Resumen

ES MOMENTO DE TRABAJAR Por IGNACIO RAMÍREZ SÁNCHEZ

LA NIÑEZ 

Durante los festejos que realicé en conmemoración del Día del Niño, tuve un grato acercamiento con la niñez del distrito X, estar cerca de su espíritu y necesidades me hace recordar cuando los adultos fuimos niños, hoy el contexto es otro y debemos trabajar por un maravilloso presente y un mejor futuro.

Aunque la fecha oficial para celebrar los derechos universales de la niñez, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se celebra el 20 de noviembre, en nuestro país se determinó conmemorar el festejo el 30 de abril desde el año de 1924.

La celebración tiene por principal objetivo reflexionar acerca de los problemas de la infancia.

En tal virtud es indispensable, entonces, compartir unas breves reflexiones acerca de los logros, las necesidades y los retos que este sector de la población vive actualmente.

La ONU sugiere que en la celebración del “Día del Niño” se ponga énfasis en atender los principales derechos: vida, salud, educación, hogar, respeto, en suma: “debemos garantizar la felicidad y el bienestar de los niños”.

Hace falta, entonces, que retomemos medidas que nos permitan revertir algunas condiciones. Por ejemplo, de los 40 millones de infantes en México, la mitad vive en condiciones de pobreza, mientras que el 10 por ciento se encuentra en condiciones de pobreza extrema.

Según el Informe Anual 2014 de la Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Niñez), en México 1,5 millones de menores padecen desnutrición crónica; además otros 6,1 millones de infantes de entre 3 y 17 años, no asisten a las escuelas, y otros 2,5 millones de niños, de cinco a 17 años, se ven en la necesidad de trabajar.

Las condiciones en Tlaxcala afortunadamente, no reflejan la tendencia a nivel nacional. Y aunque no existen instituciones en la entidad que realicen un análisis de la situación actual de la niñez, si podremos decir que es prioridad para los integrantes de la 62 Legislatura estatal, generar las condiciones que permitan a nuestras niñas y nuestros niños una etapa feliz y digna.

Resulta satisfactorio saber que, conforme a los lineamientos establecidos por la propia Unicef, durante 2016, en Tlaxcala se destinaron siete mil 190 millones de pesos que se aplicaron en cuatro grandes áreas (supervivencia, desarrollo, discriminación e información).

Así, en el área de supervivencia, se aplicaron 60,3 millones de pesos en materia de salud; 76,9 millones para infraestructura de viviendas; 69,1 millones de pesos en alimentos y nutrición, y 94,1 millones de pesos para asistencia social.

En materia de desarrollo se invirtieron seis mil 351 millones de pesos en educación; 5,5 millones de pesos en deporte, cultura y recreación; más 224,3 millones de pesos en urbanización y desarrollo regional.

En el tercer rubro, el Gobierno estatal manejó 302 millones de pesos en seguridad legal para nuestros infantes. Y en información (que corresponde al cuarto rubro) se aplicaron 6,9 millones de pesos.

Con estas cifras tenemos claro que no se puede esperar una inversión menor en las áreas arriba señaladas. Y será una labor que los integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en el Congreso de Tlaxcala, vigilar y garantizar que en los años por venir exista una mayor inversión a efecto de garantizar una niñez sana, feliz, y exitosa.

Tenemos que trabajar para reducir datos como los que nos señala el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática: el 58.5 por ciento de los egresos hospitalarios por enfermedades gastrointestinales fue la población entre 0 y 17 años.

También, tenemos que garantizar mejores condiciones de vida a los niños que padecen algún tipo de discapacidad, que afecta al 2 por ciento de nuestra población. Y por supuesto, tenemos que reducir las tasas de niños, niñas y adolescentes que realizan alguna actividad económica.

Pondremos especial énfasis en crear las condiciones legales para que los Gobiernos (estatal y municipales) atiendan las necesidades más apremiantes de la niñez tlaxcalteca, más allá de una celebración de un día y con más inversiones en todas las áreas que sean necesarias.

Estamos llamados, como legisladores, sin importar nuestra filiación,  a demostrar con hechos, el interés que tenemos por la niñez y el futuro de nuestra entidad.

">