ES MOMENTO DE TRABAJAR Por IGNACIO RAMÍREZ SÁNCHEZ - Linea de Contraste

ES MOMENTO DE TRABAJAR Por IGNACIO RAMÍREZ SÁNCHEZ

Hablemos de Derechos Humanos             

En Tlaxcala durante las últimas semanas se han ido incrementando fenómenos sociales significativos y alarmantes que han impactado en el ánimo de nuestras familias, hechos relativos a la violación de los derechos sociales de personas como asesinatos, secuestros, ladrocinio, abuso de autoridad solo por mencionar algunos.

Estos datos me hacen reflexionar sobre la importancia del trabajo que tenemos como Congreso respecto a la elección del próximo omdubsman en el Estado, pues como autoridades, en el ámbito de nuestras competencias, tenemos la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos consignados en favor de cada individuo.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) define Derechos Humanos como “el conjunto de prerrogativas sustentadas en la dignidad humana, cuya realización efectiva resulta indispensable para el desarrollo integral de la persona. Este conjunto de prerrogativas se encuentra establecido dentro del orden jurídico nacional, en nuestra Constitución Política, tratados internacionales y leyes”.

Es lamentable que actualmente en países como Siria, Irak, Venezuela, Cuba, Corea del Norte, Incluso México se violenten los derechos de miles de personas que sobreviven a las guerras civiles o de narcotráfico, a los feminicidios, al tráfico de personas, a la intolerancia por libertad de expresión, a la discriminación, entre muchas más, lo que nos lleva a realizarnos el cuestionamiento de ¿quién es el verdadero culpable el gobierno o la sociedad en general?

El respeto hacia los derechos humanos de cada persona es un deber de todos, sin embargo, pareciera que las leyes y normas fueron hechas para juzgar los actos delictivos cometidos por los victimarios, dejando de lado las garantías de las víctimas; en estos tiempos y debido a nuestro quehacer cotidiano, preferimos ignorar, acusar o juzgar al agraviado antes que ayudarlo, lo que nos convierte en cómplices sociales.

Todo recae en la educación, una es la formación que se imparte en las escuelas, y la otra es la impartición de valores y principios en nuestros hogares, vivimos una cultura que creemos emancipada de los diferentes yugos que hemos heredado generaciones atrás, vemos y callamos argumentando que nos es nuestro problema, pero en realidad hagamos un examen de introspectiva ¿no lo es?

Es preciso que entes de gobierno y sociedad trabajemos de la mano para romper con los estereotipos y empezar a generar verdaderos cambios que permitan que los Derechos Humanos defiendan a quien merece ser defendido y los intereses personales eventualmente puedan entrar en conflicto con los colectivos o sociales.

Es función de los gobiernos Estatales fomentar la educación para que también las personas que vivimos en ellos logremos mantener el equilibrio definiendo hasta qué punto deba o no prevalecer el interés particular o el interés colectivo, pues con frecuencia uno u otro habrá de ser sacrificado o al menos limitado o condicionado con el fin de alcanzar un bienestar común para todos.

 

error: Linea de Contraste