ES MOMENTO DE TRABAJAR Por IGNACIO RAMÍREZ SÁNCHEZ - Linea de Contraste

ES MOMENTO DE TRABAJAR Por IGNACIO RAMÍREZ SÁNCHEZ

Día del padre

En el marco de la celebración del “Día del padre” no puedo dejar de escribir sobre aquellos hombres que tienen tal privilegio, hoy tengo la dicha de ser padre y en realidad no existen palabras que definan todos esos sentimientos, a pesar de ello, me atrevo a compartir mi opinión sobre nuestro papel dentro de la sociedad.

Homero decía: “cada uno por separado gobierna como señor a sus mujeres y a sus hijos”, y en realidad en sus orígenes las familias se gobernaban de esta manera, se reconocía la autoridad real atribuida a los hombres, que eran comparados con dioses.

Contrario a eso el rol del hombre dentro del núcleo familiar ha cambiado en los últimos años, lo que me lleva a reflexionar sobre el valor que actualmente se le da a un “padre”, sobre todo cuando durante décadas la figura paterna se relacionó directamente con el ejercicio de autoridad y el bienestar económico, conceptualizando a la mujer como cariñosa, débil y organizadora del hogar.

Hoy el modelo de la familia tradicional ya no es el único, las familias monoparentales o del mismo sexo comparten amor y cumplen con las mismas responsabilidades, no obstante, habrá que aceptar que la función del padre se ha venido desvalorizando cuando el neofeminismo comenzó a magnificar el papel de la mujer y a buscar la segregación del varón.

Con esto no quiero decir que la función de las féminas, no es importantes, al contrario, son el pilar del núcleo social: la familia, sin embargo, es importante reconocer al co-progenitor y dotar del valor que ha perdido con el tiempo.

La tarea de ser padre -o madre- no es enseñada en ninguna escuela y sin lugar a dudas el papel de ambos -sin importar género- es indispensable para que la familia se desarrolle íntegramente, pues su participación activa en la crianza genera y potencializa los efectos positivos en el desarrollo de sus hijos.

A pesar de los múltiples intentos por hacer que los hombres participen en los aspectos emocionales y prácticos durante la crianza de sus hijos, todavía existen desafíos para los padres y, por ende, para la sociedad y la política social.

Conforme crece nuestra comprensión del actual significado de “paternidad”, se plantea una oportunidad para que los hombres volvamos a visualizar el significado de ser padre y busquemos nuevas formas de hacer aportaciones que beneficien a nuestras familias, así como a las comunidades.

Es nuestra labor educar a ciudadanos responsables, respetuosos, honestos y trabajadores; tanto hombres como mujeres cuentan con capacidades similares para transmitir conocimientos, la diferencia radica en como ejercen dichas capacidades y como se transmiten con los menores.

En este sentido, así como mi padre buscó darnos las mejores posibilidades a mí y a mi hermano, trabajaré para que mi hijo y las nuevas generaciones crezcan en un ambiente que propicie su sano desarrollo, en una sociedad justa, honesta y emancipada.

error: Linea de Contraste