de los poderes Ejecutivo y Legislativo para hacer entrega de su pliego petitorio de demandas para el presente año, cuyo contenido son obras públicas sociales “y no monumentales”, así como atención política y legal.

Así lo informó el responsable del trabajo antorchista en Tlaxcala, José Orlando Isidro Ramos, quien precisó que básicamente se trata de ampliaciones de redes de drenaje, de electrificación, banquetas, guarniciones, adoquinamientos, pavimentaciones, atención a escuelas, resolución de problemas en mercados, entre otras, además de darle seguimiento a proyectos pendientes de 2019 o años anteriores.

Eso, para atender comunidades antorchistas ubicadas en municipios como Huamantla, Ixtenco, Cuapiaxtla, Apizaco, Tlaxco, Nanacamilpa, Calpulalpan, Chiautempan, Tlaxcala e Ixtacuixtla, entre otros más.

Entrevistado frente a Palacio de Gobierno junto a su comitiva, comentó: “no pedimos en ninguna forma recursos monetarios, sino que se atiendan las necesidades de nuestros pueblos y comunidades que no implican un amplio gasto, sino también atención política, legal y voluntad por parte de las autoridades de las diferentes dependencias. Hemos contabilizado unas 80 peticiones y de ahí se desglosan otras, pero si el Gobierno es eficiente para hacer obra con pocos recursos, nosotros estamos de acuerdo”.

También informó que como organización acudirían a la Secretaría de Bienestar en Tlaxcala para inscribir a jóvenes, adultos mayores, estudiantes, campesinos, mujeres u otros, en los programas de desarrollo del Gobierno Federal en que sean susceptibles de beneficios.

Y como Movimiento Antorchista, Isidro Ramos descartó que estén en riesgo de disminución de su capacidad de gestión y representación, pues solo ven cambios en las reglas de operación de los programas y van a adecuarse a ellas para seguir trabajando.

 

">